La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa del III Domingo de Cuaresma

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe

TEMPUS QUADRAGESIMÆ
In tertio Dominico Quadragesimæ, missa de cæco nato dicenda

Tercer Domingo de Cuaresma. Misa del ciego de nacimiento (1)

Domingo III  de Cuaresma. ("La curación del ciego de nacimiento". El Greco, a. 1570)
 

En las misas feriales de todo el año y también en los domingos de Cuaresma (excepto en el primero), se omiten el «Prælegendum» y el «Gloria a Dios en el cielo» y su oración. Después de besar el altar, y llegado a la sede, el sacerdote saluda al pueblo, y a continuación se lee la primera lectura. (Ver Oferencio, Ritos Iniciales).


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Lectio sapientialis / Lectura sapiencial Prov 20,17-28
Léctio libri Proverbiórum.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro de los Proverbios.
R/. Demos gracias a Dios.
Filii: Suávis est hómini panis mendácii, et póstea implébitur os eius cálculo.
Cogitatiónes consíliis firmántur, et dispensatiónibus tractánda sunt bella.
Ei, qui revélat mystéria et calumniátur et dilátat lábia sua, ne commisceáris.

Qui maledícit patri suo et matri, exstinguétur lucérna eius in médiis ténebris.
Heréditas, ad quam festinátur in princípio, in novíssimo benedictióne carébit.
Ne dicas: «Reddam malum»; exspécta Dóminum, et liberábit te.
Abominátio est apud Dóminum pondus et pondus; statéra dolósa non est bona in óculis eius.

A Dómino dirigúntur gressus viri; quis autem hóminum intellégere potest viam suam?
Láqueus est hómini inconsúlte dícere: «Sanctum» et post vota retractáre.
Ventílat ímpios rex sápiens et incúrvat super eos rotam.
Lucérna Dómini spiráculum hóminis, quæ investígat ómnia secréta ventris.
Misericórdia et véritas custódiunt regem, et roborátur cleméntia thronus eius.

R/. Amen.

Hijos: Sabroso es al hombre el pan del fraude, pero luego se halla su boca llena de cascajo.
Da consistencia a tus proyectos con el consejo, con sabias estrategias haz la guerra.
El chismoso revela los secretos, no tengas trato con el que habla demasiado.

El que maldice a su padre y a su madre verá apagarse su lámpara entre tinieblas.
Riqueza que se adquiere muy deprisa al final será un fracaso.
No digas: «Devolveré el mal»; confía en el Señor, y él te salvará.
El Señor aborrece el doble peso, y balanza falsa no es buena.

El Señor dirige los pasos del hombre, ¿cómo puede comprender el hombre su camino?
Es un lazo para el hombre hacer a la ligera una promesa y reflexionar sólo después de haberlo prometido.
Un rey sabio acaba con los criminales y hace pasar sobre ellos la rueda.
El alma del hombre es la lámpara del Señor, escudriña todos los escondrijos de las entrañas.
La bondad y fidelidad hacen la guardia al rey, su trono está fundado en la benevolencia.

R/. Amén.

Inicio página

Lectio historica / Lectura histórica Núm 22,2-23,10
Léctio libri Númeri.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro de los Números.
R/. Demos gracias a Dios.
In illis diébus:

Videns autem Balac fílius Sephor ómnia, quæ fécerat Ísræl Amorræo, valde métuit Moab pópulum, quia multus erat. Et cum pertiméret Moab fílios Ísræl, dixit ad maióres natu Mádian: «Nunc carpet hæc congregátio omnem regiónem per circúitum, quómodo solet bos herbas campi carpére».

Balac fílius Sephor erat eo témpore rex in Moab. Misit ergo núntios ad Bálaam fílium Beor in Petor, quæ est super flumen in terra filiórum Ammáu, ut vocárent eum et dícerent: «Ecce egréssus est pópulus ex Ægýpto, qui opéruit superfíciem terræ sedens contra me. Veni ígitur et méledic pópulo huic, quia fórtior me est; si quo modo possim percútere et eícere eum de terra mea. Novi enim quod benedíctus sit, cui benedíxeris, et maledíctus, in quem maledícta congésseris».

Perrexerúntque senióres Moab et maióres natu Mádian habéntes divinatiónis prétium in mánibus. Cumque veníssent ad Bálaam et narrássent ei ómnia verba Balac, ille respóndit: «Manéte hic nocte, et respondébo quidquid mihi dixérit Dóminus».

Manéntibus illis apud Bálaam, venit Deus et ait ad eum: «Quid sibi volunt hómines isti apud te?».

Respóndit: «Balac fílius Sephor rex Moabitárum misit ad me dicens: "Ecce pópulus, qui egréssus est de Ægypto, opéruit superfíciem terræ; veni et máledic ei pro me, si quo modo possim pugnans abígere eum"».

Dixítque Deus ad Bálaam: «Noli ire cum eis neque maledícas pópulo, quia benedíctus est».

Qui mane consúrgens dixit ad príncipes: «Ite in terram vestram, quia prohíbuit me Dóminus veníre vobíscum».

Revérsi príncipes dixérunt ad Balac: «Nóluit Bálaam venire nobíscum».

Rursum ille multo plures et nobilíores, quam ante míserat, misit. Qui cum veníssent ad Bálaam, dixérunt: «Sic dicit Balac fílius Sephor: "Ne cunctéris veníre ad me; parátus sum honoráre te et, quidquid volúeris, dabo tibi. Veni et máledic pro me pópulo isti"».

Respóndit Bálaam: «Si déderit mihi Balac plenam domum suam argénti et auri, non pótero tránsgredi verbum Dómini Dei mei, ut vel plus vel minus loquar. Óbsecro, ut hic maneátis etiam hac nocte, et scire queam quid mihi rursum respóndeat Dóminus».

Venit ergo Deus ad Bálaam nocte et ait ei: «Si vocáre te venérunt hómines isti, surge et vade cum eis, ita dumtáxat, ut, quod tibi præcépero, fácias».

Surréxit Bálaam mane et, strata ásina sua, proféctus est cum eis.

Et irátus est Deus, cum proféctus esset; stetítque ángelus Dómini in via contra Bálaam, ut adversarétur ei, qui insidébat ásinæ et duos púeros habébat secum. Cérnens ásina ángelum Dómini stantem in via, evagináto gládio in manu sua, avértit se de itínere et ibat per agrum. Quam cum verberáret Bálaam et vellet ad sémitam redúcere, stetit ángelus Dómini in angústiis duárum maceriárum, quibus víneæ cingebántur. Quem videns ásina iunxit se paríeti et attrívit sedéntis pedem. At ille íterum verberábat eam; et ángelus Dómini iterum tránsiens ad locum angústum, ubi nec ad déxteram nec ad sinístram póterat deviáre, óbvius stetit. Cumque vidísset ásina stantem ángelum Dómini, cóncidit sub pédibus sedéntis; qui irátus veheméntius cædébat fuste látera eius.

Aperuítque Dóminus os ásinæ, et locúta est: «Quid feci tibi? Cur pércutis me ecce iam tértio?».

Respóndit Bálaam: «Quia illusísti mihi. Útinam habérem gládium, ut te interfícerem».

Dixit ásina: «Nonne ánimal tuum sum, cui semper sedére consuevísti usque in præséntem diem? Dic quid símile umquam fécerim tibi».

At ille ait: «Numquam».

Prótinus apéruit Dóminus óculos Bálaam, et vidit ángelum Dómini stantem in via, evagináto gládio in manu eius; adoravítque eum pronus in terram. Cui ángelus Dómini: «Cur, inquit, tértio vérberas ásinam tuam? Ego veni, ut adversárer tibi, quia pervérsa est via tua mihíque contrária.
Et videns me ásina declinávit ter a me; nisi declinásset, te occidíssem et illam vivam reliquíssem».

Dixit Bálaam: «Peccávi nésciens quod tu stares contra me in via; et nunc, si dísplicet tibi, revértar».

Ait ángelus Dómini: «Vade cum istis et cave, ne áliud, quam præcépero tibi, loquáris». Ivit ígitur cum princípibus Balac.

Quod cum audísset Balac, venísse scílicet Bálaam, egréssus est in occúrsum eius in Irmoab, quod situm est in extrémis fínibus Arnon; dixítque ad Bálaam: «Nonne misi núntios, ut vocárem te? Cur non statim venísti ad me? An quia honoráre te néqueo?».

Cui ille respóndit: «Ecce adsum; numquid loqui pótero áliud, nisi quod Deus posúerit in ore meo?».

Perrexérunt ergo simul et venérunt in Cariathusóth. Cumque occidísset Balac boves et oves, misit ad Bálaam et príncipes, qui cum eo erant.

Mane autem facto, duxit eum ad excélsa Baal et intúitus est extrémam partem pópuli. Dixítque Bálaam ad Balac: «Ædífica mihi hic septem aras et para tótidem vítulos eiusdémque númeri ariétes».

Cumque fecísset iuxta sermónem Bálaam, imposuérunt vítulum et aríetem super aram. Dixítque Bálaam ad Balac: «Sta paulísper iuxta holocáustum tuum, donec vadam, si forte occúrrat mihi Dóminus; et, quodcúmque imperáverit, loquar tibi».

Cumque abiísset in collem nudum, occúrrit illi Deus. Locutúsque ad eum Bálaam: «Septem, inquit, aras eréxit et impósui vítulum et aríetem désuper».

Dóminus autem pósuit verbum in ore eius et ait: «Revértere ad Balac et hæc loquéris».

Revérsus invénit stantem Balac iuxta holocáustum suum et omnes príncipes Moabitárum; assumptáque parábola sua, dixit:

«De Aram addúxit me Balac, rex Moabitárum de móntibus oriéntis:
"Veni, inquit, et máledic pro me Iacob; própera et detestáre Ísrael".
Quómodo maledícam, cui non maledíxit Deus?
Qua ratióne detéster, quem Dóminus non detestátur?
De summis silícibus vídeo eum et de cóllibus consídero illum: pópulus solus habitábit et inter gentes non reputábitur.
Et quis dinumeráre possit púlverem Iacob et quis numerávit arénam Ísrael?
Moriátur ánima mea morte iustórum, et fiant novíssima mea horum simília».

R/. Amen.

En aquellos días:

Balac, hijo de Sipor, vio todo lo que Israel había hecho con los amorreos, y Moab tembló de miedo ante aquel pueblo tan numeroso. Moab dijo a los ancianos de Madián: «Esta muchedumbre va a devorar ahora nuestros contornos como devora un buey la hierba del campo».

Era entonces rey de Moab Balac, hijo de Sipor, el cual envió mensajeros a Petor, junto al río Éufrates, en tierra de los amonitas, que fueron a buscar a Balaán, hijo de Beor, diciendo: «Ha salido de Egipto un pueblo que cubre toda la tierra y está ya cerca de mí. Ven, por favor, y maldice a este pueblo, que es más numeroso que yo; a ver si podemos derrotarlo y expulsarlo, pues yo sé que es bendito aquel a quien tú bendices y maldito aquel a quien tú maldices».

Los ancianos de Moab y de Madián partieron llevando consigo el precio del agüero. Llegaron a Balaán y le comunicaron las palabras de Balac. Él les dijo: «Pasad aquí la noche, y yo os responderé según lo que me diga el Señor».

Los príncipes de Moab se quedaron con Balaán. Dios se apareció a Balaán, y le dijo: «¿Quiénes son estos hombres que están contigo?».

Balaán respondió a Dios: «Balac, hijo de Sipor, rey de Moab, los ha enviado a decirme: "Ha salido de Egipto un pueblo que cubre toda la tierra. Ven, por favor, a maldecirlo para ver si puedo derrotarlo y expulsarlo"».

Dios dijo a Balaán: «Tú no irás con ellos ni maldecirás a ese pueblo, que es bendito».

Balaán se levantó de mañana y dijo a los jefes que había enviado Balac: «Partid para vuestra tierra, pues el Señor no me deja ir con vosotros».

Los jefes de Moab se levantaron, volvieron a Balac y le dijeron: «Balaán se ha negado a venir con nosotros».

Balac envió otros jefes, pero más numerosos y más respetables que los primeros. Se llegaron a Balaán y le dijeron: «Esto dice Balac, hijo de Sipor: No te niegues, por favor, a venir hasta mí, pues te colmaré de honores y haré lo que me digas. Ven y maldice a este pueblo».

Balaán les respondió: «Aunque Balac me diera su casa llena de plata y oro, yo no podría traspasar las órdenes del Señor, mi Dios, en cosa alguna, grande o pequeña; pero pasad aquí también vosotros esta noche para saber lo que vuelve a decirme el Señor».

Dios se apareció a Balaán durante la noche y le dijo: «¿No han venido estas gentes a llamarte? Levántate y vete con ellos, pero no hagas más que lo que yo te diga».

Balaán se levantó de mañana, aparejó su burra y se fue con los jefes de Moab.

Su partida encendió la cólera del Señor; y el ángel del Señor se puso delante de él, en el camino, para cerrarle el paso. Montaba Balaán su burra, y le acompañaban dos de sus criados. La burra, al ver al ángel del Señor apostado en el camino con la espada desenvainada en la mano, se salió del camino y tiró por el campo. Balaán le pegaba para hacerla volver al camino. El ángel del Señor se cruzó entonces en un camino estrecho, en medio de las viñas, con pared a un lado y a otro. La burra, al ver al ángel del Señor, pasó rozando la pared y pillando contra ella el pie de Balaán, el cual se puso a pegarle de nuevo. El ángel del Señor se adelantó y se puso otra vez en un lugar tan estrecho que no había espacio para pasar ni por un lado ni por otro. Cuando el asna vio al ángel del Señor, se tumbó debajo de Balaán, el cual, enfurecido, le pegaba con el palo.

Entonces el Señor abrió la boca de la burra, que dijo a Balaán: «¿Qué te he hecho yo para que me hayas pegado por tres veces?».

Balaán respondió a la burra: «Porque te burlas de mí. Si tuviera a mano una espada, ahora mismo te mataba».

La burra dijo a Balaán: «¿No soy tu burra, que te ha servido siempre de cabalgadura hasta hoy? ¿Te he hecho yo nunca cosa semejante?».

Él respondió: «No».

El Señor abrió los ojos de Balaán y vio al ángel del Señor apostado en el camino con la espada desenvainada en la mano. Balaán se inclinó y se postró en tierra. El ángel del Señor le dijo: «¿Por qué has pegado a tu burra por tres veces? Era yo quien te cerraba el paso, pues me disgusta tu viaje. La burra me ha visto y por tres veces se ha apartado de mí.
Gracias que se ha apartado, pues de otra manera te hubiera yo matado a ti, dejándola a ella con vida».

Balaán respondió al ángel del Señor: «¡He pecado! Yo no sabía que eras tú quien me cerraba el paso. Si la cosa te desagrada, ahora mismo me vuelvo».

El ángel del Señor dijo a Balaán: «Vete con esos hombres, pero di solamente lo que yo te mande decir». Y Balaán continuó con los jefes de Balac.

Balac supo que llegaba Balaán y salió a su encuentro hacia Ir Moab, en la frontera del Arnón, al final de la frontera. Balac dijo a Balaán: «¿No envié yo mensajeros a llamarte? ¿Por qué no viniste? ¿Creías que no podía yo tratarte con el debido honor?».

Balaán dijo a Balac: «Aquí me tienes junto a ti. ¿Podría yo ahora decir algo por mí mismo? La palabra que Dios me ponga en boca, ésa diré».

Balaán se fue con Balac y llegaron a Quiriat Jusot. Balac inmoló ganado mayor y menor, y lo envió a Balaán y a los jefes que le acompañaban.

A la mañana siguiente, Balac tomó a Balaán y le hizo subir a Bamot Baal, desde donde se veía un ala del pueblo. Balaán dijo a Balac: «Levántame aquí siete altares y prepárame siete novillos y siete carneros».

Balac hizo como le había dicho Balaán, y ambos ofrecieron un novillo y un carnero en cada uno de los altares. Balaán dijo a Balac: «Quédate aquí, junto a tu holocausto, mientras yo voy a ver si el Señor sale a mi encuentro; lo que me dé a conocer, eso te diré».

Se fue hacia un monte desnudo, y Dios se le apareció. Balaán le dijo: «He dispuesto los siete altares y he ofrecido en cada uno de ellos un novillo y un carnero».

Entonces el Señor puso su palabra en boca de Balaán, y le dijo: «Vuelve donde Balac y dile esto».

Balaán se volvió y encontró a Balac junto a su holocausto con todos los jefes de Moab. Balaán pronunció esta profecía:

«Balac me hace venir de Asiria, el rey de Moab, de los montes del este: Ven, maldíceme a Jacob, ven, amenaza a Israel.
¿Cómo podría yo maldecir, cuando Dios no maldice?
¿Cómo podría yo amenazar, cuando Dios no amenaza?
Sí, desde la cima de la roca lo veo, desde lo alto de las colinas lo contemplo.
Es un pueblo que vive aparte, que no se cuenta entre las naciones.
¿Quién podría contar el polvo de Jacob?
¿Quién sería capaz de enumerar las miríadas de Israel?
¡Tenga yo la muerte de los justos!
¡Sea mi final como el suyo!».

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 35,8a.11-12
Quam pretiósa est misericórdia tua Dómine, Deus meus. Qué precioso es tu amor, Señor, Dios mío.
V/. Áttrahe misericórdiam tuam sciéntibus te, et iustítiam tuam rectis corde.
R/. Deus meus.

V/. Ne véniat mihi pes supérbi, et manus impiórum non me commóveant.
R/. Deus meus.

V/. Guarda tu amor a los que te reconocen y haz justicia a los hombres honrados.
R/. Dios mío.

V/. No dejes que me pisotee el pie del arrogante, ni que la mano del criminal me alcance.
R/. Dios mío.

Inicio página

Apostolus / Apóstol 1Jn 1,5-9
Epístola Ioánnis apóstoli prima.
R/. Deo grátias.
Primera carta del Apóstol san Juan.
R/. Demos gracias a Dios.
Caríssimi:

Hæc est annuntiátio, quam audívimus ab eo et annuntiámus vobis, quóniam Deus lux est, et ténebræ in eo non sunt ullæ.

Si dixérimus quóniam communiónem habémus cum eo, et in ténebris ambulámus, mentímur et non fácimus veritátem; si autem in luce ambulémus, sicut ipse est in luce, communiónem habémus ad ínvicem, et sanguis Iesu Fílii eius mundat nos ab omni peccáto.

Si dixérimus quóniam peccátum non habémus, nosmetípsos sedúcimus, et véritas in nobis non est. Si confiteámur peccáta nostra, fidélis est et iustus, ut remíttat nobis peccáta et emúndet nos ab omni iniustítia.

R/. Amen.

Queridos hermanos:

Éste es el mensaje que le hemos oído a él y os anunciamos a vosotros: Dios es luz, y en él no hay tinieblas.

Si decimos que estamos unidos a él y andamos en tinieblas, mentimos y no practicamos la verdad; pero si andamos en la luz, como él está en la luz, entonces estamos unidos unos con otros, y la sangre de Jesús, su Hijo, nos purifica de todo pecado.

Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y no decimos la verdad. Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es justo y fiel, nos perdona nuestros pecados y nos purifica de toda injusticia.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Jn 9,1-38
Léctio Sancti Evangélii secúndum Ioánnem.
R/. Glória tibi Dómine.
Lectura del Santo Evangelio según san Juan.
R/. Gloria a ti, Señor.
In illo témpore:

Dóminus noster Iesus Christus cum exíret de templo vidit hóminem cæcum a nativitáte. Et interrogavérunt eum discípuli sui dicéntes: «Rabbi, quis peccávit, hic aut paréntes eius, ut cæcus nascerétur?».

Respóndit Iesus: «Neque hic peccávit neque paréntes eius, sed ut manifesténtur ópera Dei in illo. Nos opórtet operári ópera eius, qui misit me, donec dies est; venit nox, quando nemo potest operári. Quámdiu in mundo sum, lux sum mundi».

Hæc cum dixísset, éxspuit in terram et fecit lutum ex sputo et linívit lutum super óculos eius et dixit ei: «Vade, lava in natatória Síloæ», quod interpretátur Missus. Ábiit ergo et lavit et venit videns.

Ítaque vicíni et, qui vidébant eum prius quia mendícus erat, dicébant: «Nonne hic est, qui sedébat et mendicábat?»; álii dicébant: «Hic est»; álii dicébant: «Nequáquam, sed símilis est eius». Ille dicébat: «Ego sum». Dicébant ergo ei: «Quómodo ígitur apérti sunt óculi tibi?». Respóndit ille: «Homo, qui dícitur Iesus, lutum fecit et unxit óculos meos et dixit mihi: "Vade ad Síloam et lava". Ábii ergo et lavi et vidi».

Et dixérunt ei: «Ubi est ille?». Ait: «Néscio».

Addúcunt eum ad pharisæos, qui cæcus fúerat. Erat autem sábbatum, in qua die lutum fecit Iesus et apéruit óculos eius. Íterum ergo interrogábant et eum pharisæi quómodo vidísset. Ille autem dixit eis: «Lutum pósuit super óculos meos, et lavi et vídeo».

Dicébant ergo ex pharisæis quidam: «Non est hic homo a Deo, quia sábbatum non custódit»; álii autem dicébant: «Quómodo potest homo peccátor hæc signa fácere?». Et schisma erat in eis. Dicunt ergo cæco íterum: «Tu quid dicis de eo quia áperuit óculos tuos?». Ille autem dixit: «Propheta est».

Non credidérunt ergo Iudæi de illo quia cæcus fuísset et vidísset, donec vocavérunt paréntes eius, qui víderat. Et interrogavérunt eos dicéntes: «Hic est fílius vester, quem vos dícitis quia cæcus natus est? Quómodo ergo nunc videt?».

Respondérunt ergo paréntes eius et dixérunt: «Scimus quia hic est fílius noster et quia cæcus natus est. Quómodo autem nunc vídeat néscimus, aut quis eius apéruit óculos nos néscimus; ipsum interrógate. Ætátem habet; ipse de se loquétur».

Hæc dixérunt paréntes eius, quia timébant Iudæos; iam enim conspiráverant Iudæi, ut, si quis eum confiterétur Christum, extra synagógam fíeret. Proptérea paréntes eius dixérunt: «Ætátem habet; ipsum interrógate».

Vocavérunt ergo rursum hóminem, qui fúerat cæcus, et dixérunt ei: «Da glóriam Deo. Nos scimus quia hic homo peccátor est».

Respóndit ergo ille: «Si peccátor est néscio; unum scio quia, cæcus cum essem, modo vídeo».

Dixérunt ergo illi: «Quid fecit tibi? Quómodo apéruit óculos tuos?».

Respóndit eis: «Dixi vobis iam, et non audístis; quid íterum vultis audíre? Numquid et vos vultis discípuli eius fíeri?».

Et maledixérunt ei et dixérunt: «Tu discípulus illíus es, nos autem Móysis discípuli sumus. Nos scimus quia Móysi locútus est Deus; hunc autem nescímus unde sit».

Respóndit homo et dixit eis: «In hoc enim mirábile est, quia vos nescítis unde sit, et apéruit óculos meos. Scimus quia peccótores Deus non audit; sed, si quis Dei cultor est et voluntátem eius facit, hunc exáudit. A sæculo non est audítum quia apéruit quis óculos cæci nati; nisi esset hic a Deo, non póterat fácere quidquam».

Respondérunt et dixérunt ei: «In peccátis tu natus es totus et tu doces nos?». Et eiecérunt eum foras.

Audívit Iesus quia eiecérunt eum foras et, cum invenísset eum, dixit ei: «Tu credis in Fílium hóminis?».

Respóndit ille et dixit: «Et quis est, Dómine, ut credam in eum?».

Dixit ei Iesus: «Et vidísti eum; et, qui lóquitur tecum, ipse est».

At ille ait: «Credo, Dómine»; et adorávit eum.

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Nuestro Señor Jesucristo al salir del templo, vio a un hombre ciego de nacimiento. Sus discípulos le preguntaron: «Maestro, ¿quién pecó, éste o sus padres, para que naciera ciego?».

Jesús respondió: «Ni éste ni sus padres. Nació ciego para que resplandezca en él el poder de Dios. Debemos hacer las obras del que me envió mientras es de día. Cuando viene la noche nadie puede trabajar. Mientras estoy en el mundo, soy la luz del mundo».

Dicho esto, escupió en tierra e hizo lodo con la saliva, le untó con ello los ojos y le dijo: «Ve a lavarte en la piscina de Siloé» (que significa enviado). Fue, se lavó y volvió con vista.

Entonces los vecinos y los que solían verlo pidiendo limosna decían: «¿No es éste el que se sentaba a pedir?». Unos decían: «Es éste». Y otros: «No, es uno que se le parece». Pero él decía: «Soy yo». Y le preguntaban: «Pues, ¿cómo se te han abierto los ojos?». Él contestó: «Ese hombre que se llama Jesús hizo lodo, me untó con ello los ojos y me dijo: Ve a lavarte a Siloé. Fui, me lavé y vi».

Y le preguntaron: «¿Dónde está ése?». Contestó: «No lo sé».

Llevaron a los fariseos al que antes había sido ciego, pues era sábado el día en que Jesús había hecho lodo y abierto sus ojos. Los fariseos, a su vez, le preguntaron cómo había obtenido la vista. Él les dijo: «Me puso lodo en los ojos, me lavé y veo».

Algunos fariseos dijeron: «Ése no puede ser un hombre de Dios, pues no guarda el sábado». Otros decían: «¿Cómo puede hacer tales milagros un hombre pecador?». Estaban divididos. Preguntaron de nuevo al ciego: «A ti te ha abierto los ojos: ¿qué piensas de él?». Él contestó: «Que es un profeta».

Los judíos no podían creer que hubiera sido ciego y ahora viese, hasta que llamaron a sus padres y les preguntaron: «¿Es éste vuestro hijo, del que decís que nació ciego? ¿Cómo es que ahora ve?».

Los padres contestaron: «Sabemos que éste es nuestro hijo y que nació ciego. Cómo ve ahora, no lo sabemos; ignoramos quién abrió sus ojos. Preguntádselo a él; ya es mayor y os puede responder».

Sus padres hablaron así por miedo a los judíos, que habían decidido expulsar de la sinagoga al que reconociera que Jesús era el mesías. Por eso los padres dijeron: «Ya es mayor y os puede responder; preguntádselo a él».

Llamaron otra vez al que había sido ciego, y le dijeron: «Di la verdad ante Dios; nosotros sabemos que este hombre es pecador».

Él respondió: «No sé si es pecador o no; sólo sé que yo era ciego y ahora veo».

Le preguntaron: «¿Qué te hizo? ¿Cómo te abrió los ojos?».

Respondió: «Ya os lo he dicho y no me habéis hecho caso. ¿Por qué queréis oírlo otra vez? ¿Queréis también vosotros haceros sus discípulos?».

Ellos le insultaron diciendo: «Tú eres su discípulo; nosotros lo somos de Moisés. Nosotros sabemos que a Moisés le habló Dios. Pero de éste no sabemos ni de dónde es».

Él les contestó: «Es curioso: Vosotros no sabéis ni de dónde es, y él me ha abierto los ojos. Sabemos que Dios no escucha a los pecadores, sino al que le es fiel y hace su voluntad. Jamás se ha oído decir que alguien haya abierto los ojos a un ciego de nacimiento. Si él no fuera de Dios, no podría hacer nada».

Le respondieron: «Todo tú eres pecado desde que naciste, y ¿nos enseñas a nosotros?». Y lo expulsaron de la sinagoga.

Jesús oyó que lo habían expulsado; fue a buscarlo y le dijo: «¿Tú crees en el hijo del Hombre?».

Él le respondió: «¿Y quién es, Señor, para que crea en él?».

Jesús le dijo: «Lo estás viendo; es el que habla contigo».

Respondió: «Creo, Señor». Y se puso de rodillas ante él.

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sal 104,1a.4
Confitémini Dómino et invocáte nomen eius. Dad gracias al Señor e invocad su nombre.
V/. Quærite Dóminum et confortámini, quærite fáciem eius semper.
R/. Et invocáte nomen eius.
V/. Recurrid al Señor y a su poder, buscad siempre su rostro.
R/.
E invocad su nombre.

 


Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio Sal 50,19-21a
Sacrifícium Deo spíritus contribulátus, cor contrítum et humiliátum Deus non déspicit. El sacrificio que Dios quiere es un espíritu contrito, un corazón contrito y humillado, tú, oh Dios, no lo desprecias.
V/. Bénefac, Dómine, in bona voluntáte tua Sion, ut ædificéntur muri Ierúsalem.
R/. Cor contrítum et humiliátum Deus non déspicit.

V/. Acceptábis sacrifícium iustítiæ, oblatiónes et holocáusta.
R/. Cor contrítum et humiliátum Deus non déspicit.

V/. Sé propicio a Sión en tu benevolencia, reconstruye las murallas de Jerusalén.
R/. Un corazón contrito y humillado, tú, oh Dios, no lo desprecias.

V/. Entonces aceptarás los sacrificios justos -holocaustos y ofrendas perfectas-
R/. Un corazón contrito y humillado, tú, oh Dios, no lo desprecias.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal

Erigámus, quæso, dilectíssimi fratres, corda nostra ad consideránda divini Mystérii sacraménta. Léctio étenim sancti Evangélii, quæ hodiérna die ad audiéndum vos fecit esse devótos effíciat étiam æternitátis frúctibus opuléntos.
Et sicut audítu eam, fide íntegra percepístis, ita quoque fidéli devotióne quiddam in illa mýsticum requirátis.

Ea quippe, quæ fecit Dóminus noster Iesus Christus obstupénda atque miránda, et ópera fuérunt et signa: quia et operátio éxstitit in virtúte, et signum in visióne.
Si ergo quod signíficet hoc quod factum est cogitémus, omne genus humánum signíficat iste cæcus. Hanc enim piáculi cæcitátem transdúctam dúcimus ex hómine primo: de quo non solum oríginem tráhimus natiónis, sed et pondus iniquitátis.

Ideóque si ex illo lumen amísimus, quod nostro ex mérito in nobis reparáre non póssumus, ecce adest Iesus ultróneus ad sanándum, qui cor contrítum exspéctat et humiliátum, qui lacrimántibus dare promíttit ætérnæ consolatiónis remédium.

Deferámus nos ei vota, mundémus corda, proferámus suspíria. Offerámus Deo víctimam mundam: lácrimis pedes eius rigémus, et cum intérnis ei rugítibus supplicémus, ut iam áuferat a nobis ténebras nostri cordis, et ita in nobis firmet vim suæ dilectiónis, ne ullátenus ad lapsus própriæ cæcitátis.
R/.
Amen.

Hermanos queridos, elevemos, os ruego, los corazones a considerar los arcanos del divino Misterio. Que la lectura del santo Evangelio, que os hizo hoy escuchar atentos, os haga también ricos en frutos de eternidad.
Y así como escuchasteis aquélla con fe íntegra, indaguéis igualmente con fiel devoción el núcleo misterioso en ella contenido.

Porque la obra estupenda y maravillosa que hizo nuestro Señor Jesucristo fue un milagro y un signo; pues el milagro estuvo en el poder y el signo en ver.
De ahí que si reflexionamos qué pudo significar eso que se hizo, resulta que el ciego representa a todo el género humano; ya que nosotros arrastramos esa ceguera de expiación heredada del primer hombre, del que no sólo se deriva el origen de la especie, sino también el lastre de la iniquidad.

Y así, si desde aquél perdimos la luz que ya no podemos restituir en nosotros por merecimientos propios, he aquí que Jesús se hace el encontradizo para sanarnos: Él que aguarda al corazón contrito y humillado y promete dar a los que lloran el remedio de un eterno consuelo.

Llevémosle nuestros votos, purifiquemos el corazón, exhalemos suspiros. Ofrezcamos a Dios una víctima pura; reguemos sus pies con lágrimas y roguemos con interno clamor que aleje de nosotros las tinieblas de nuestro corazón, y de tal manera afirme la fuerza de su amor en nosotros, que nunca reincidamos en las caídas de la propia ceguera.
R/.
Amén.

Per grátiam pietátis suæ, qui in Trinitáte, unus Deus, vivit et regnat in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por gracia de su piedad que en la Trinidad es un solo Dios que vive y reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos

Deus, humanárum méntium lux ætérna, tu, patérnis iniquitátibus obscurátos illúmina, ut restáuret gratuíta grátia, quidquid pérdidit vitiáta natúra: ut qui in nobis aliquándo ténebræ fúimus, in te semper lúcidi esse póssimus.

Nulla nobis ámplius delictórum nébula dominétur; nulla nox iniquitátis te in nobis iúgiter lucénte, nascátur. Esto fámulis tuis perpétuus dies: in quo ambulántes non errémus ultérius, sed proficiámus in mélius, viam Christi tui dilatáto corde curréntes, et vestígia Salvatóris, cum eo qui cæcus natus est amplecténtes.

Hæc est enim víctima salutáris, hæc oblátio sacrifícii singuláris: adoráre Unigénitum tuum in veritáte nostri córporis natum, et, spreta sinagóga malignántium, cognoscére te in géntibus exaltátum.
R/.
Amen.

Dios, luz eterna del entendimiento humano, ilumina a los que estamos en tinieblas por el pecado de nuestros progenitores: restaure la gracia otorgada lo que perdió la naturaleza viciada; y así los que en algún tiempo hemos sido tinieblas en nosotros mismos, podamos en ti quedar iluminados para siempre.

Ninguna niebla pecaminosa nos domine en adelante, ninguna noche de iniquidad pueda nacer en nosotros cuando tú nos iluminas constantemente con tu luz. Seas para tus siervos día perpetuo, que nos permita andar sin peligro de incurrir en el error, y adelantar por el buen camino, corriendo sin fatiga por el camino de tu Ungido, siguiendo las huellas del Salvador, como el ciego de nacimiento.

Ésta es ciertamente la víctima de salvación, ésta la ofrenda del sacrificio único: adorar a tu Unigénito, nacido verdaderamente en un cuerpo como el nuestro, y, despreciando la sinagoga de los tergiversadores, reconocerte exaltado entre las gentes.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum apostolórum et mártyrum, confessórum atque vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos

O Iesu, redémptor humáni géneris, restaurátor ætérnæ lucis: præsta nobis fámulis tuis, ut sicut ablúti sumus origináli peccáto per tinctiónem baptismátis, cuius significatiónem hábuit piscína illa quæ óculis lumen præstitit cæcis, ita quoque nos secúndo lacrimárum baptísmate purífices a delíctis; sicque mereámur præcónes éffici laudis tuæ, sicut cæcus ille annuntiátor factus est grátiæ. Et sicut ille ad confiténdum te, verum Deum, adimplétus est fide; ita nos quoque repleámur boni óperis confessióne.

Atque tanta excelléntia pietátis occúrras, te invocántibus, pius, ut per hæc libámina quæ tibi offérimus, et vivi obtineámus remédium salutáre, et defúncti percípere mereántur ætérnum gáudium sine fine.
R/.
Amen.

Oh Jesús, redentor del género humano, renovador de la eterna luz, concede a tus siervos que, igual que fuimos lavados del pecado original por el baño del bautismo, de lo que fue signo aquella piscina que dio a los ciegos la luz, así también nos limpies de los delitos con el segundo bautismo de las lágrimas; y merezcamos hacernos pregoneros de tu alabanza lo mismo que el ciego aquel se hizo heraldo de la gracia. Y, como estuvo lleno de fe para confesarte a ti Dios verdadero, así también nos llenemos nosotros con la confesión de buenas obras.

Oh piadoso, con tan excelente piedad sal al encuentro de los que te invocan; que, mediante estos dones que te ofrecemos, obtengamos los vivos un remedio saludable y merezcan alcanzar los difuntos una felicidad eterna, sin fin.
R/. Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Deus, qui tanta pace et dilectióne hunc mundum dilexísti, ut per Unigénitum Fílium tuum, cuncta terréstria cæléstibus sociáres miseratióne gratuíta, quæ cæcitáte primi hóminis, facta fúerant inter se dissidéntia: da nobis, ut qui obscuritáte nostrórum críminum a próximi dilectióne avértimur, te in nobis perpetuáliter lucénte, ita in Nóminis tui dulcédine solidémur, quátenus et amícos in te, et inimícos propter te, ætérnæ dilectiónis vínculo amplectámur.
R/.
Amen.

Oh Dios que has amado a este mundo con una paz y amor tan grandes que, por mediación de tu Hijo unigénito, hermanaste con gratuita misericordia a todos los seres terrestres y celestiales, los que por la ceguedad del primer hombre se hallaban mutuamente enemistados: concédenos que cuantos nos vemos separados del amor fraterno por la tiniebla de nuestros pecados, brillando siempre tú en nosotros, nos podamos afirmar en la dulzura de tu Nombre hasta abrazar con el lazo de un amor perpetuo a los amigos en ti y a los enemigos por ti.
R/.
Amén.

Per te, qui es vera pax nostra et perpétua cáritas, Deus noster, et regnas in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por ti, Dios nuestro, que eres la paz verdadera y la caridad perpetua y reinas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

 Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est nos tibi grátias ágere, Dómine sancte Pater, ætérne omnipótens Deus, per Iesum Christum Fílium tuum Dóminum nostrum.

Qui illuminatióne suæ fídei ténebras éxpulit mundi, et fecit fílios esse grátiæ, qui tenebrántur sub legis iusta damnatióne. Qui ita in iudícium in hoc mundo venit, ut non vidéntes vidérent, et vidéntes cæci essent: quáliter et hii, qui in se ténebras confitebántur errórum, percíperent lumen ætérnum, per quod carérent ténebris delictórum; et hii, qui de méritis suis arrogántes lumen in semetípsis habére iustítiæ extimábant, in se ípsis mérito tenebréscerent. qui eláti supérbia sua et de iustítia confísi própria, ad sanándum, Médicum non quærébant. Per Iesum enim, qui se óstium esse dixit, ad Patrem póterant introíre: sed quia de méritis eleváti sunt ímprobe, in sua remansérunt nihilóminus cæcitáte.

Proínde húmiles nos veniéntes, nec de méritis presuméntes aperímus ante altére tuum, sanctíssime Pater, vulnus próprium, ténebras nostrórum fatémur errórum, consciéntiæ nostræ aperímus arcánum. Inveniámus, quæsumus Dómine, in vúlnere medicínam, in ténebris lucem ætérnam, innocéntiæ puritátem in consciéntia. Cérnere étenim totis víribus vólumus fáciem tuam; sed impedímur cæcitáti ténebra consuéta. Cælos aspícere cúpimus, nec valémus; dum cæcáti ténebris peccatórum, nec hos pro sancta vita atténdimus, qui propter excelléntiam vitæ, cæli nómine nuncupáti sunt.

Occúrre ígitur Iesu nobis in templo tuo orántibus, et cura omnes in hac die, qui in virtútibus faciéndis noluísti sábbatum custodíre. Ecce nunc ante glóriam Nóminis tui aperímus vúlnera nostra. Tu appóne nostris infirmitátibus medicínam: succúrre nobis, ut promisísti, precántibus qui ex níhilo fecísti quod sumus. Fac collírium et tange óculos nostri cordis et córporis, neutríque labéntur in tenebrárum erróribus consuétis. Ecce pedes tuos rigámus flétibus, non nos abiícias humiliátos, o Iesu bone, a vestígiis tuis, qui húmilis venísti in terris.

Audi iam nostrórum ómnium precem, ut evéllens nostrórum críminum cæcitátem, videámus glóriam faciéi tuæ in illa pacis ætérne beatitúdineproclamántes atque ita dicéntes:

Es digno y justo que te demos gracias, Señor Padre santo, eterno y omnipotente Dios, por Jesucristo tu Hijo Señor nuestro.

El cual vino a juzgar a este mundo, de modo que vieran los ciegos y los videntes quedaran cegados: para que cuantos confesaban en sí mismos las tinieblas del error percibieran la eterna luz por la que fuesen liberados de la oscuridad del pecado, y los que, engreídos de sus propios méritos, creían tener en sí la luz de la justicia, quedasen con razón a oscuras en su interior; esos que, hinchados en su soberbia y confiados en su justicia, no buscaban al Médico que los sanase. Por medio de Jesús, quien afirmó ser la puerta, podrían entrar hasta el Padre; mas, habiéndose envanecido malamente de sus merecimientos, se quedaron, por el contrario, en la ceguera.

Por tanto, llegándonos humildes y sin presumir de nuestros méritos, manifestamos ante tu altar, oh Padre santísimo, la llaga propia, confesamos las tinieblas de nuestro pecado y descubrimos el secreto de nuestra conciencia. Te pedimos, Señor, que hallemos en la llaga la medicina, en las tinieblas la luz y la inocente pureza en la conciencia. Pues deseamos con todas nuestras fuerzas contemplar tu rostro, lo que nos impide la habitual ceguera tenebrosa del corazón. Deseamos contemplar el Cielo, mas no podemos; siendo así que, cegados por la noche del pecado, ni siquiera atendemos por su santa vida a quienes por su excelencia fueron denominados cielos.

Sal, pues, Jesús, a nuestro encuentro orando en el templo y guarda a todos en este día tú, que al hacer los milagros no quisiste guardar el sábado. Henos aquí descubriendo ahora nuestras heridas ante la gloria de tu Nombre. Aplica el remedio a nuestras enfermedades; socórrenos cuando rezamos, según nos prometiste, tú que nos hiciste ser desde la nada. Haz colirio y toca los ojos de nuestro corazón y de nuestro cuerpo, y que nadie recaiga en los habituales errores tenebrosos. Ve aquí que regamos con lágrimas tus pies, oh buen Jesús; no nos apartes de tu vera así humillados tú que viniste tan humilde a la Tierra.

Escucha ya la plegaria de todos nosotros para que, eliminando la ceguera de nuestros delitos, contemplemos la gloria de tu rostro en aquella beatitud de la paz eterna, proclamando y diciendo:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Vere sanctus, vere dies sempitérnus, vere lúcifer verus, Dóminus noster Iesus Christus Fílius tuus.

Qui sic luce divinitátis suæ cláruit mundo, ut eum tenebrárum eríperet dominátu, et nos, qui aliquándo erámus ténebræ, efficerémur in eo verum lumen: quáliter eum cognoscerémur per illuminatiónem fídei suæ, qui pro nobis ómnibus ánimam suam trádidit usque ad mortem.

Christus Dóminus ac Redémptor ætérnus.

Es realmente santo, realmente un día eterno y ciertamente un lucero genuino nuestro Señor Jesucristo tu Hijo.

Quien de tal modo iluminó al mundo con la luz de su divinidad que le libró del dominio de las tinieblas, y para que nosotros, que antaño fuimos tiniebla, fuésemos hechos verdadera luz en él: de manera tal que conociéramos por la luz de la fe al que entregó por todos nosotros su vida hasta la muerte.

Cristo Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación

Tange quæsumus, Iesu Fílius Dei, ténebras cordis nostri dígitis tuis, ut te in nobis lucénte, peccatórum eluámur a ténebris: quáliter ea quæ tibi offérimus, luce perlústres ætérnæ sanctificatiónis, et nos ita mundes a vitiórum illécebris, ut sanctificáti percípere mereámur Eucharistíam córporis et sánguinis tui in viscéribus nostris.
R/.
Amen.

Oh Jesús, Hijo de Dios, te rogamos que tientes con tus dedos la tiniebla de nuestro corazón para que, resplandeciendo tú en nosotros, seamos purificados de la noche del pecado, de modo que esclarezcas con la luz de la eterna santidad lo que ofrecemos y a nosotros nos limpies de tal modo de las manchas de los vicios que, santificados, merezcamos recibir en nuestro pecho la eucaristía de tu cuerpo y de tu sangre.
R/.
Amén.
Te præstánte, Christe Deus noster, qui es redémptio animárum nostrárum et réquies ómnium fidélium defunctórum, qui regnas cum Deo Patre et cum Spíritu Sancto in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Cristo Dios nuestro, tú que eres la redención de nuestras almas y el descanso de todos los fieles difuntos y reinas con Dios Padre y con el Espíritu Santo por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Cantus ad Confractionem / Canto de la Fracción Sal 103,27-28.31
Tu, Dómine, da escam nobis in témpore opportúno, áperi manum tuam et imple omnem ánimam benedictióne. Danos, Señor, la comida a su tiempo, abre tu mano, y sacia nuestras almas con tus bendiciones.
V/. Sit glória Dómini in sæculum; lætétur Dóminus in opéribus suis.
R/. Áperi manum tuam et imple omnem ánimam benedictióne.
V/. La gloria del Señor es eterna, el Señor se complace en sus obras.
R/. Abre tu mano, y sacia nuestras almas con tus bendiciones.
Hic cantus dicitur cotidie usque ad mediam Quadragesimam, id est, usque ad quartum dominicum. Este canto se dice diariamente durante la primera parte de la Cuaresma, esto es, hasta el cuarto domingo.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Iesu præcéptor, occúrre nobis ambulántibus viam, cupiéntibus perveníre ad Patriam: ut, præcedénte luce tua, ambulémus in viam rectam, nec oberrémus in ténebram istíus noctis horréndam, te in nobis relucénte, qui es via, véritas et vita.

Da ígitur nobis, ut sicut cæcus ille per confessiónem veræ credulitátis obtínuit donum indúltæ salútis; ita nos adipiscámur in tuis verbis efféctum piæ petitiónis, cum ea, quæ nos docuísti proclamavérimus e terris:

Jesús maestro, sal a nuestro encuentro cuando vamos andando por el camino, ansiosos de llegar a la patria; para que precedidos de tu luz, caminemos por la senda recta y no nos desviemos a la horrorosa tiniebla que es la noche de este mundo, pues nos alumbras tú que eres el camino, la verdad y la vida.

Concédenos, pues, que como aquel ciego obtuvo la gracia de la salvación por la confesión de la verdadera fe, así nosotros encontremos en tus palabras el cumplimiento de lo que piadosamente pedimos, al proclamar desde esta tierra la oración que tú nos enseñaste:

Inicio página

Benedictio / Bendición
Omnípotens Iesus Christus Dóminus, qui virtúte poténtiæ suæ cæcis óculis præstitit medicínam, ipse óculos vestros ab omni vanitáte avértat.
R/. Amen.
Jesucristo, el Señor omnipotente, que con su poder aplicó la medicina a los ojos ciegos, aparte vuestros ojos de toda vanidad.
R/. Amén.
Et qui illi præstitit se in veritáte cognóscere, ipse corda vestra in sui Nóminis dilectióne confírmet.
R/. Amen.
Él, que concedió al ciego que pudiera conocerle en verdad, confirme vuestros corazones en el amor de su nombre.
R/. Amén.
Quique se per hoc miráculum osténdit mirábilem pópulis, ipse vos ita dono ímpleat sanctæ virtútis, quáliter ad ætérnam vitam sine mácula perveníre possítis.
R/. Amen.
Él, que por este milagro llenó de admiración a aquellas gentes os colme a vosotros con el don de su santo poder, para que podáis llegar sin mancha a la vida eterna.
R/. Amén.
Per misericórdiam ipsíus Dei nostri, qui est benedíctus et vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y todo lo gobierna, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Cantus ad Accedentes / Canto de Comunión Jn 6,53b; 6,35b; 8,12b.51; 10,9.15
Amen dico vobis: si manducavéritis carnem Fílii hóminis, et bibéritis eius sánguinem, habébitis vitam in vobis. Qui venit ad me non esúriet, et qui credit in me non sítiet unquam. Os aseguro que si no coméis la carne del hijo del hombre y no bebéis su sangre no tendréis vida en vosotros. El que viene a mí no tendrá hambre y el que cree en mí no tendrá sed jamás.
V/. Ego sum lux mundi, qui séquitur me non ámbulat in ténebris, sed habébit lumen vitæ.
R/. Qui venit ad me non esúriet, et qui credit in me non sítiet unquam.

V/. Amen dico vobis: si quis sermónem meum serváverit, mortem non vidébit in ætérnum.
R/. Qui venit ad me non esúriet, et qui credit in me non sítiet unquam.

V/. Ego sum ostium; per me si quis introíerit salvábitur; et ingrediétur et regrediétur, et páscua invéniet.
R/. Qui venit ad me non esúriet, et qui credit in me non sítiet unquam.

V/. Sicut novit me Pater, et ego agnósco Patrem, et ánimam meam ponam pro óvibus meis.
R/. Qui venit ad me non esúriet, et qui credit in me non sítiet unquam.

V/. Yo soy la luz del mundo. El que me siga no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.
R/. El que viene a mí no tendrá hambre y el que cree en mí no tendrá sed jamás.

V/. Os aseguro que el que guarda mi palabra nunca morirá.
R/. El que viene a mí no tendrá hambre y el que cree en mí no tendrá sed jamás.

V/. Yo soy la puerta, el que entra por mí se salvará; entrará y saldrá y encontrará pastos.
R/. El que viene a mí no tendrá hambre y el que cree en mí no tendrá sed jamás.

V/. Igual que mi Padre me conoce a mí, y yo conozco al Padre; yo doy mi vida por mis ovejas.
R/. El que viene a mí no tendrá hambre y el que cree en mí no tendrá sed jamás.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Reple, Dómine, cor nostrum lætítia, qui nobis dare dignátus es sacri córporis tui Eucharistíam; ut qui escárum perceptióne refícimur, spirituálibus benefíciis adimpléri felíciter mereámur.
R/.
Amen.
Colma, Señor, de alegría nuestros corazones, ya que te has dignado darnos la Eucaristía de tu sagrado Cuerpo; de forma que así como somos reconfortados por la recepción de los alimentos, merezcamos también saciarnos de felicidad con tus dones espirituales.
R/.
Amén.
Per grátiam pietátis tuæ, Deus noster, qui vivis et cuncta domináris in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por la gracia de tu amor, Dios nuestro, que vives y lo señoreas todo por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se exponen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I (pp. 219-225) y del Liber Commicus I (pp. 129-135). Los textos bíblicos en español están tomados de La Santa Biblia, edición San Pablo.

Para la traducción de las oraciones oratio admonitionis, post nomina, ad pacem, illatio, post sanctus y post pridie recurrimos a la versión castellana de Colomina Torner, Jaime, La Fe de nuestros padres. Temas de fe y vida cristiana en la misa hispanomozárabe, Instituto de Estudios Visigótico Mozárabe, Toledo 2000, pp. 58, 60, 133, 135 y 139. Alia, ad orationem Dominicam y benedictio tomadas de lexorandies.blogspot.com.es/2013/03/domingo-iii-de-cuaresma.html (03/03/2013) y completuria del Oferencio.

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMVIII-MMXIII