Rito Hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios del Domingo VI de Adviento (Año II)

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


  Prælegendum / Canto de entrada
Annus secundus / Año II Ap 4,8; Sal 49,3
Sanctus Dóminus Deus omnípotens; qui erat et est et ventúrus est, allelúia, allelúia. Santo es el Señor Dios todopoderoso, el que era, el que es, el que viene, aleluya, aleluya.
V/. Deus maniféste véniet, Deus noster, et non silébit.
R/. Qui erat et est et ventúrus est, allelúia, allelúia.
V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto in sæcula sæculórum. Amen.
R/. Qui erat et est et ventúrus est, allelúia, allelúia.
V/. Viene nuestro Dios resplandeciente y no callará. 
R/. El que era, el que es, el que viene, aleluya, aleluya.
V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. El que era, el que es, el que viene, aleluya, aleluya.

Inicio página

Post gloriam / Oración después del Gloria
Deus, qui per angélicos choros advéntum Fílii tui, Dómini nostri Iesu Christi, annuntiáre voluísti, qui per angelórum præcónia «Glória in excélsis Deo et in terra pax homínibus bonæ voluntátis» acclamántibus demonstrásti; concéde, ut in huius domínica resurrectiónis festivitáte pax terris réddita convaléscat et fratérnæ dilectiónis cáritas innováta permáneat.
R/. Amen.
Dios, por medio de los coros celestiales quisiste anunciar la llegada de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo, y manifestarlo a quienes lo aclamaban por el pregón de los ángeles: gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor; concédenos que, en esta celebración de la resurrección del Señor, se incremente la paz devuelta a la tierra y se mantenga el amor de la caridad fraterna.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Prophetia / Profecía
Annus secundus / Año II Is 35,1-2
Léctio libri Isaíæ prophétæ.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del profeta Isaías.
R/. Demos gracias a Dios.
Hæc dicit Dóminus:
«Læténtur desérta et ínvia, et exsúltet solitúdo et flóreat quasi lílium.
Gérminet et exsúltet lætabúnda et laudans.
Glória Líbani data est ei, decor Carméli et Saron; ipsi vidébunt glóriam Dómini, maiestátem Dei nostri».

R/. Amen.

Esto dice el Señor:
«Que se alegren el desierto y la tierra seca, que se regocije la estepa y que florezca, que dé flores como el narciso, que salte de alegría.
Pues se le ha dado la gloria del Líbano, el esplendor del Carmelo y de Sarón; y se verá la gloria del Señor, el esplendor de nuestro Dios».

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación
Annus secundus / Año II Sal 147,16-17
Qui dat nivem sicut lanam, nébulam velut cínerem spargit; qui  emíttit christállum suam sicut frusta panis, ante fáciem frígoris eius, quis subsístet? Manda la nieve como lana, esparce la escarcha cual ceniza; arroja sus granizos como migas de pan y con el frío congela las aguas.
V/. Mittit verbum suum et liquefáciet ea; flat spíritus eius et fluunt aquæ. V/. Envía su palabra y las derrite, hace soplar el viento y las aguas vuelven a correr.
R/. Ante fáciem frígoris eius, quis subsístet? R/. Con el frío congela las aguas.

Inicio página

Apostolus / Apóstol
Annus secundus / Año II Flp 4,4-7
Epístola Pauli apóstoli ad Philippénses.
R/. Deo grátias.
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los filipenses.
R/. Demos gracias a Dios.
Fratres:
Gaudéte in Dómino semper. Íterum dico: Gaudéte. Modéstia vestra nota sit ómnibus homínibus. Dóminus prope. Nihil sollíciti sitis, sed in ómnibus oratióne et obsecratióne cum gratiárum actióne petitiónes vestræ innotéscant apud Deum.

Et pax Dei, quæ exsúperat omnem sensum, custódiet corda vestra et intellegéntias vestras in Christo Iesu, Dómino nostro.

R/. Amen.

Hermanos:
Alegraos en el Señor siempre; lo repito: alegraos. Que vuestra bondad sea notoria a todos los hombres. El Señor está cerca. No os inquietéis por cosa alguna, sino más bien en toda oración y plegaria presentad al Señor vuestras necesidades con acción de gracias.

Y la paz de Dios, que sobrepasa toda inteligencia, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús, Señor nuestro.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio
Annus secundus / Año II Lc 3,1-18
Léctio sancti Evangélii secúndum Lucam.
R/. Glória tibi, Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas.
R/. Gloria a ti, Señor.
Anno autem quinto décimo impérii Tibérii Cæsaris, procuránte Póntio Piláto Iudæam, tetrárcha autem Galilææ Heróde, Philíppo autem fratre eius tetrárcha Iturææ et Trachonítidis regiónis, et Lysánia Abilínæ tetrárcha, sub príncipe sacerdótum Anna et Cáipha, factum est verbum Dei super Ioánnem Zacharíæ fílium in desérto.

Et venit in omnem regiónem circa Iordánem prædicans baptísmum pæniténtiæ in remissiónem peccatórum, sicut scriptum est in libro sermónum Isaíæ prophétæ:

«Vox clamántis in desérto: Paráte viam Dómini; rectas fácite sémitas eius.Omnis vallis implébitur, et omnis mons et collis humiliábitur; et erunt prava in dirécta, et áspera in vias planas: et vidébit omnis caro salutáre Dei».

Dicebat ergo ad turbas, quæ exíbant, ut baptizaréntur ab ipso: «Genímina viperárum, quis osténdit vobis fúgere a ventúra ira? Fácite ergo fructus dignos pæniténtiæ et ne cœpéritis dícere in vobis ipsis: Patrem habémus Ábraham; dico enim vobis quia potest Deus de lapídibus istis suscitáre Ábrahæ fílios. Iam enim et secúris ad rádicem árborum pósita est; omnis ergo arbor non fáciens fructum bonum excíditur et in ignem míttitur».

Et interrogábant eum turbæ dicéntes: «Quid ergo faciémus?».

Respóndens autem dicébat illis: «Qui habet duas túnicas, det non habénti; et, qui habet escas, simíliter fáciat».

Venérunt autem et publicáni, ut baptizaréntur, et dixérunt ad illum: «Magister, quid faciémus?».

At ille dixit ad eos: «Nihil ámplius quam constitútum est vobis, faciátis».

Interrogábant autem eum et mílites dicéntes: «Quid faciemus et nos?».

Et ait illis: «Néminem concutiátis neque calúmniam faciátis et conténti estote stipendiis vestris».

Existimánte autem pópulo et cogitántibus ómnibus in córdibus suis de Ioánne, ne forte ipse esset Christus, respóndit Ioánnes dicens ómnibus: «Ego quidem aqua baptízo vos. Venit autem fórtior me, cuius non sum dignus sólvere corrígam calceamentórum eius: ipse vos baptizábit in Spíritu Sancto et igni: cuius ventilábrum in manu eius ad purgándam áream suam et ad congregándum tríticum in hórreum suum, páleas autem combúret igni inexstinguíbili».

Multa quidem et ália exhórtans evangelizábat pópulum.

R/. Amen.

El año quince del reinado de Tiberio César, siendo Poncio Pilato gobernador de Judea, estando Herodes al frente de Galilea, su hermano Filipo al frente de Iturea y de la región de Traconítida, y Lisanias al frente de Abilene, bajo el sumo sacerdocio de Anás y Caifás, Dios habló a Juan, el hijo de Zacarías, en el desierto.

Y él fue recorriendo toda la región del Jordán, predicando un bautismo de conversión para recibir el perdón de los pecados, como está escrito en el libro del profeta Isaías:

«Voz que grita en el desierto: Preparad el camino del Señor, allanad sus sendas; que los valles se eleven, que los montes y colinas se abajen, que los caminos tortuosos se hagan rectos y los escabrosos llanos, para que todos vean la salvación de Dios».

Iban muchos a que los bautizara. Juan les decía: «Raza de víboras, ¿quién os ha enseñado a huir del castigo inminente? Demostrad con obras vuestro arrepentimiento, y no os pongáis a decir: Tenemos por padre a Abrahán; porque yo os digo que Dios puede sacar de estas piedras hijos de Abrahán. Además, ya está el hacha puesta a la raíz de los árboles, y todo árbol que no dé buen fruto será cortado y  echado al fuego».

La gente le preguntaba: «¿Qué tenemos que hacer?».

Y él contestaba: «El que tenga dos túnicas reparta con el que no tiene ninguna, y el que tiene alimentos que haga igual».

Acudieron también unos publicanos a bautizarse, y le dijeron: «Maestro, ¿qué tenemos que hacer nosotros?».

Y él les respondió: «No exijáis nada más de lo que manda la ley».

Le preguntaron también unos soldados: «Y ¿nosotros qué debemos hacer?». Y les contestó: «No intimidéis a nadie, no denunciéis falsamente y contentaos con vuestra paga».

Como la gente estaba expectante y se preguntaba si no sería Juan el mesías, Juan declaró públicamente: «Yo os bautizo con agua, pero ya viene el que es más fuerte que yo, y a quien no soy digno de desatar la correa de sus sandalias. Él os bautizará con Espíritu Santo y con fuego. Tiene en su mano el bieldo para aventar su parva, llevar el trigo a su granero y quemar la paja en fuego que no se apaga».

Con estas y otras muchas exhortaciones evangelizaba al pueblo.

R/. Amén.

Inicio página

Laudes
Annus secundus / Año II Sal 32,3
Allelúia. Aleluya.
V/. Cantáte, Dómino cánticum novum, bene psállite ei in iubilatióne..
R/. Allelúia.
V/. Cantad al Señor un cántico nuevo, dad un buen concierto de instrumentos y voces.
R/. Aleluya.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio
Annus secundus / Año II Dan 3,90; 10... (2)
Ingréssus est Dániel in domum Dómini, et elevávit sacrifícium pópulo in loco sanctificatiónis eius, dicens: Benedícite Dóminum et confitémini ei, allelúia. Entró Daniel en la casa del Señor y ofreció en el santuario un sacrificio por el pueblo, diciendo:
Bendecid al Señor y cantad en su honor, aleluya.
V/. Confortávit me similitúdo fílii hóminis, et dixit: Dániel, veritátem annúntio tibi.
Ego sum Míchael, princeps magnus.
Et dixi ad eum: quómodo potest servus Dómini loqui cum Dómino suo?
Et locútus est dicens:

R/. Benedícite Dóminum et confitémini ei, allelúia.
V/. Me dio fuerzas la figura de un hombre que me dijo: Daniel, en verdad te lo digo: Soy el gran jefe Miguel.
Y le preguntó: ¿Cómo es posible que un servidor del Señor pueda hablar con él?
A lo que le contestó diciendo:
R/. Bendecid al Señor y cantad en su honor, aleluya.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal
Sollémnia tui advéntus mystéria celebrántes, tibi, Christe, Dómine, súpplices fúndimus preces, ut nos primitívi advéntus incarnatióne redémptos, in secúnda tua apparitióne glorífices coronándos.
R/. Amen.
Señor Jesucristo, al celebrar los sagrados misterios de tu venida, suplicantes te dirigimos nuestras preces, para que, a quienes redimiste en la encarnación de tu primera venida, los corones de gloria en tu segunda aparición.
R/. Amén.
Per misericórdiam ipsíus Christi Dei nostri, qui cum Patre et Spíritu Sancto, unus Deus, vivit et regnat in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia del mismo Cristo, Dios nuestro, que con el Padre y el Espíritu Santo, un solo Dios, vive y reina por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos
Sincéra nos, quæsumus, Dómine, tuæ incarnatiónis semper fide corróbora, et in tua dilectióne firmátos nunquam nos expugnáre váleat cállidus inimícus.
R/.
Amen.

Te pedimos, Señor, que fortalezcas siempre nuestra fe sincera en tu encarnación, de modo que, consolidados en tu amor, nunca pueda vencernos el astuto enemigo.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum Apostolórum et Mártyrum, Confessórum atque Vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos

Omnípotens sempitérne Deus, fidélium lumen, rector animárum, qui nos Verbi tui incarnatióne ac partu Maríæ Vírginis cónsecras; véniat, quæsumus, super nos virtus Spíritus tui Sancti, et misericórdia Altíssimi obúmbret nos.
R/. Amen.

Dios eterno y todopoderoso, luz de los fieles y guía de los hombres, tú nos consagras por tu Palabra hecha carne, que nació de la Virgen María; haz que descienda sobre nosotros la fuerza de tu Espíritu Santo y nos cubra la misericordia del Altísimo.
R/. Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos, por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Caritátis tuæ, Dómine, in nos distríbue unitátem, et una pérpetim dilectiónis cópula iungat quod uníus fídei sacraménta locuplétant.
R/. Amen.

Concédenos, Señor, la unidad de tu caridad, de modo que un mismo vínculo de amor mantenga unidos sin interrupción a quienes enriquecen los sacramentos de la única fe.
R/. Amén.

Quia tu es vera pax nostra et cáritas indisrúpta, vivis tecum et regnas cum Spíritu Sancto, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres nuestra paz verdadera, caridad indivisible; tú, que vives contigo mismo y reinas con el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est, vere æquum et salutáre est nos te, Deum nostrum ac Dóminum collaudáre; qui pietátis tuæ magnitúdinem a nostræ humilitátis inópia distulísti, sed errórum nostrórum miserátus piácula, Unigénitum tuum ob nostræ infirmitátis redemptiónem misísti, qui nobis vitæ ætérne ianuam patefáceret, et omnes pravi seductóris a nostris méntibus dominátum exclúderet, nosque suæ opitulatiónis advocatióne tibi, Deo nostro, per sancti óperis exercítia reconciliáret.

Cui mérito omnes Ángeli et Archángeli non cessant clamáre cotídie una voce dicéntes:

Es justo y necesario, es en verdad nuestro deber y salvación, alabarte, Dios y Señor nuestro; porque tú no apartaste la magnitud de tu amor de la miseria de nuestra humillación, sino que, compadecido de nuestros errores, enviaste a tu Unigénito como víctima y redención de nuestra debilidad, para que nos abriera la puerta de la vida eterna y nos librara de toda sujeción del seductor maligno y, confortados con la fuerza de su ayuda, nos reconciliara contigo por el ejercicio de obras santas.

Por esto, todos los ángeles y arcángeles no cesan de alabarle, unánimes diciendo:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Veram tuæ Trinitátis omnipoténtiam, Dómine, concinéntes, tui semper nóminis confessióne locupléta, ut quod tibi Chérubim ac Séraphim incessabíliter iúbilant, Spíritus Sancti nos igne perflágrans, hæc incorrúptæ mentis statúta nos tibi iubeas concínere.

Quia tu es Dóminus ac redémptor ætérnus.

Proclamando en verdad la omnipotencia de tu Trinidad, enriquécenos, Señor, con la confesión constante de tu nombre, del mismo modo que los querubines y serafines te cantan sin cesar, haz que, encendidos con el fuego del Espíritu Santo, celebremos con espíritu renovado el sacrificio que has instituido.

Porque tú eres nuestro Señor y redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Præceptórum tuórum, Dómine, mystéria recoléntes, quæsumus, oblatiónis huius libámina sanctificáre dignéris; ut tuæ grátiæ sanctificatióne respérsa, ábluat suméntium córdibus omne delíctum.
R/.
Amen.

Renovando los misterios que nos has enseñado, Señor, te rogamos que santifiques la ofrenda de este sacrificio; de modo que, abundando la gracia de tu santificación, quede purificado de todo delito el corazón de los que lo reciban.
R/. Amén.

Te præstánte, Dómine Iesu Christe, qui cum Patre et Spíritu Sancto, unus perómnia Deus, hæc ómnia nobis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Señor Jesucristo, que con el Padre y el Espíritu Santo, eres un solo Dios, pues creas todas estas cosas para nosotros, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Exsúrge, Dómine, et prævale in virtúte tua, et ad nostram defensiónem éxcita poténtiam tuam. Réspice propítius nostri cordis præsumptiónem, et ex præséntium calamitátum angústiis patérnam nobis éxhibe pietátem. Levántate, Señor, y muestra tu fuerza, despierta tu poder para defendernos. Mira compadecido la presunción de nuestro corazón, y, en medio de las angustias de las actuales dificultades, muéstranos tu piedad paterna.

Inicio página

Benedictio / Bendición
Dómine Iesu Christe, qui discípulis tuis tuum Spíritum tribuísti, Ecclésiæ tuæ cathólicæ ipsíus múneris dona largíre.
R/. Amen.
Señor Jesucristo, que otorgaste tu Espíritu a tus discípulos, concede a tu Iglesia universal sus gracias y dones.
R/. Amén.
Ut quicúmque ex aqua et Spíritu Sancto renáti sunt, te semper índuant eius protectióne muníti.
R/. Amen.
Que quienes han renacido por el agua y el Espíritu, por su gracia, estén siempre revestidos de ti.
R/. Amén.
Redúndet in eis cáritas diffúsa per Spíritum Sanctum, qui opériat ac súperet multitúdinem peccatórum.
R/. Amen.
Que abunde en ellos la caridad comunicada por el Espíritu Santo de modo que cubra y supere toda la multitud de los pecados.
R/. Amén.
Per misericórdiam ipsíus Dei nostri, qui est benedíctus et vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y todo lo gobierna, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Refécti Christi córpore, sanguinéque páriter sanctificáti, Deo Patri omnipótenti grátias referámus; ut in eádem refectióne sanctificatiónem habéntes hic, in futúro sæculo glóriam percipiámus.
R/. Amen.
Reconfortados con el Cuerpo de Cristo y santificados con su Sangre, demos gracias a Dios Padre omnipotente; para que, conservando la santificación aquí recibida, recibamos la gloria en el siglo futuro.
R/. Amén.
Per grátiam pietátis eius qui est benedíctus in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la gracia de la misericordia del que es bendito por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se exponen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I y del Liber Commicus I.

Las lecturas y cantos bíblicos en español están tomados de La Santa Biblia, edición San Pablo. Las traducción de la completuria se toma del Oferencio y del resto de oraciones de: Ivorra, Adolfo (ed.), Misal Hispano-Mozárabe, Centre de Pastoral Litúrgica, Barcelona 2015, pp. 62-65.

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

2. Dn 3, 90; 10,16-17 (ver nota 2 Misa Domingo III, Año I).

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMVII-MMXV