La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Lecturas del Común de difuntos. De un difunto I

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


 

LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Prophetia / Profecía Job 7,1-6; 14,5-15
Léctio libri Iob.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro de Job.
R/. Demos gracias a Dios.
In diébus illis:
Locútus est Iob dicens:

Nonne milítia est vita hóminis super terram, et sicut dies mercennárii dies eius? Sicut servus desíderat umbram, et sicut mercennárius præstolátur mercédem suam, sic et ego hábui menses vácuos et noctes laboriósas enumerávi mihi.

Si dormíero, dicam: Quando consúrgam? Et rursum exspectábo vésperam et replébor dolóribus usque crepúsculum. Indúta est caro mea putrédine et sórdibus púlveris; cutis mea scínditur et díffluit. Dies mei velócius transiérunt quam navícula texéntis et consúmpti sunt deficiénte filo.

Si statúti dies hóminis sunt, et númerus ménsium eius apud te est, et constitúti sunt términi eius, quos non præteríbit, avérte óculos tuos ab eo, ut quiéscat, donec solvat, sicut mercennárius, dies suos. Nam lignum habet spem; si præcísum fúerit, rursum viréscet, et rami eius non defícient. Si senúerit in terra radix eius, et in púlvere emórtuus fúerit truncus illíus, ad odórem aquæ germinábit et fáciet comam quasi novéllæ.

Homo vero cum mórtuus fúerit et debilitátur, éxspirat homo et, ubi, quæso, est? Recédent aquæ de mari, et flúvius vacuefáctus aréscet; sic homo, cum dormíerit, non resúrget: donec atterátur cælum, non evigilábit nec consúrget de somno suo.

Quis mihi hoc tríbuat, ut in inférno séponas me et abscóndas me, donec pertránseat furor tuus,
et constítuas mihi tempus, in quo recordéris mei? Putásne mórtuus homo rursum vivat? Cunctis diébus, quibus nunc mílito, exspectárem, donec véniat immutátio mea. Vocáres me, et ego respónderem tibi; opus mánuum tuárum requíreres.

R/. Amen.

En aquellos días:
Habló Job diciendo:

¿No es un servicio la vida del hombre en la tierra? ¿No son sus días, días de jornalero? Como el esclavo suspira por la sombra, como obrero que espera su salario, así meses de aflicción me han caído en herencia, me han tocado noches de dolor.

Al acostarme, digo: «¿Cuándo llegará el día?». Y al levantarme: «¿Cuándo será de noche?». Y, presa de zozobras, doy vueltas hasta el crepúsculo. Mi carne está cubierta de gusanos y de costras terrosas, se agrieta y se cae a pedazos mi piel. Mis días huyen más raudos que la lanzadera; se esfuman sin ninguna esperanza.

Puesto que están contados ya sus días, si por ti está fijada la cuenta de sus meses, si has señalado un límite que no podrá cruzar, aparta de él tus ojos, déjale, como un mercenario, que acabe su jornada. Una esperanza hay para el árbol: si es cortado, aún puede germinar, y sus renuevos no dejan de crecer. Aunque haya envejecido su raíz en la tierra y en el suelo haya muerto su tronco, en cuanto siente el agua reverdece y echa ramas como una planta joven.

Pero si el humano muere, todo acaba; al expirar el hombre, ¿qué es de él? Podrán agotarse las aguas de los mares, secarse los ríos y desaparecer; que el hombre que yace no se alzará ya más; se desharán los cielos y no despertará; no surgirá más de su sueño.

¡Oh, si tú me escondieses en el abismo y me guardaras hasta que pase tu ira; si una tregua me dieras para acordarte de mí luego -si después de muerto se puede revivir-, todos los días de mi milicia esperaría hasta que llegase mi relevo! Me llamarías, y yo respondería; querrías volver a ver la obra de tus manos.

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 142,1-2.6
Dómine, exáudi me in tua iustítia, et ne intres in iudício cum servo tuo. Señor, tú, que eres justo, escúchame y no llames a juicio a tu siervo.
V/. Expándi manus meas ad te, Dómine; ánima mea velut terra sine aqua; cito exáudi me, Dómine.
R/. Et ne intres in iudício cum servo tuo.
V/. Extiendo mis brazos hacia ti, Señor; tengo sed de ti como tierra reseca; atiende mi súplica, Señor.
R/.
Y no llames a juicio a tu siervo.

Inicio página

Apostolus / Apóstol 1Cor 15,51-57
Epístola Pauli apóstoli ad Corínthios prima.
R/. Deo grátias.
Primera carta del apóstol Pablo a los corintios.
R/. Demos gracias a Dios.
Fratres:

Ecce mystérium vobis dico: Non omnes quidem dormiémus, sed omnes immutábimur, in moménto, in ictu óculi, in novíssima tuba; canet enim, et mórtui suscitabúntur incorrúpti, et nos immutábimur. Opórtet enim corruptíbile hoc indúere incorruptélam, et mortále indúere immortalitátem.

Cum autem corruptíbile hoc indúerit incorruptélam, et mortále hoc indúerit immortalitátem, tunc fiet sermo, qui scriptus est:

«Absórpta est mors in victória. Ubi est, mors, victória tua? Ubi est, mors, stímulus tuus?».

Stímulus autem mortis peccátum est, virtus vero peccáti lex.

Deo autem grátias, qui dedit nobíscum victóriam per Dóminum nostrum Iesum Christum.

R/. Amen.

Hermanos:

Ahora os voy a declarar un misterio: no todos moriremos, pero todos seremos transformados. En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, al son de la última trompeta, pues sonará la trompeta, los muertos resucitarán incorruptos, y nosotros seremos transformados. Porque esto corruptible ha de vestirse de incorruptibilidad, y esto mortal de inmortalidad.

Cuando esto corruptible se vista de incorruptibilidad y esto mortal de inmortalidad, entonces se cumplirá lo que dice la Escritura:

«La muerte ha sido destruida por la victoria. ¿Dónde está, muerte, tu victoria? ¿Dónde, muerte, tu aguijón venenoso?».

El aguijón de la muerte es el pecado, y la fuerza del pecado, la ley.

Demos gracias a Dios que nos da esta victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Jn 5,21-24
Léctio sancti Evangélii secúndum Ioánnem.
R/. Glória tibi Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Juan.
R/. Gloria a ti, Señor.
In illo témpore:

Dóminus noster Iesus Christus loquebátur discípulis suis dicens:

Sicut Pater súscitat mórtuos et vivíficat, sic et Fílius, quos vult, vivíficat. Neque enim Pater iúdicat quemquam, sed iudícium omne dedit Fílio, ut omnes honoríficent Fílium, sicut honoríficant Patrem. Qui non honoríficat Fílium, non honoríficat Patrem, qui misit illum.

Amen, amen dico vobis: Qui verbum meum audit et credit ei, qui misit me, habet vitam ætérnam et in iudícium non venit, sed tránsiit a morte in vitam.

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Nuestro Señor Jesucristo habló a los discípulos diciendo:

Pues como el Padre resucita a los muertos y los hace revivir, así también el hijo da la vida a los que quiere. El Padre no juzga a nadie, sino que ha entregado al hijo toda potestad de juzgar, para que todos honren al hijo como honran al Padre. El que no honra al hijo no honra al Padre que lo envió.

Os aseguro que el que escucha mis palabras y cree en el que me ha enviado tiene vida eterna y no será condenado, sino que ha pasado de la muerte a la vida.

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sal 56,2
Allelúia. Aleluya.
V/. Miserére ei, Dómine, quóniam in te confídit ánimam eius.
R/. Allelúia.
V/. Oh Dios, ten piedad de él, pues su refugio lo ha buscado en ti.
R/.
Aleluya.

 


1. Liber Commicus II (pp. 263-265). Los textos bíblicos en español están tomados de La Santa Biblia, edición San Pablo.

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMIII-MMXIV