La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa del III Domingo de Pascua (Año II)

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


Prælegendum / Canto de entrada Ap 12,10; 4,11
Modo facta est salus et virtus et regnum Deo nostro et potéstas Christi eius, quia confúsus est accusátor fratrum, allelúia, allelúia. Ya llega la victoria, el poder y el reino de nuestro Dios, y el mando de su Mesías. Porque han derribado al acusador de nuestros hermanos, aleluya, aleluya.
V/. Dignus es, Dómine, Deus noster, accípere glóriam et honórum et virtútem, quia tu creásti ómnia, et propter voluntátem tuam erant et creáta sunt.
R/. Quia confúsus est accusátor fratrum, allelúia, allelúia.
V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto, in sæcula sæculórum. Amen.
R/. Quia confúsus est accusátor fratrum, allelúia, allelúia.
V/. Señor y Dios nuestro, eres digno de recibir la gloria y el honor y el poder, porque tú creaste todas las cosas y por tu voluntad fueron creadas y recibieron el ser.
R/. Porque han derribado al acusador de nuestros hermanos, aleluya, aleluya.
V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. Porque han derribado al acusador de nuestros hermanos, aleluya, aleluya.

Inicio página

Oratio post Gloriam / Oración después del Gloria
Te excélsa laus in altíssimis decet, tibi e terris glóriam Ecclésia canit, atque huius catérvæ concéntus ad astra hymnum amíttunt. Rogámus ergo te, omnípotens Deus, ut sicut tuas sollémniter porrígimus laudes, ita precum nostrárum iúbeas efficáciter suscípere voces.
R/. Amen.
Te corresponde plenamente, Señor, la excelsa gloria de los cielos y la Iglesia desde la tierra canta tus alabanzas, llevando hasta los astros el himno armonioso del pueblo aquí congregado. Te rogamos, Dios omnipotente, que, al tributarte nosotros solemnemente estas alabanzas, te dignes aceptar nuestras preces y darles eficacia en tu presencia.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Prophetia / Profecía
Annus secundus / Año II Ap 21,9-23
Apocalípsis Ioánnis apóstoli.
R/. Deo grátias.
Apocalipsis del apóstol Juan.
R/. Demos gracias a Dios.
In diébus illis:

Venit unus de septem ángelis habéntibus septem phíalas plenas septem plagis novíssimis et locútus est mecum dicens: «Veni, osténdam tibi sponsam uxórem Agni». Et sústulit me in spíritu super montem magnum et altum et osténdit mihi civitátem sanctam Ierúsalem descendéntem de cælo a Deo, habéntem claritátem Dei; lumen eius símile lápidi pretiosíssimo, tamquam lápidi iáspidi, in modum crystálli; et habébat murum magnum et altum et habébat portas duódecim et super portas ángelos duódecim et nómina inscrípta, quæ sunt duódecim tríbuum filiórum Ísrael. Ab oriente portæ tres, et ab aquilóne portæ tres, et ab austro portæ tres, et ab occásu portæ tres; et murus civitátis habens fundaménta duódecim, et super ipsis duódecim nómina duódecim apostolórum Agni.

Et, qui loquebátur mecum, habébat mensúram arúndinem áuream, ut metirétur civitátem et portas eius et murum eius. Et cívitas in quadro pósita est, et longitúdo eius tanta est quanta et latitúdo. Et mensus est civitátem arúndine per stadia duódecim mília; longitúdo et latitúdo et altitúdo eius æquales sunt. Et mensus est murum eius centum quadragínta quáttuor cubitórum, mensúra hóminis, quæ est ángeli. Et erat structúra muri eius ex iáspide, ipsa vero civitas aurum mundum símile vitro mundo. Fundaménta muri civitátis omni lápide pretióso ornáta: fundaméntum primum iaspis, secúndus sapphírus, tertius chalcedónius, quartus smarágdus, quintus sardónyx, sextus sardínus, séptimus chrysólithus, octávus berýllus, nonus topázius, décimus chrysoprásus, undécimus hyacínthus, duodécimus amethýstus. Et duódecim portæ duódecim margarítæ sunt, et síngulæ portæ erant ex síngulis margarítis. Et platéa civitátis aurum mundum tamquam vitrum perlúcidum.

Et templum non vidi in ea: Dóminus enim, Deus omnípotens, templum illíus est, et Agnus. Et cívitas non eget sole neque luna, ut lúceant ei, nam cláritas Dei illuminávit eam, et lucérna eius est Agnus.

R/. Amen.

En aquellos días:

Uno de los siete ángeles que tenían las siete copas llenas de las últimas plagas se acercó a mí y me dijo: «Ven, que te voy a mostrar la esposa del cordero». Y me llevó en espíritu sobre un monte grande y alto, y me mostró la ciudad santa, Jerusalén, que bajaba del cielo de junto a Dios con la gloria misma de Dios: su esplendor era como el de una piedra preciosísima, como el jaspe cristalino. Tenía un muro grande y alto con doce puertas; sobre las puertas, doce ángeles y nombres escritos, los de las doce tribus de Israel. Al oriente, tres puertas; al norte, tres puertas; al mediodía, tres puertas; al occidente, tres puertas. El muro de la ciudad tenía doce fundamentos, y sobre ellos doce nombres, los de los doce apóstoles del cordero.

El que me hablaba tenía una medida de una caña de oro para medir la ciudad, sus puertas y su muralla. La ciudad es un cuadrado, y su largura es igual que su anchura. Midió la ciudad con la medida: dos mil doscientos veinte kilómetros: su largura, su anchura y su altura son iguales. Midió su muralla: setenta y siete metros, medida de hombre, que es también medida de ángel. La estructura de su muralla es de jaspe, y la ciudad es de oro puro, semejante al del puro cristal. Los fundamentos del muro de la ciudad están adornados de toda clase de piedras preciosas: el primer fundamento es de jaspe; el segundo, de zafiro; el tercero, de calcedonia; el cuarto, de esmeralda; el quinto, de sardónica; el sexto, de sardio; el séptimo, de crisólito; el octavo, de berilo; el noveno, de topacio; el décimo, de crisopasa; el undécimo, de jacinto; el duodécimo, de amatista. Las doce puertas son doce perlas: todas las puertas están hechas de una sola perla. La plaza de la ciudad es de oro puro, como cristal transparente.

No vi en ella ningún templo, porque su templo es el Señor, Dios todopoderoso, y el cordero. La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que la iluminen, porque la gloria de Dios la ilumina, y su lámpara es el cordero.

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación
Annus secundus / Año II Sal 3,6-7
Ego dormívi et quiévi et resurréxi, quia Dóminus Deus meus suscitávit me. Yo me acuesto, me duermo y me despierto: el Señor mi Dios es mi apoyo.
V/. Non timébo mília pópuli circumdántis me.
R/. Quia Dóminus Deus meus suscitávit me.
V/. No temo a los hombres sin cuento que por doquier se apostan contra mí.
R/. Porque el Señor mi Dios es mi apoyo.

Inicio página

Apostolus / Apóstol
Annus secundus / Año II He 9,1-22
Léctio libri Áctuum Apostolórum.
R/. Deo grátias.
Lectura de los Hechos de los Apóstoles.
R/. Demos gracias a Dios.
In diébus illis:

Saulus adhuc spirans minárum et cædis in discípulos Dómini, accéssit ad príncipem sacerdótum et pétiit ab eo epístulas in Damáscum ad synagógas, ut, si quos invenísset huius viæ viros ac muliéres, vinctos perdúceret in Ierúsalem.

Et cum iter fáceret, cóntigit ut appropinquáret Damásco; et súbito circumfúlsit eum lux de cælo, et cadens in terram audívit vocem dicéntem sibi: «Saul, Saul, quid me perséqueris?».

Qui dixit: «Quis es, Dómine?».

Et ille: «Ego sum Iesus, quem tu perséqueris. Sed surge et ingrédere civitátem, et dicétur tibi quid te opórteat fácere».

Viri autem illi, qui comitabántur cum eo, stábant stupefácti, audientes quidem vocem, néminem autem vidéntes. Surréxit autem Saulus de terra; apertísque óculis, nihil vidébat; ad manus autem illum trahéntes introduxérunt Damáscum. Et erat tribus diébus non videns et non manducávit neque bibit.

Erat autem quidam discípulus Damásci nómine Ananías; et dixit ad illum in visu Dóminus: «Ananía».

At ille ait: «Ecce ego, Dómine».

Et Dóminus ad illum: «Surgens vade in vicum, qui vocátur Rectus, et quære in domo Iudæ Saulum nómine Tarsénsem; ecce enim orat et vidit virum Ananíam nómine intrœúntem et imponéntem sibi manus, ut visum recípiat».

Respóndit autem Ananías: «Dómine, audívi a multis de viro hoc, quanta mala sanctis tuis fécerit in Ierúsalem; et hic habet potestátem a princípibus sacerdótum alligándi omnes, qui ínvocant nomen tuum».

Dixit autem ad eum Dóminus: «Vade, quóniam vas electiónis est mihi iste, ut portet nomen meum coram géntibus et régibus et fíliis Ísrael; ego enim osténdam illi quanta opórteat eum pro nómine meo pati».

Et ábiit Ananías; et introívit in domum et impónens ei manus dixit: «Saul frater, Dóminus misit me, Iesus qui appáruit tibi in via, qua veniébas, ut vídeas et impleáris Spíritu Sancto».

Et conféstim cecidérunt ab óculis eius tamquam squamæ, et visum recépit. Et surgens baptizátus est et, cum accepísset cibum, confortátus est.

Fuit autem cum discípulis, qui erant Damásci, per dies áliquot; et contínuo in synagógis prædicábat Iesum, quóniam hic est Fílius Dei. Stupébant autem omnes, qui audiébant, et dicébant: «Nonne hic est, qui expugnábat in Ierúsalem eos, qui invocábant nomen istud, et huc ad hoc vénerat, ut vinctos illos dúceret ad príncipes sacerdótum?». Saulus autem magis convalescébat et confundébat Iudæos, qui habitábant Damásci, affírmans quóniam hic est Christus.

R/. Amen.

En aquellos días:

Saulo respirando aún amenazas de muerte contra los discípulos del Señor, se presentó al sumo sacerdote y le pidió cartas para las sinagogas de Damasco, con el fin de que si encontraba algunos que siguieran este camino, hombres o mujeres, pudiera llevarlos presos a Jerusalén.

En el camino, cerca ya de Damasco, de repente le envolvió un resplandor del cielo; cayó a tierra y oyó una voz que le decía: «Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?».

Él preguntó: «¿Quién eres, Señor?».

Y él: «Yo soy Jesús, a quien tú persigues. Levántate y entra en la ciudad; allí te dirán lo que debes hacer».

Los que lo acompañaban se quedaron atónitos, oyendo la voz, pero sin ver a nadie. Saulo se levantó del suelo, y, aunque tenía los ojos abiertos, no veía nada; lo llevaron de la mano a Damasco, donde estuvo tres días sin ver y sin comer ni beber.

Había en Damasco un discípulo llamado Ananías, a quien el Señor llamó en una visión: «¡Ananías!».

Y él respondió: «Aquí estoy, Señor».

El Señor le dijo: «Vete rápidamente a la casa de Judas, en la calle Recta, y pregunta por un tal Saulo de Tarso, que está allí en oración y ha tenido una visión: un hombre llamado Ananías entraba y le imponía las manos para devolverle la vista».

Ananías respondió: «Señor, he oído a muchos hablar de ese hombre y decir todo el mal que ha hecho a tus fieles en Jerusalén. Y está aquí con plenos poderes de los sumos sacerdotes para prender a todos los que te invocan».

El Señor le dijo: «Anda, que éste es un instrumento que he elegido yo para llevar mi nombre a los paganos, a los reyes y a los israelitas. Yo le mostraré cuánto debe padecer por mí».

Ananías partió inmediatamente y entró en la casa, le impuso las manos y le dijo: «Saulo, hermano mío, vengo de parte de Jesús, el Señor, el que se te apareció en el camino por el que venías, para que recobres la vista y quedes lleno del Espíritu Santo».

En el acto se le cayeron de los ojos como escamas, y recobró la vista; se levantó y fue bautizado. Comió y recobró fuerzas.

Y se quedó unos días con los discípulos que había en Damasco. Y en seguida se puso a predicar en las sinagogas proclamando que Jesús es el Hijo de Dios. Todos los que lo escuchaban se quedaban estupefactos y decían: «¿No es éste el que perseguía en Jerusalén a los que invocan ese nombre, y no ha venido aquí para llevarlos encadenados a los sumos sacerdotes?». Saulo cobraba cada vez más ánimo y tenía confundidos a los judíos de Damasco, demostrando que Jesús es el mesías.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio
Annus secundus / Año II Mt 14,22-32;8,26
Léctio sancti Evangélii secúndum Ioánnem.
R/. Glória tibi Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Juan.
R/. Gloria a ti, Señor.
In illo témpore:

Iussit Iesus discípulos ascéndere in navículam et præcédere eum trans fretum, donec dimítteret turbas. Et dimíssis turbis, ascéndit in montem solus oráre. Véspere autem facto, solus erat ibi.

Navícula autem iam multis stádiis a terra distábat, flúctibus iactáta; erat enim contrárius ventus. Quarta autem vigília noctis venit ad eos ámbulans supra mare. Discípuli autem, vidéntes eum supra mare ambulántem, turbáti sunt dicéntes: «Phantásma est», et præ timóre clamavérunt. Statímque Iesus locútus est eis dicens: «Habéte fidúciam, ego sum; nólite timére».

Respóndens autem ei Petrus dixit: «Dómine, si tu es, iube me veníre ad te super aquas». At ipse ait: «Veni». Et descéndens Petrus de navícula ambulávit super aquas et venit ad Iesum. Videns vero ventum válidum tímuit et, cum cœpísset mergi, clamávit dicens: «Dómine, salvum me fac». Contínuo autem Iesus exténdens manum apprehéndit eum et ait illi: «Módicæ fidei, quare dubitásti?». Et cum ascendíssent in navículam, cessávit ventus.

Et dicit eis: «Quid tímidi estis, módicæ fidei?». Tunc surgens increpávit ventis et mari, et facta est tranquíllitas magna.

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Obligó Jesús a los discípulos a que se embarcaran y se le adelantaran rumbo a la otra orilla, mientras él despedía a la gente. Y una vez que la despidió, subió al monte, a solas, para orar; al caer la tarde, estaba solo allí.

Mientras, la barca se hallaba ya en medio del lago, batida por las olas, porque el viento era contrario. Hacia las tres de la madrugada se dirigió a ellos andando sobre el lago. Los discípulos, al verlo caminar sobre el lago, se asustaron y decían: «¡Es un fantasma!», y se pusieron a gritar llenos de miedo. Jesús les dijo: «Tranquilizaos. Soy yo, no tengáis miedo».

Pedro le respondió: «Señor, si eres tú, mándame ir a ti sobre las aguas». Él dijo: «Ven». Pedro saltó de la barca y fue hacia Jesús andando sobre las aguas. Pero, al ver la fuerza del viento, se asustó y, como empezaba a hundirse, gritó: «¡Sálvame, Señor!». Jesús le tendió la mano, lo agarró y le dijo: «Hombre de poca fe, ¿por qué has dudado?». Cuando subieron a la barca, el viento se calmó.

Jesús les dijo: «¿Por qué tembláis, hombres de poca fe?». Entonces se levantó, increpó a los vientos y al mar y sobrevino una gran calma.

R/. Amén.

Inicio página

Laudes
Annus secundus / Año II Sof 3,8
Allelúia. Aleluya.
V/. In die resurrectiónis meæ, dicit Dóminus, congregábo gentes et cólligam ómnia regna terræ.
R/. Alleluia
V/. El día en que me levante, dice el Señor, he de reunir a las gentes y congregar a todos los reinos de la tierra.
R/. Aleluya.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio
Annus secundus / Año II Mt 28,1; Mc 16,1-3; Jn 19,31
Allelúia. Prima sabbatórum venérunt ad monuméntum María Magdaléne et María Iacóbi, emérunt arómata.

Et veniéntes ut úngerent Iesum, erat dies ille magnus valde, allelúia.

Aleluya. Pasado el sábado, María Magdalena y María la madre de Santiago compraron perfumes y fueron al sepulcro.

Fueron para embalsamar a Jesús. Era un día muy solemne, aleluya.

V/. Allelúia. Orto iam sole, dicébant ad ínvicem: quis revólvet nobis lápidem ab óstio monuménti?
R/. Et veniéntes ut úngerent Iesum, erat dies illa magnus valde, allelúia.
V/. Aleluya. Iban diciéndose al salir el sol: ¿Quién nos rodará la losa de la puerta del sepulcro?.
R/. Fueron para embalsamar a Jesús. Era un día muy solemne, aleluya.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal
Deum Dei Fílium, qui amóre hóminis in hóminem non solum nasci dignátus est, verum étiam crucifígi, fratres caríssimi, deprecémur. Ut nos a passióne carnálium vitiórum, evíctis étiam nequitiárum spirituálium mundi princípibus, ipse múnere suo nos erípiat, et vívere in crucis suæ voluntária crucifixióne nos faciat; eámque nobis quæ sibi pláceat servitútem attríbuat, quam nec oppréssio tribulatiónis impédiat, nec iners secúritas in torpórem indúcat.
R/. Amen.
Roguemos encarecidamente, hermanos carísimos, al Hijo de Dios, Dios como el Padre, que por amor al hombre quiso nacer como hombre y como hombre ser crucificado. Que en virtud de su misión nos libre de los incentivos de la pasión carnal, tras vencer a los príncipes de este mundo autores de toda malicia espiritual, haciéndonos vivir en voluntaria crucifixión con él; que nos reduzca a la servidumbre que a él le agrade, que no se vea impedida por el peso de las tribulaciones, ni inducida a la pereza por la necia presunción.
R/. Amén.
Per misericórdiam ipsíus Dei nostri, qui est benedíctus et vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia del mismo Dios, nuestro, que es bendito y vive y todo lo gobierna por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos
Dómine Iesu Christe, qui vivificatúrus occíderis; qui resurrectúrus sepelíris, dum morte mórtuos solvis, dum pœnam súperas crucifíxus: tu ad preces nostras illa qua totum páteris pietáte convérte, et nostris iam calamitátibus finem pone. Sicque réddita nobis indulgéntia miserére, ut qui adversánte grávium culpárum impressióne nos egísse sentímus, íterum ad te nos misericórdia parcénte convérsum, redeúnte quiétis statu, et meliórum rerum cómmodis potiámur.
R/. Amen.
Señor Jesucristo, que eres muerto para vivir y sepultado para resucitar, al liberar a los muertos con tu muerte y al vencer, crucificado, los suplicios; escucha nuestras preces con tu abierta piedad, poniendo ya fin a nuestras calamidades. Apiádate de nosotros, devolviéndonos tu misericordia, de forma que, si nos hemos sentido separados de ti, abrumados por nuestras graves culpas, ahora volvamos a sentirte cercano a nosotros por tu misericordia perdonadora y al recuperar el estado de paz, disfrutemos más ampliamente el bienestar que nos ofreces.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspécti sanctórum Apostolórum et Mártyrum, Confessórum atque Vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Illuminatórem diei huius te Dóminum Iesum Christum, qui nos ad sacra resurrectiónis tuæ festa perduxísti, per ipsa sacrórum sollémnium suffrágia deprecámur, ut sacrifícia hæc, quæ tibi sub sacraménto divíni Córporis offerúntur tam acceptabília tibi nostro fácias obséquio, quam sunt divíno institúta mystério. Simúlque univérsam Ecclésiam tuam sanctificatióne perfúndens, et offeréntibus remuneratiónem, et sacrificántibus véniam, et sumptúris salútem perpétuam largiáris.
R/. Amen.
A ti Señor Jesucristo, alumbrador de este día, que nos has hecho llegar a la sagrada fiesta de tu resurrección, te rogamos, por el mismo apoyo que nos presta esta sagrada solemnidad, que estos sacrificios, que te son ofrecidos bajo el sacramento de tu sagrado cuerpo, te resulten tan aceptables a través de nuestra ofrenda como determinaste al instituirlos. Y que al mismo tiempo, colmando de santidad a tu Iglesia entera, otorgues su premio a los oferentes, el perdón a los oficiantes del sacrificio y la salud perpetua a los que han de recibirlos.
R/. Amén
Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos, por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Quæsumus Unigénite Dei Fílius, ut quos redemísti sánguine sacro, pacis et caritátis munífices dono. Sicque omnes qui te veráciter resurrexísse fatémur, resúrgere post mortem non ad pœnam, sed ad glóriam mereámur.
R/. Amen.
Te rogamos, Hijo Unigénito de Dios, que dotes con el sacramento de la paz y la caridad a los que has redimido con tu preciosa sangre. Y así, todos los que confesamos la verdad de tu resurrección, después de nuestra muerte, resucitemos para la gloria y no para el castigo.
R/. Amén.
Quia tu es vera pax nostra et cáritas indisrúpta, vivis tecum et regnas cum Spíritu Sancto, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres nuestra paz verdadera, caridad indivisible; tú, que vives contigo mismo y reinas con el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

  Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est, ver æquum et salutáre est nos tibi grátias ágere, Dómine sancte Pater, ætérne omnípotens Deus, per Iesum Christum Fílium tuum. Regem sempitérnum tecúmque regnántem: qui tanta ac tália pro salúte nostra dignátus est supportáre. Iudicátus a iudæis, qui iudicatúrus est vivos ac mórtuos. Ante tribúnal præsidis stetit, cuius metuénda tribunália univérsi sunt cæli. Sputis fáciem suam passus est deliníri, qui sputo suo paulo ante apéruit óculos cæci nati. Spinis dignátus est coronári, a quo meruérunt mártyres corónis celéstibus decorári. Felle et acéto permíxto dignátus est potári, qui de petra duríssima fecit pópulum melle saturári. Láncea latus suum sustínuit penetrári, cuius gládio devícti sunt ínferi. Manus et pedes clavis dignátus est infígi, cuius manus fecérunt fábricam cæli. Depósitus de cruce vóluit sepelíri, cuius verbo conféstim suscitáti sunt mórtui.

Se ipsum pro nobis iussit offérri, ne ultra iam inrationabílium pécorum sanguis sacris altáribus funderétur. Ipse sacérdos dignátus est esse et hóstia, per quem cuncti credéntes vitam consequeréntur ætérnam.

Propter quod ei omnes Ángeli omnésque sancti non cessant clamáre, ita dicéntes:

Es digno y justo, verdaderamente equitativo y saludable, que te demos gracias, Señor, Padre santo, Dios omnipotente y eterno, por Jesucristo tu Hijo, Rey sempiterno que reina contigo, que se dignó soportar tan graves vejaciones por nuestra salvación. Fue juzgado por los judíos el que tiene que juzgar a vivos y a muertos. Compareció ante el tribunal del presidente el que tiene por terrible tribunal los cielos. Permitió que su rostro fuese ensuciado por los salivazos quien poco antes con su saliva abrió los ojos del ciego de nacimiento. Se dejó coronar de espinas el que condecora a los mártires con coronas celestiales. Quiso probar la bebida de hiel y vinagre el que de la roca dura sacó la miel para hartar al pueblo. Permitió que su costado fuera atravesado por la lanza el que sometió los infiernos al dominio de su espada. Dejó que los clavos atravesaran sus pies y sus manos que formaron la estructura del universo. Bajado de la cruz, quiso ser sepultado el que con su palabra resucita instantáneamente los muertos.

Se ofreció a sí mismo por nosotros para que en adelante nunca más se derramase sobre los altares la sangre de bestias irracionales. Quiso ser él mismo sacerdote y víctima para que por él todos los creyentes consiguieran la vida eterna.

Por eso todos los Ángeles y todos los santos no cesan de aclamarle, diciendo así:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Vere sanctus, vere benedíctus Unigénitus tuus Dóminus noster et médicus. Qui non solum ægritúdinem nostram, quam paradísi éxsules dolebámus absólvit, verum étiam mortem primi paréntis erróre contráctam, pro sua pietáte miserátus divína potestáte superávit, dum nobis et formam morum vivéndo præbuit, et peccatórum remissiónem moriéndo concéssit.

Christus Dóminus ac redémptor ætérnus.

Verdaderamente es santo, verdaderamente bendito, tu Unigénito, nuestro Señor y médico. Que no sólo nos libró de nuestra enfermedad, en la que nos debatíamos desde la expulsión del paraíso, sino que, por su divino poder, llevado de su piadosa misericordia, derrotó a la muerte que contrajimos por el error de nuestro primer padre, dándonos ejemplo en su vida de buenas costumbres y con su muerte nos concedió la remisión de los pecados.

Porque tú eres Cristo el Señor, Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Christe, qui pro nobis Deo Patri in sacrifícium es oblátus qui sánguine tuo terréna celéstibus sócians, resurrectióne tua nos doces speráre supérna: his sacrifíciis propitiátus illábere, hisque benedictúrus descénde. Sint hæc que tibi offérimus librámina ita plenitúde benedictiónis tuæ reférta, ut resurrectiónis tuæ festa celebrántibus optátam páriant medicínam.
R/. Amen.
Cristo, que por nosotros te ofreciste en sacrificio a Dios Padre y asociando por tu sangre lo terreno y lo celestial, nos enseñas por tu resurrección a esperar lo excelso; mira propicio este sacrificio y haz descender sobre él tu bendición. Queden estas ofrendas que te dedicamos tan colmados de tus bendiciones, que proporcionen la ansiada medicina a los que celebramos las fiestas de tu resurrección.
R/. Amén.
Te præstánte, sancte Dómine, quia tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Señor santo, pues creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, las bendices y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Redémptor noster et cónditor, cuius in sepúlcro caro non vidit corruptiónem, sed glorificáta surréxit Dei Patris roboráta virtúte: tu ómnia corruptiónem carnálium in nobis vúlnera propitiátus intérime: et gloriósæ castitátis cíngulo nos adstrínge, quo devíctis vitiórum carnálium incentívis. Ea quæ nos docuísti exclamémus e terris: Redentor y creador nuestro, cuya humanidad no experimentó la corrupción del sepulcro, sino que resucitó gloriosa, fortalecida por el poder de Dios Padre; sana, propicio, todas las heridas de nuestra corrupción carnal y cíñenos con el cíngulo de la castidad gloriosa, de forma que, superados los incentivos de los vicios carnales, podamos aclamar como nos enseñaste:

Inicio página

Benedictio / Bendición
Crux Dómini nostri Iesu Christi, sit sublímitas vestra.
R/. Amen.
La cruz de nuestro Señor Jesucristo sea vuestra exaltación.
R/. Amén.
Sanguis eius, máneat in vos redémptio vera.
R/. Amen.
Su sangre permanezca en vosotros como redención efectiva.
R/. Amén.
Resurréctio ipsíus, sit vobis cláritas sempitérna.
R/. Amen.
Y su resurrección sea para vosotros luz sempiterna.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia de Dios, nuestro Dios, que es bendito y vive y todo lo gobierna por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Cantus ad Accedentes / Canto de Comunión
(Sicut in Hilaria Paschæ / Como en la Alegría de la Pascua)
Mt 28,2-10
Gaudéte pópuli et lætámini.
Ángelus sedit super lápidem Dómini, ipse vobis evangelizávit.
Christus surréxit a mórtuis Salvátor mundi et replévit ómnia suavitáte.
Gaudéte pópuli et lætámini.

V/. Et accédens revólvit lápidem et sedébat super eum: erat autem aspéctus eius sicut fulgur et vestiménta eius sicut nix.
R/. Christus surréxit a mórtuis et replévit ómnia suavitáte.

V/. Nólite timére vos, scio enim Iesum qui crucifíxus est quæritis non est hic, surréxit enim sicut dixit.
R/. Christus surréxit a mórtuis et replévit ómnia suavitáte.

Alegraos, pueblos, saltad de gozo.
Un ángel del Señor se sentó encima de la piedra y trajo la buena nueva.
Ha resucitado de entre los muertos Cristo el Salvador del mundo y su olor ha inundado la tierra.
Alegraos, pueblos, saltad de gozo.

V/. Y acercándose corrió la piedra y se sentó encima: su aspecto era de relámpago y su vestido blanco como la nieve.
R/. Cristo ha resucitado de entre los muertos y su olor ha inundado la tierra.

V/. Vosotros no temáis, ya sé que buscáis a Jesús el crucificado: No está aquí. Ha resucitado, como había dicho.
R/. Cristo ha resucitado de entre los muertos y su olor ha inundado la tierra.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Explétis Dómine, in hac sancta sollemnitáte nostræ servitútis offíciis, grátias tibi laudésque deférimus dono tuæ miseratiónis adiúti. Precántes te, Deus, ut a peccátis nos ábluas et in tuis semper láudibus exsultáre concédas.
R/. Amen.
Acabados, Señor, en esta sagrada solemnidad, los oficios de nuestra servidumbre, te damos gracias y te alabamos, fortalecidos con los dones de tu misericordia. Te suplicamos, Dios, que nos purifiques de nuestros pecados y nos concedas alegrarnos siempre en tus alabanzas.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et ómnia regis per ómnia semper sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se exponen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I (pp. 482-488) y del Liber Commicus I (pp. 351-354). Los textos en español (excepto los bíblicos) son los que se utilizaron en la misa concelebrada por los Obispos de España en la Catedral Primada de Toledo el 9 de abril de 1989 (III Domingo de Pascua, Año I), con ocasión de la conmemoración del XIV centenario del Concilio III de Toledo. Los textos bíblicos están tomados de La Santa Biblia, Ed. Paulinas.

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMIV