Rito Hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios del Domingo IV de Adviento (Años I y II)

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


Prælegendum / Canto de entrada Nah 1,15; Is 52,7; Sal 67,1 (2)
Ecce super montes pedes evangelizántium pacem, allelúia, et annuntiántis bona, allelúia.
Célebra Iuda festivitátes tuas allelúia, et redde Dómino vota tua allelúia.
He aquí sobre los montes los pies del mensajero que proclama la paz, aleluya, y que anuncia la buena noticia, aleluya.
Celebra tus fiestas, Judá, aleluya, y cumple tus votos al Señor, aleluya.
V/. Dóminus dabit verbum evangelizántibus in virtúte multa.
R/. Et redde Dómino vota tua allelúia.
V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto in sæcula sæculorum. Amen.
R/. Et redde Dómino vota tua allelúia.
V/. El Señor pone en boca de sus apóstoles palabras llenas de eficacia.
R/. Y cumple tus votos al Señor, aleluya.
V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. Y cumple tus votos al Señor, aleluya.

Inicio página

Post gloriam / Oración después del Gloria
Deus, qui per angélicos choros advéntum Fílii tui, Dómini nostri Iesu Christi, annuntiáre voluísti, qui per angelórum præcónia «Glória in excélsis Deo et in terra pax homínibus bonæ voluntátis» acclamántibus demonstrásti; concéde, ut in huius domínica resurrectiónis festivitáte pax terris réddita convaléscat et fratérnæ dilectiónis cáritas innováta permáneat.
R/. Amen.
Oh Dios, que quisiste anunciar por coros angélicos la venida de tu Hijo, Jesucristo nuestro Señor, y lo manifestaste con el pregón de los ángeles que aclamaban: «Gloria a Dios en las alturas y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad»; concédenos, en esta celebración de la resurrección del Señor, que la paz, por ti devuelta a los pueblos, se incremente y que el amor fraterno, por ti restaurado, se mantenga.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Prophetia / Profecía Is 24,16-23
Léctio libri Isaíæ prophétæ.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del profeta Isaías.
R/. Demos gracias a Dios.
A fínibus terræ laudes audívimus: «Glória iusto».
Et dixi: «Secrétum meum mihi, secrétum meum mihi. Væ mihi».
Prævaricántes prævaricáti sunt et prævaricatióne prævaricántium prævaricáti sunt.
Formído et fóvea et láqueus super te, habitátor terræ.

Et erit: qui fúgerit a voce formídinis, cadet in fóveam, et, qui ascénderit de fóvea, tenébitur láqueo, quia cataráctæ de excélsis apértæ sunt, et concússa sunt fundaménta terræ.

Confractióne confrácta est terra, contritióne contríta est terra, commotióne commóta est terra, agitatióne agitábitur terra sicut ébrius et fluctuábit quasi tabernáculum; et gravis erit super eam iníquitas eius, et córruet et non adíciet ut resúrgat.

Et erit in die illa: visitábit Dóminus super mílitiam cæli in excélso et super reges terræ super terram; et congregabúntur et vinciéntur in lacu et claudéntur in cárcere; et post multos dies visitabúntur.
Et erubéscet luna, et confundétur sol, quia regnávit Dóminus exercítuum in monte Sion et in Ierúsalem et in conspéctu senum suórum glorificábitur.

R/. Amen.

Desde el extremo de la tierra cánticos oímos: ¡Gloria al justo!
Pero yo he dicho: «Se acabó, se acabó, ¡ay de mí!». Los violentos hacen violencia, los violentos violentamente hacen violencia.
¡Terror, fosa y red sobre ti, habitante de la tierra!

El que escape al grito del terror caerá en la fosa, y el que escape de la fosa quedará preso en la red; pues las esclusas de allá arriba se abrirán y se conmoverán los cimientos de la tierra.

Sí, la tierra está sacudida; la tierra estallará, se agrietará; la tierra temblará, vacilará; la tierra se tambaleará como un borracho, cabeceará como un tugurio; su iniquidad la oprimirá, y caerá para no volver a levantarse.

Aquel día el Señor visitará a las milicias del cielo allá en lo alto; y aquí abajo, a los reyes de la tierra.
Y serán reunidos, encarcelados en un calabozo, recluidos en prisión, y al cabo de muchos días castigados.
La luna enrojecerá, se avergonzará el sol; porque el Señor omnipotente reinará en el monte Sión, en Jerusalén, y ante sus ancianos brillará su gloria.

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 95,12b-13.1
Exsultábunt ómnia ligna silvæ ante fáciem Dómini, quia véniet. Que griten de alegría los árboles del bosque delante del Señor, porque ya viene.
V/. Cantáte Dómino cánticum novum, cantáte Deo omnis terra.
R/. Quia véniet.
V/. Cantad al Señor un cántico nuevo, cantad al Señor toda la tierra.
R/.
Porque ya viene.

Inicio página

Apostolus / Apóstol 1Cor 15,22b-31
Epístola Pauli apóstoli ad Corínthios prima.
R/. Deo grátias.
Primera carta del apóstol Pablo a los corintios.
R/. Demos gracias a Dios.
Fratres:

In Christo omnes vivificabúntur. Unusquísque autem in suo órdine: primítiæ Christus; deínde hi, qui sunt Christi, in advéntu eius; deínde finis, cum tradíderit regnum Deo et Patri, cum evacuáverit omnem principátum et omnem potestátem et virtútem.

Opórtet autem illum regnáre, donec ponat omnes inimícos sub pédibus eius. Novíssima autem inimíca destruétur mors; ómnia enim subiécit sub pédibus eius. Cum autem dicat: «Ómnia subiécta sunt», sine dúbio præter eum, qui subiécit ei ómnia. Cum autem subiécta fúerint illi ómnia, tunc ipse Fílius subiéctus erit illi, qui sibi subiécit ómnia, ut sit Deus ómnia in ómnibus.

Alióquin quid fácient, qui baptizántur pro mórtuis? Si omníno mórtui non resúrgunt, ut quid et baptizántur pro illis? Ut quid et nos periclitámur omni hora? Cotídie mórior, útique per vestram gloriatiónem, fratres, quam hábeo in Christo Iesu Dómino nostro.

R/. Amen.

Hermanos:

Todos revivirán en Cristo. Pero cada uno por su turno: el primero, Cristo; luego, cuando Cristo vuelva, los que son de Cristo. Entonces vendrá el fin, cuando él destruya todo señorío, todo poder y toda fuerza y entregue el reino a Dios Padre.

Pues es necesario que él reine hasta poner a todos sus enemigos bajo sus pies. El último enemigo en ser destruido será la muerte; porque todo lo puso bajo sus pies. Pero cuando dice que todo le está sometido, está claro que exceptúa a Dios, que fue quien le sometió todas las cosas. Cuando todo le esté sometido, entonces también el Hijo se someterá al Padre, que le sometió todo a él para que Dios sea todo en todas las cosas.

Si no fuera así, ¿a qué bautizarse por los muertos? Si realmente los muertos no resucitan, ¿a qué bautizarse por ellos? ¿Y por qué exponernos nosotros al peligro a cada instante? Hermanos, os aseguro que todos los días estoy al borde de la muerte, y que vosotros sois mi gloria en Cristo Jesús, Señor nuestro.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Mc 12,38-13,33
Léctio Sancti Evangélii secúndum Marcum.
R/. Glória tibi, Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Marcos.
R/. Gloria a ti, Señor.
In illo témpore:

Dóminus noster Iesus Christus loquebátur discípulis suis dicens: «Cavéte a scribis, qui volunt in stolis ambuláre et salutári in foro et in primis cáthedris sedére in synagógis et primos discúbitus in cenis; qui dévorant domos viduárum et osténtant prolíxas oratiónes. Hi accípient ámplius iudícium».

Et sedens contra gazophylácium aspiciébat quómodo turba iactáret æs in gazophylácium; et multi dívites iactábant multa. Et cum venísset una vídua pauper, misit duo minúta, quod est quadrans.

Et cónvocans discípulos suos ait illis: «Amen dico vobis: Vídua hæc pauper plus ómnibus misit, qui misérunt in gazophylácium: omnes enim ex eo, quod abundábat illis, misérunt; hæc vero de penúria sua ómnia, quæ hábuit, misit, totum victum suum».

Et cum egrederétur de templo, ait illi unus ex discípulis suis: «Magíster, áspice quales lápides et quales structúræ».

Et Iesus ait illi: «Vides has magnas ædificatiónes? Hic non relinquétur lapis super lápidem, qui non destruátur».

Et cum sedéret in montem Olivárum contra templum, interrogábat eum separátim Petrus et Iacóbus et Ioánnes et Andréas: «Dic nobis, quando ista erunt, et quod signum erit, quando hæc ómnia incípient consummári?».

Iesus autem cœpit dícere illis: «Vidéte, ne quis vos sedúcat. Multi vénient in nómine meo dicéntes: Ego sum, et multos sedúcent. Cum audiéritis autem bella et opiniónes bellórum, ne timuéritis; opórtet fieri sed nondum finis. Exsúrget enim gens super gentem, et regnum super regnum, erunt terræ motus per loca, erunt fames. Inítium dolórum hæc.

Vidéte autem vosmetípsos. Tradent vos concíliis, et in synagógis vapulábitis et ante præsides et reges stábitis propter me in testimónium illis. Et in omnes gentes primum opórtet prædicári evangélium. Et cum dúxerint vos tradéntes, nolíte præcogitáre quid loquámini, sed, quod datum vobis fúerit in illa hora, id loquímini: non enim estis vos loquéntes sed Spíritus Sanctus. Et tradet frater fratrem in mortem, et pater fílium; et consúrgent fílii in paréntes et morte affícient eos; et éritis ódio ómnibus propter nomen meum. Qui autem sustinúerit in finem, hic salvus erit.

Cum autem vidéritis abominatiónem desolatiónis stantem, ubi non debet, qui legit, intéllegat, tunc, qui in Iudæa sunt, fúgiant in montes, qui autem super tectum, ne descéndat nec intróeat, ut tollat quid de domo sua, et qui in agro erit, non revertátur retro tóllere vestiméntum suum. Væ autem prægnántibus et nutriéntibus in illis diébus. Oráte vero, ut híeme non fiat; erunt enim dies illi tribulátio talis, qualis non fuit ab inítio creatúræ, quam cóndidit Deus, usque nunc, neque fiet. Et nisi breviásset Dóminus dies, non fuísset salva omnis caro. Sed propter eléctos, quos elégit, breviávit dies. Et tunc, si quis vobis díxerit: Ecce hic est Christus, ecce illic, ne credidéritis: exsúrgent enim pseudochrísti et pseudoprophétæ et dabunt signa et porténta ad seducéndos, si potest fíeri, eléctos. Vos autem vidéte: prædíxi vobis ómnia.

Sed in illis diébus post tribulatiónem illam sol contenebrábitur, et luna non dabit splendórem suum, et erunt stellæ de cælo decidéntes, et virtútes, quæ sunt in cælis, movebúntur.

Et tunc vidébunt Fílium hóminis veniéntem in núbibus cum virtúte multa et glória. Et tunc mittet ángelos et congregábit eléctos suos a quáttuor ventis, a summo terræ usque ad summum cæli.

A ficu autem díscite parábolam: cum iam ramus eius tener fúerit et germináverit fólia, cognóscitis quia in próximo sit æstas. Sic et vos, cum vidéritis hæc fíeri, scitóte quod in próximo sit in óstiis. Amen dico vobis: Non tránsiet generátio hæc, donec ómnia ista fiant. Cælum et terra transíbunt, verba autem mea non transíbunt. De die autem illo vel hora nemo scit, neque ángeli in cælo neque Fílius nisi Pater.

Vidéte, vigiláte; nescítis enim quando tempus sit».

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Nuestro Señor Jesucristó habló a sus discípulos diciendo: «Guardaos de los maestros de la ley, a los que les gusta pasearse con vestidos ostentosos, ser saludados en las plazas, ocupar los primeros asientos en las sinagogas y los primeros puestos en los banquetes; devoran los bienes de las viudas pretextando hacer largas oraciones. Ellos serán juzgados muy severamente».

Sentado frente al tesoro, estaba mirando cómo la gente echaba en las arcas. Muchos ricos echaban mucho. Pero llegó una viuda pobre y echó unos céntimos.

Llamó a sus discípulos y les dijo: «Os aseguro que esa pobre viuda ha echado más que todos, pues todos han echado de lo que les sobra; en cambio, ella ha echado de su indigencia todo lo que tenía para vivir».

Al salir Jesús del templo, le dijo uno de sus discípulos: «¡Maestro, mira qué piedras y qué edificios!».

Jesús le dijo: «¿Ves esos grandes edificios? No quedará aquí piedra sobre piedra; todo será destruido».

Y estando sentado en el monte de los Olivos, de cara al templo, le preguntaron a solas Pedro, Santiago, Juan y Andrés: «Dinos, ¿cuándo sucederá eso y cuál será la señal de que todas esas cosas van a cumplirse?».

Jesús les contestó: «Mirad que nadie os engañe.  Muchos vendrán usando mi nombre y diciendo: Yo soy, y engañarán a muchos. Cuando oigáis hablar de guerras y noticias de batallas, no os alarméis porque es necesario que eso suceda; pero todavía no será el fin. Se levantarán pueblos contra pueblos y reinos contra reinos; habrá hambre y terremotos por diversos lugares. Eso será el comienzo de los dolores.

Mirad por vosotros mismos. Os entregarán a los tribunales, os torturarán en las sinagogas y compareceréis ante los gobernadores y los reyes por causa mía; daréis testimonio entre ellos. Pero antes de todo, el evangelio será predicado a todos los pueblos. Cuando os lleven para entregaros, no os angustiéis por lo que habréis de decir; decid lo que os sea inspirado en aquella hora, pues no hablaréis vosotros, sino el Espíritu Santo. El hermano entregará a la muerte a su hermano, y el padre al hijo, y los hijos se alzarán contra los padres y los matarán. Todos os odiarán por causa mía; pero el que persevere hasta el fin se salvará.

Cuando veáis el ídolo repugnante puesto donde no debe estar (el que lea que entienda), entonces los que estén en Judea que huyan a los montes; el que esté en la terraza que no baje a recoger nada de su casa, y el que esté en el campo que no vuelva por su manto. ¡Ay de las que estén encinta y criando en aquellos días! Rezad para que esto no caiga en invierno. Porque en aquellos días habrá una angustia tan grande como no la ha habido desde el principio del mundo que Dios creó hasta ahora, ni la habrá jamás. Y si el Señor no acortase aquellos días, nadie se salvaría; pero, en atención a los elegidos que él se escogió, acortará esos días. Entonces, si alguien os dice: El mesías está aquí o allá, no lo creáis. Surgirán falsos mesías y falsos profetas, y harán señales y prodigios para engañar, si fuera posible, aun a los mismos elegidos. Tened cuidado, pues os lo he dicho todo de antemano.

En aquellos días, después de esta angustia, el sol se oscurecerá, la luna no alumbrará, las estrellas caerán del cielo y las columnas de los cielos se tambalearán.

Entonces se verá venir el hijo del hombre entre nubes con gran poder y majestad. Mandará a sus ángeles a reunir a sus elegidos de los cuatro vientos, desde uno a otro extremo del cielo y de la tierra.

Aprended del ejemplo de la higuera. Cuando sus ramas se ponen tiernas y echan hojas, conocéis que el verano se acerca. Así también vosotros, cuando veáis todo esto, sabed que él ya está cerca, a las puertas. Os aseguro que no pasará esta generación antes de que suceda todo esto. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. Respecto de aquel día y aquella hora, nadie los conoce, ni los ángeles del cielo, ni el Hijo, sino sólo el Padre.

Estad alerta; velad, porque ignoráis el momento».

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sal 79,2a
Allelúia. Aleluya.
V/. Qui regis Ísrael, inténde; qui dedúcis velut ovem Ioseph, appáre.
R/. Allelúia.
V/. Pastor de Israel, escucha, tú que guías a José como un rebaño.
R/. Aleluya.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio Zac 3,1.7; 1,16 (3)
Ecce osténdit mihi ángelus Iesum, sacerdótem magnum, stantem ante fáciem Dómini; et ángelus Dómini loquebátur ad eum dicens: tu conservábis pópulum tuum et custódies eum usque in ætérnum, allelúia, allelúia. El ángel me hizo ver a Jesús, el sumo sacerdote, que estaba delante del Señor; y el ángel del Señor le habló diciendo: guardarás a tu pueblo y lo protegerás por siempre, aleluya, aleluya.
V/. Locútus est ángelus Zacharíæ dicens: revértar ad Ierúsalem in misericórdia, et domus mea restaurábitur, et áffluent civitátes meæ bonis, et multiplicábo pópulum meum et salvábo eum.
R/. Usque in ætérnum, allelúia, allelúia.
V/. Habló el angel a Zacarías diciendo: Me compadezco de nuevo de Jerusalén; mi casa será edificada en ella y de nuevo abundarán en bienes mis ciudades, se multiplicará mi pueblo y lo salvaré.
R/. Por siempre, aleluya, aleluya.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal

Advéntum Dómini et redemptóris nostri, quem ab antíquis pátribus, patriárchis scílicet et prophétis, vaticinántibus olim pronuntiátum, ac pro salúte nostra dudum constat implétum, omni quidem nos témpore, caríssimi fratres, cóndecet cum gáudio memoráre.
Sed præcípue in his diébus ánnua vice recurréntibus, opórtet nos votis sollémnibus celebráre.

Nam quia diem illum celebérrimum, in quo pro nobis est de vírgine natus, iam iamque revolúto anni círculo appropinquáre sentímus, dignum est ut advéntum eius qui in eo natus est mente devotíssima recoléntes, nunc iam festa sollémnia álacres ac sollémnes agámus.
R/. Amen.

Queridos hermanos, conviene recordar siempre con gozo espiritual la venida de nuestro Señor y redentor, anunciada desde hace muchísimo tiempo, por medio de los antiguos padres, patriarcas y profetas, y realizada más tarde para nuestra salvación.
Pero de modo especial conviene celebrarla con toda solemnidad, en estos días que recurren de nuevo cada año.

Transcurrido un año entero, sabemos que está ya muy cerca aquel día esclarecido en que el Señor nació por nosotros de una virgen; es justo pues que, recordando con devoción su venida, desde ahora, con alegría y ánimo festivo, nos dispongamos a la celebración de tan venerable solemnidad.
R/. Amén.

Adiuvánte Dómino nostro Iesu Christo, qui in Trinitáte, unus Deus, vivit et regnat in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Con la ayuda de nuestro Señor Jesucristo, que vive y reina en la Trinidad, un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos
Deus, qui Unigénitum tuum pro nobis in carne ventúrum ac de vírgine nascitúrum prophéticis vócibus promisísti, et in novíssimis tempóribus quæ promíseras adimplésti; quæsumus, ut qui eum iam venísse mundúmque redemísse crédimus, fatémur, et prædicámus, rursúmque ventúrum ad iudícium sperámus, eius præséntiam cum vénerit sine confusióne cernámus.
R/. Amen.
Dios, por la palabra de tus profetas prometiste la venida de tu Unigénito, hecho hombre por nosotros y nacido de una virgen, y, ahora, en estos últimos tiempos cumpliste lo prometido; quienes creemos, declaramos y predicamos que ya vino para redimir el mundo, y que esperamos que vuelva de nuevo para el juicio, haz que cuando llegue podamos contemplarle sin inquietud.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum Apostolórum et Mártyrum, Confessórum atque Vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Sanctorum tuórum, Dómine, communicántes memóriæ, patriarchárum, prophetarúmque tuórum non sumus immémores. Ipsis enim prænuntiántibus advéntus tuus cláruit mundo.
Memorámus étiam apóstolos tuos, qui advéntum tuum a prophétis, patriarchísque prædíctum óculis suis cérnere meruérunt.
Fácimus quoque et tuórum mártyrum sanctórum mentiónem, qui te Dóminum redemptorémque iam venísse conféssi, ad mortem usque sunt certáti pro veritáte.

Fidélium prætérea tuórum in hac adhuc peregrinatióne degéntium nómina recensémus, poscéntes ut eórum vitæ cursum ea perfectióne consúmmes qua sanctos tuos apud te in cælésti habitáculo locátos perfectósque iam rétines.

Non oblivíscimur quoque defúnctos natúræ nostræ ac fidei sócios, sed precámur te Dóminum amplíssimæ pietátis, ut eis refrigéria tríbuas sempitérnæ quiétis.
R/. Amen.

Al conmemorar a tus santos, Señor, no olvidamos a los patriarcas y profetas: ya que por medio de ellos se manifestó al mundo tu venida.
Recordamos también a tus apóstoles, que obtuvieron la gracia de contemplar con sus ojos la venida anunciada por los profetas y patriarcas.
Hacemos memoria también de tus santos mártires, que, confesando tu venida, Señor y redentor, no dudaron en luchar hasta la muerte por la verdad.

Además mencionamos el nombre tus fieles que perseveran en la peregrinación de esta existencia, pidiéndote que, durante su vida, les guíes a la perfección de la que gozan ya cerca de ti tus santos que has introducido en la mansión celestial.

No olvidamos tampoco a los difuntos, que participaron de nuestra condición y de nuestra fe, y te pedimos, Dios de inmensa bondad, que les concedas el consuelo del descanso eterno.
R/. Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos, por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Christe Dómine, in cuius advéntu pax est réddita terris, pax colláta homínibus bonæ voluntátis; concéde quæsumus, ut qui per primum advéntum ad nos in humanitáte véniens, mundum tibi in pace conciliáre dignátus es, reconciliátos per te in tua pace præstes iúgiter permanére.

Quátenus in secúndo advéntu tuo, dum in maiestáte et glória véneris, facias herédes pacis ætérne quos hic tuæ pacis depósitum féceris, inviolabíliter custodíre.
R/. Amen.

Cristo Señor, con cuya venida la paz fue restaurada en la tierra, y conferida la paz a los hombres de buena voluntad; concédenos, te lo rogamos, que así como por tu primera venida al hacerte hombre, te dignaste reconciliar contigo al mundo por la paz, te dignes ahora hacer que los ya reconciliados permanezcan perpetuamente en tu paz.

Y que en tu segunda venida, cuando vuelvas con toda tu gloria y majestad, hagas herederos de la paz eterna a los que aquí has hecho custodios fieles de tu legado de paz.

Per te, qui es vera pax et perpétua cáritas, Deus noster, et regnas in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por ti, Dios nuestro, que eres la paz verdadera y la caridad perpetua y reinas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est, vere et nobis per ómnia expedíbile, tuam nos cleméntiam omnípotens Pater, quibus póssumus semper láudibus prædicáre; qui bonitáte nos ingénita condidísti, ac serpéntis antíqui fraude decéptos gratuíta miseratióne a morte volens erípere, Fílium tuum, quem pro nobis in carne missúrus eras, ad terras ventúrum nasciturúmque de vírgine longe ántea prædixísti, eiúsque nativitátis advéntum præconántibus sanctis prænuntiásti, ut exspectátus diu qui fúerat repromíssus, magnum mundo fáceret gáudium in plenitúdine témporum præsentátus.

Unde pétimus et rogámus, ut qui plasma tuum, sicut vere pius, et miséricors, períre non passus es, sed per húmilem advéntum Fílii tui Dómini nostri quod períerat revocásti, quod iam invéntum et reparátum, ac revocátum est sic prótegas, sic custódias, sic sanes, sic deféndas, sic líberes, ut in illo advéntu terríbili, quo iterátim illos ventúrus est iudicáre a quibus et pro quibus est iudicátus, tales invéniat quos redémit, ut in ætérnum possídeat quos prétio sui sánguinis acquisívit.

Ut cum hymnífluis afféctibus redemptórum, tecum et cum Sancto Spíritu sine fine laudétur párili concéntu, cum Ángelis et Archángelis laudántibus atque ita dicéntibus:

Es justo y necesario darte gracias, Padre todopoderoso, por tu generosa clemencia para con nosotros, por la cual siempre podemos proclamar tus alabanzas. Tú, que nos habías creado movido por tu habitual bondad, quisiste, por tu desinteresada compasión, salvarnos de la muerte, cuando fuimos engañados por la astucia de la serpiente antigua; y así anunciaste desde muy antiguo a tu Hijo, al que querías enviar hecho hombre por nosotros, indicando que vendría a la tierra y nacería de una virgen. Por medio de tus santos profetas señalaste el advenimiento de su natividad de modo que aquél que había sido prometido y que fue esperado durante mucho tiempo, causase un gozo inmenso al mundo al presentarse en la plenitud de los tiempos.

Y así como, por tu piedad y misericordia, no permitiste que se perdiera tu criatura, sino que restauraste lo que había perecido, por la humilde venida de tu Hijo, nuestro Señor, te pedimos y te rogamos, que lo que has encontrado, reparado y recuperado, lo protejas, lo custodies, lo cures, lo defiendas, lo liberes, de modo que cuando llegue la temible segunda venida en la que juzgará a aquellos que lo juzgaron, juntamente con aquellos por los que fue juzgado, encuentre de tal manera dispuestos a los redimidos que adquirió con el precio de su sangre, que puedan ser su posesión por toda la eternidad.

De este modo, contigo y con el Espíritu Santo, será ensalzado siempre con el afecto jubiloso de los redimidos y con un canto como el de los Ángeles y Arcángeles que alaban y dicen:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Vere sanctus, vere benedíctus, qui venit in nómine Dómini, Rex Ísrael. Qui iam venit húmilis, et adhuc ventúrus est in maiestáte terríbilis. Qui iam venit ut iudicarétur in mundo, et adhuc ventúrus est ut iúdicet mundum. Qui iam venit ut redímeret a morte quos ad vitam prædestinávit, et adhuc ventúrus est ut remúneret quos redémit.

 Christus Dóminus ac redémptor ætérnus.

Realmente es santo, realmente bendito el que viene en nombre del Señor, el Rey de Israel. Quien ya vino humilde y ha de volver todavía con tremenda majestad. Quien vino para ser juzgado en el mundo y ha de tornar aun para juzgar al mismo mundo. Quien vino ya para librar de la muerte a los que predestinara a la Vida y habrá de volver para premiar a los que libró.

Cristo Señor y redentor nuestro.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Fácimus, Dómine, Fílii tui Dómini nostri Iesu Christi commemoratiónem, quod véniens ad  hómines, humánam formam assúmpsit; quod pro homínibus quos creáverat rediméndis passiónem crucis est pro hóminum salúte perpéssus; quod superatúrus atque conculcatúrus débitam mortem nostram, mortem ultro suscépit pro nobis ipse indébitam; quod inférnum ex parte exspoliávit relinquéndo impíos, et sanctos qui ibídem tenebántur resúrgens secum in cæléstibus sublevándo; quod rédiens in cælum viam nobis patefécit, per quam conscendamus in cælum; quod ventúrus sit íterum ad iudícium vivórum et mortuórum scelerátos et peccatóres ætérno supplício damnatúrus, suísque fidélibus sua præcépta servántibus æternitátis suæ glóriam collatúrus.

Per ipsum te ergo, summe Pater, exspóscimus, ut hanc tuæ placatiónis hóstiam, quam tibi offérimus, e mánibus nostris placátus accípias, eámque de cælica a sede placátu vultu respíciens benedícas, ut quotquot ex eius sumptu libavérimus, salubritátem ac remédium ánimæ et córporis hauriámus.
R/.
Amen.

Celebramos, Señor, el memorial de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo, que, al venir a nuestro mundo, asumió la naturaleza humana; para redimir a los hombres que había creado padeció la pasión de la cruz en vista de la salvación de todos; para superar y derrotar a la muerte que nos es debida aceptó por nosotros la muerte que no merecía en modo alguno; saqueó el infierno dejando allí a los impíos, y, al resucitar, se llevó consigo al cielo a los santos que estaban allí retenidos; regresando al cielo nos indicó el sendero por el que podemos nosotros también subir al cielo; al volver de nuevo para juzgar a vivos y muertos, intimará a los malvados y pecadores el suplicio eterno y a sus fieles, que hayan observado sus preceptos, los hará partícipes de la gloria de su eternidad.

Por él te rogamos, Padre supremo, que aceptes complacido de nuestras manos el sacrificio de reconciliación que te ofrecemos; desde tu trono celeste acógelo con mirada serena y bendícelo, de modo que cuantos participemos de esta oblación alcancemos la salud y el remedio del alma y del cuerpo.
R/. Amén.

Te præstánte, sancte Dómine, quia tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Señor santo, pues creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, las bendices y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Summe et omnípotens Deus, Pater ingénite, qui Unigéniti tui in assumptióne carnis advéntum reconciliatiónis nostræ voluísti esse remédium, ut per eum grátiam reciperémus adoptiónis qui a te ante ómnia sæcula sine inítio ineffabíliter génitus in natúra deitátis tibi exstat æquális, et efficerémus tui per adoptiónem fílii qui servi esse ex nostro mérito erámus indígni; dignos quæsumus, nos éffice tantæ dignitátis sollemnitáte, ut possímus ad te non immérito proclamáre et dícere: Oh Dios, sumo y omnipotente, Padre ingénito, que quisiste que la venida de tu Unigénito en la carne fuese instrumento de nuestra reconciliación, para que recibiéramos la gracia de la adopción por Aquél que, engendrado inefablemente por ti sin principio, desde antes de los siglos, permanece igual a ti en la divina naturaleza, y quedásemos hechos tus hijos por adopción los que, por mérito propio, éramos hasta indignos de ser siervos: en la celebración de tan alta dignidad te suplicamos nos hagas aptos para proclamar y decirte merecidamente:

Inicio página

Benedictio / Bendición
Advéniat super vos plácidus grátiæ supérnæ respéctus, et illústret vos Iesu Christi Dómini nostri et Salvatóris advéntus.
R/. Amen.
Descienda sobre vosotros la serena mirada de la gracia divina, y os lilumine el advenimiento de Jesucristo, nuestro Señor y salvador.
R/. Amén.
Non recédat a córdibus vestris, qui nasci dignátus est ex útero vírginis matris.
R/. Amen.
Que no se aparte de vuestros corazones aquél que se dignó nacer del seno de la virgen madre.
R/. Amén.
Quátenus in vestro máneat péctore plácidus, mansiónem ibídem cum Patre et Spíritu Sancto pérpetim habitúrus.
R/. Amen.
Que él permanezca pacífico en vuestro pecho, y establezca en vosotros su morada junto al Padre y el Espíritu Santo.
R/. Amén.
Per misericórdiam ipsíus Dei nostri qui est benedíctus et vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y todo lo gobierna, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Refécti Christi córpore, sanguinéque páriter sanctificáti, Deo Patri omnipótenti grátias referámus; ut in eádem refectióne sanctificatiónem habéntes hic in futúro sæculo glóriam percipiámus.
R/. Amen.
Reconfortados con el Cuerpo de Cristo y santificados con su Sangre, demos gracias a Dios Padre omnipotente; para que, conservando la santificación aquí recibida, recibamos la gloria en el siglo futuro.
R/. Amén.
Per grátiam pietátis eius qui est benedíctus in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la gracia de la misericordia del que es bendito por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se exponen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I (pp. 122-128) y del Liber Commicus I (pp. 33-36).

Las lecturas y cantos bíblicos en español están tomados de La Santa Biblia, edición San Pablo. La traducción de la oración post gloriam es la de la misa del Domingo III de Adviento. Las traducciones de las oraciones post sanctus y ad orationem Dominicam de Jaime Colomina Torner en La Fe de nuestros padres. Temas de fe y vida cristiana en la misa hispanomozárabe, Instituto de Estudios Visigótico Mozárabe, Toledo 2000, pp. 40 y 57 respectivamente. Ad pacem: Cf. Sierra López, Juan Manuel, El tiempo de Adviento en el Rito Hispano-mozárabe: itinerario de fe hacia Jesucristo. Toletana, 27, 2012, pp. 73-109. La Illatio está tomada de Salvador Aguilera López en El "Praefatio-Illatio" en el Adviento Romano e Hispano-Mozárabe, www.lexorandi.com (2 de diciembre de 2011) y la oración completuria del Oferencio. Resto de oraciones: Ivorra, Adolfo (ed.), Misal Hispano-Mozárabe, Centre de Pastoral Litúrgica, Barcelona 2015, pp. 53-77.

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

2. Nah 1,15; Is 52,7; Sal 67,12. N. de La Ermita.

3. Cf. Zac 3,1a.7; 1,16. N. de La Ermita.

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMVII-MMXV