Rito Hispano-Mozárabe La Ermita. Logo y dibujo

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Pasionario

 

PASIONARIO HISPÁNICO (*)

Martirio de los Stos. Cosme y Damián, Fra Angélico (1438-1440). Piezas del retablo de San Marcos de Florencia. Escenas: 1, 2 y 4: Alte Pinakothek, Munich; 3: National Gallery of Ireland, Dublin; 5: Museo del Louvre, París; 6: Museo de San Marcos, Florencia

COSMÆ ET DAMIANI COSME Y DAMIÁN

1. Passio beatissimorum martyrum Cosme et Damiani, Antemi, Leonti et Euprepii, qui passi sunt in Egea civitate; die XI kalendas novembres.
R/. Deo gratias.

2. In diebus illis, sub Diocletiano et Maximiano imperatoribus sedente Lysio preside pro tribunali in civitate Egea, adstiterunt quidam de officio, et dixerunt ei: Sunt quidam hic christiani industrii artis medicine, qui circumeuntes civitates et vicos, varios infirmos et spiritu inmundo vexatos sanant in nomine eius qui dicitur Christus: et multa signa facientes, non permittunt homines templorum sacrificiis inservire, et deos adorare. Preses audiens hec, iussit ut irent ex officio, qui conprehenderent eos.

3. Quumque adducti fuissent, adstantibus dicit eis preses: Quare circuistis civitates et vicos, et suadetis hominibus, ut non sacrificent diis? Iterum dicit eis: Unde estis? aut cuius furtune, aut quid dicimini? Sanctus Cosmas respondit: Si hoc discere vis, preses, dicimus tibi cum fiducia: cives sumus arabi : furtuna enim non habemus : nec enim est apud christianos furtuna, nec nominatur. Nomina autem nostra hec sunt : ego Cosmas dicor, et frater meus Damianus. Sunt et alii tres: si vis, et illorum nomina dicimus tibi. Preses dixit : Et illorum nomina edicito. Beatus Cosmas dixit : Antemius, Leontius, et Euprepius. Preses ad officium dixit : Adducantur ante tribunal.

4. Abeuntes autem milites conprehenderunt eos, et adduxerunt ante presidem. Intuitus autem eos preses, dixit: Audientes precepta, eligite quod expedit vobis, et nolite inobedientes esse: et, si meis verbis adquieveritis, grandes honores et magnificos ab imperatoribus accipietis. Nam et si non adquieveritis mici, diversis modis penarum affligam vos: et quum multa exercuero in vos, negabitis Christum vestrum. Martyres sancti quasi ex uno ore dixerunt: Fac quod vis: Christum enim habentes adiutorem, non formidamus de tuis penis. Nos enim idolis non sacrificamus: sine oculis enim et sine sensu sunt.

5. Hec audiens preses, iussit extendi, et nervis cedi, ut confiterentur se sacrificare idolis. Sancti martyres in penis dicebant: Domine, refugium factus es nobis a generatione in progenie. Priusquam fierent montes, aut firmaretur orbis terre a seculo et usque in seculum tu es. Ne averias nos in humilitate, et dixisti: Convertimini, filii hominum. Convertere, Domine, aliquantulum et repropitiare super servos tuos. Hec autem orantes, permanserunt intacti a penis. Martyres vero dixerunt ad presidem: Preses, maiora horum infer adhuc tormenta, ut cognoscas fortitudinem in nos virtutis Dei esse. Que enim intulisti tormenta, non nos contingerunt: sed sicut vides, corpore sani adstamus tibi.

6. Preses dixit: Ego quidem sperabam credere vos: propterea non graviora tormenta intuli vobis. Video enim vos in impietate vestra permanere; et non velle vos sacrificare diis: ideo iubeo vos, alligatos catenis, mitti in mari. Sancti martyres dixerunt: Fac quod vis, preses: cognoscere habes et in hoc virtutem Dei nostri. Tunc alligaverunt eos milites catenis: et ducebant, ut mitterent eos in mari. Martyres vero, euntes cum gaudio psallebant, dicentes: In via testimoniorum tuorum, Domine, delectati sumus, sicut in omnibus divitiis etsi ambulaverimus in medio umbre mortis, non timebimus mala: quoniam nobiscum es; virga tua et baculus tuus, ipsa nos consolata sunt. Parasti in conspectu nostro mensam adversus eos, qui tribulant nos. Inpinguasti in oleo caput nostrum: et poculum tuum inebrians, quam preclarum est. Et misericordia tua subsequatur nos omnibus diebus vite nostre. Deduxisti nos in portum volumtatis tue.

7. Et hec dicentes sancti martyres, pervenerunt ad locum, et tollentes eos milites, iactaverunt in mari. Confestim autem angelus Domini stetit secus illos: et disrupit vincula eorum, et egecit eos intactos. Questionarii autem cum festinatione euntes, que contingerat, nuntiaverunt presidi. Preses autem iussit eos adduci ad se statim in conspectu suo, et dixit eis: Maleficia vestra omnes vicerunt: Docete etiam et me artem vestram, et credam in Deum vestrum. Sanctus Cosmas dixit ad eum: Absit, malefici nos non sumus, sed christiani: et in nomine Dei nostri virtutes deorum vestrorum deicimus. Et tu, si factus fueris christianus, videbis per ipsum ista omnia: et cognosces cooperantem in te virtutem Domini nostri Iesu Christi. Preses dixit: In nomine domini mei Adriani. sequar vos ubi eritis.

8. Ista autem eo dicente, statim insilierunt duo spiritus mali: et erant flagellantes eum usque ad mane. Tunc preses exclamavit, dicens: Deprecor vos, servi Dei, orate pro me ut liberer a pena ista. Sancti autem orante pro eo, statim fugierunt demones. Preses autem surgens de tormentis, dixit: Cognovistis quomodo dii recalcitraverunt adversum me: quoniam volui derelinquere eos: et quali castigatione tradiderunt me. Sancti autem respondentes, dixerunt: Quomodo non cognoscis, insensate, quia a Deo facta est tibi misericordia, sed credes ceca et surda sanasse te idola, et deos eos nominas? Cognosce qui prestitit tibi salutem, Dominum Iesum Christum: et noli confidere in illis diis, quos colis.

9. Preses hec audiens. et non sufterens eorum constantiam, dixit eis: Per deos, quia numquam vobis adquiescam: sed diversis modis vos cruciabo, et corpora vestra bestiis tradam ut discatis imperatorum obedire preceptis. Et hec dicens, iussit eos duci in carcerem, usque dum cogitaret quid de eis faceret. Ducentes autem eos milites ad carcerem, sancti psallebant, dicentes: Cantemus tibi, Domine, canticum novum, quia mirabilia fecisti. Salvasti enim nos ex affligentibus nos: et eos, qui nos oderunt. confudisti. Memor es misericordie tue Iacob, et veritati tue domui Srael. Viderunt omnes fines terre salutare Dei nostri. Et hec orantes, finierunt noctem in hymnis et orationibus.

10. Alia autem die, sedens pro tribunali Lysius preses, iussit eos adstare in conspectu suo. Quumque adducerentur sancti, dicebant: Da nobis auxilium, Domine, in tribulatione, et vana salus hominis. In Deo faciem virtutem: et ipse ad nicilum deducet tribulantes nos. Illi autem statuti sunt ante presidem; et dixit ad eos preses: Adquiescitis sacrificare, aut permanetis in stultitia vestra? Martyres respondentes, dixerunt: Christiani sumus, et Deum nostrum non negamus. Fac nunc quod vis: nos enim idolis non sacrificamus. Preses autem intuitus admirabilem sermonem eorum, iussit ligna adferri, et accendi ignem copiosum, et in eodem mitti eos. Ministri autem, quod eis preceptum fuerat, fecerunt cum festinatione: et miserunt eos in igne.

11. Steterunt autem beati martyres in medio ignis psallentes, et dicentes: Ad te levamus oculos nostros, Domine, qui habitas in celis. Ecce sicut oculi servorum ad manus dominorum suorum: et sicut oculi ancille ad manus domine sue, ita oculi nostri ad Dominum Deum nostrum, donec misereatur nobis. Miserere nobis, Domine, miserere nobis, quia multum repleti sumus contemtione. Mitte nobis, Domine, adiutorium: et libera nos ab insurgentibus in nobis; ne quando dicant, qui te non noverunt: Ubi est Deus eorum? Ista autem eis orantibus, statim terremotus factus est magnus: et flamma exiliens, combusit multitudinem paganorum circum adstantium. Martyres autem intacti exierunt ab igne, ita ut nec capillus capitis eorum tactus esset ab igne: et sic steterunt in conspectu omnium inlesi.

12. Preses autem stupefactus de mirabilibus, que viderat, stetit per horam unam: et convocans eos, dixit: Per deos, quia vehementer cogito propter vos, quomodo talem flammam artes vestre magice devicerunt. Sancti autem martyres dixerunt: Usquequo, inique, non cognoscis Dei in nos fieri misericordiam? iubes enim nos lapidibus sine sensu sacrificare. Istut cognosce sane: quia non recedimus a Deo nostro, nec sacrificamus demoniis immundis. Iratus autem preses, iussit eos levari in eculeo, et cedi incessanter. Angelus autem Domini stans, auferebat ab eis dolores. Questionariis autem deficientibus usque ad mortem, iussit preses deponi eos de eculeo, et venire ante tribunal.

13. Quumque venissent, steterunt ante eum hilari vultu, et gratia pleni. Preses autem dixit ad eos: Per deos, quia non me vincent maleficia vestra: sed affligam vos diversis modis penarum. Novissime autem corpora vestra avibus tradam. Martyres vero responderunt, dicentes: Habentes in celum eternum regem Dominum nostrum Iesum Christum, non pertimescimus, nec de tuis penis cogitamus. Fac quod vis: hec enim frequenter audisti a nobis.

14. Tunc iratus Lysius preses, iussit sanctos Cosmam et Damianum crucifigi, et a multitudine lapidari; beatos vero Antemium et Leontium et Euprepium, flagellatos, in carcerem mitti. Questionarii vero crucifixerunt sanctos Cosmam et Damianum. Mittebant autem populi super eos lapides: et ipsi lapides super eos redibant. Videns itaque preses ministros suos plagatos, amplius furore accensus, iussit quattuor numero militum venire, et sagittis consuere eos. Sanctos vero Antemium, Leontium et Euprepium iussit educi de carcere, et iuxta cruces adstare. Emissis autem sagitte, non eos contingerunt: nam sagitte super mittentes revertebantur. Intuitus autem hec preses, et videns se victum in omnem virtutem suam, cepit eos male torqueri: et iussit capita eorum gladio amputari.

15. Statimque sucipientes eos spiculatores, perduxerunt eos ad locum, ubi erat futura consummatio eorum. Euntes autem martyres, tamquam ex uno ore laudaverunt Deum, dicentes: Bonum est confiteri Domino, et psallere nomini tuo, altissime: ad adnuntiandam mane misericordiam tuam, et veritatem tuam per nocte, quia magnificasti in nos misericordiam tuam. Vir insipiens non cognoscit hec, et stultus non intelligit ea. Quum exurentur peccatores sicut fenum: et dispargentur omnes, qui operantur iniquitatem. Populum tuum, Domine, humiliaverunt, et hereditatem tuam nocuerunt, ut intereant in seculum seculi: tu autem altissimus in eternum, Domine. Et hec dicentes beati martyres, extenderunt manus suas ad celum, et orantes intra se, dixerunt: Amen. Accedentes autem spiculatores, absciderunt gladiis capita eorum: et sic in tranquillitate et pace tradiderunt Deo animas suas, recipientes a salvatore coronas victorie.

16. Ut sit nomen Domini benedictum in secula seculorum.
R/. Amen.

1. Pasión de los santos mártires Cosme y Damián, Antemio, Leoncio y Euprepio 1, que padecieron en la ciudad de Egea, a 22 de Octubre 2.
R/
. Demos gracias a Dios.

2. En tiempo de los emperadores Diocleciano y Maximiano, estando sentado en su tribunal Lisias 3, Presidente en la ciudad de Egea, se presentaron unos ministros, diciendo: «Hay aquí unos cristianos hábiles médicos, que yendo por las ciudades y aldeas dan salud a varios enfermos y endemoniados en nombre del que llaman Cristo, y haciendo muchos prodigios impiden que los hombres asistan en los templos a los sacrificios, y adoren a los dioses». Oído esto por el Presidente, mandó que fuesen a prenderlos.

3.  Y traídos a su presencia, les dijo: «¿Por qué vais por ciudades y lugares, persuadiendo a los hombres, que no sacrifiquen a los dioses?» Añadió: «¿de dónde sois? ¿qué es de vuestra fortuna? ¿cómo os llamáis?» Respondió san Cosme : «Si quieres saberlo, ¡oh Presidente! confiadamente te decimos, que somos árabes. Fortuna no la tenemos, porque ésta ni de nombre se conoce entre cristianos. Nuestros nombres son estos: yo me llamo Cosme, este Damián; y aun hay tres más, cuyos nombres te diremos, si así lo quieres. Dijo el Presidente : «di también sus nombres». Antemio, Leoncio y Euprepio, respondió san Cosme. Dijo entonces el Presidente a sus ministros: tráiganse al tribunal.

4. Fueron, pues, los soldados, los prendieron, y llevaron al Presidente, y teniéndolos este en su presencia, les dijo: «Elegid lo que os trae cuenta, cumpliendo lo que os mando, y no queráis ser inobedientes: si adhiriereis a mis palabras, recibiréis de los emperadores grandes y muy señaladas honras; si no hiciereis lo que os digo, seréis atormentados de diversas maneras, hasta que así atormentados neguéis al fin a vuestro Cristo». Los mártires a una voz dijeron: «haz lo que quieras, pues teniendo a Cristo en nuestra ayuda, no tememos tus tormentos. No sacrificamos a los ídolos, porque ni ven ni entienden».

5. Oyendo esto el Presidente, mandó tenderlos y herirlos con nervios, para que confesasen que sacrificarían a los ídolos. Los santos mártires en el tormento decían: «Señor, tú te has hecho nuestro refugio de generación en generación. Antes que se hicieran los montes, y antes de ser formada la redondez y de la tierra, desde la eternidad hasta el fin de los siglos, tú existes. No nos deseches en nuestra bajeza. Tú dijiste: "Convertíos, hijos de los hombres". Convertíos algún tanto vos también, Señor, y aplacaos sobre vuestros siervos. Orando así, quedaron sin lesión en los tormentos, y vueltos al Presidente le dijeron: «Inventa otras penas mayores, para que conozcas que aun nos asiste la virtud divina, pues los tormentos que nos has dado, no han hecho impresión en nosotros».

6. Dijo a esto el Presidente: «Yo esperaba que me creeríais, y esta es la causa por que no os mandé dar mayores tormentos. Ya que veo que perseveráis en vuestra impiedad, y no queréis sacrificar a los dioses, mando que atajados con cadenas seáis arrojados al mar. Dijeron los mártires: Haz, Presidente, lo que quieras: conocerás también en esto la virtud de nuestro Dios. Entonces los ataron con cadenas los soldados, y los llevaron para echarlos al mar. Iban los mártires con alegría cantando salmos, y diciendo: «Nos deleitamos, Señor, en el camino de tus testimonios, tanto como en todas las riquezas. Y si anduviéremos en medio de la sombra de la muerte, no temeremos los males, porque tú estás con nosotros. Tu vara y tu báculo son los que nos han consolado. Dispusiste a nuestra vista la mesa, contra los que nos atribulan. Ungiste con aceite nuestra cabeza. ¡Tu cáliz que embriaga, cuan esclarecido es! Tu misericordia venga en pos de nosotros todos los días de nuestra vida. Nos guiaste ¡oh Dios! al puerto de tu voluntad».

7. Diciendo esto, los santos mártires llegaron al lugar, y tomándolos los soldados los echaron al mar. Pero al punto el Ángel del Señor se puso cabe los santos, rompió sus ataduras, y los sacó del mar sin lesión. Fuéronse, al ver esto, apresurados los verdugos, a dar cuenta al Presidente de lo que pasaba. Este los mandó traer luego a su presencia, y les dijo: «Sois superiores a todos en encantamientos: enseñadme también a mí esta vuestra arte, y creeré en vuestro Dios». «No así», respondió san Cosme: «nosotros no somos encantadores, sino cristianos, que en el nombre de nuestro Dios y Señor nos burlamos del poder de vuestros dioses. Si te hicieras cristiano, experimentarías esto mismo y conocerias que obraba juntamente contigo la virtud de nuestro Señor Jesucristo». A esto el Presidente: «en nombre de Adriano mi dios 4, yo os seguiré donde quiera que estuviereis».

8. Al decir esto le asaltaron al punto, dos demonios, que no cesaron de azotarle hasta la mañana siguiente 5. Entonces, a gritos el Presidente les dijo: Os ruego, siervos de Dios, rogad por mí para que sea librado de este tormento; y habiendo orado por él los santos, huyeron luego los demonios. Con todo, levantándose libre de los tormentos el Presidente, les dijo: ¡Habéis visto como los dioses se volvieron contra  mí, porque quise dejarlos, y como por lo tanto me castigaron! Respondieron a esto los santos: «¿No conoces, insensato, que ha usado Dios contigo de misericordia, y te empeñas aun en creer que te han librado los ciegos y sordos ídolos, que tú llamas dioses?».

9. «Reconoce a Jesucristo nuestro Señor, que es el que te ha dado la salud, y no quieras confiar en los dioses que adoras». Oyendo esto el Presidente, y no pudiendo sufrir su constancia, les dijo: «Por los dioses os juro de no adherir jamás a vosotros; antes bien os atormentaré de diversos modos, y echaré a las fieras vuestros cuerpos, para que aprendáis así a obedecer a los mandamientos de los emperadores». Y diciendo esto, mandó que los llevasen a la cárcel, hasta que determinase lo que había de hacer de ellos. Mientras los llevaban los soldados a la cárcel, iban diciendo los santos aquellas palabras del salmo: "Cantemos a ti, Señor, cántico nuevo, porque hiciste cosas admirables. Nos libraste de los que nos afligían, y confundiste a los que nos aborrecieron. Te acuerdas de la misericordia de que usaste con Jacob, y de su verdad para con la casa de Israel, Los extremos de la tierra vieron todos la salud de nuestro Dios". Y en estas oraciones, y en estos cánticos pasaron la noche.

10. Al día siguiente, sentado el Presidente Lisias en su tribunal, mandó que compareciesen los santos, y al traerlos iban diciendo: «danos auxilio, Señor, en la tribulación, y, en vano se espera en el hombre. En Dios seremos fuertes, y él reducirá a nada a los que nos atribulan». Puestos, pues, ante el Presidente, les dijo este: «¿Os resolvéis a sacrificar a los dioses o queréis permanecer en vuestra injusticia?» Respondieron los santos: «Cristianos somos y no negamos a nuestro Dios; haz: ahora la que quieras, porque no sacrificamos a los ídolos». Viendo el Presidente su admirable respuesta, mandó traer leña, y que: encendido fuego en abundancia los echasen en él. Los ministros, según se les había mandado, los echaron prontamente en la hoguera.

11. Estaban los bienaventurados mártires cantando salmos en medio del fuego, y diciendo: «A ti levantamos nuestros ojos, Señor, que habitas en los cielos. He aquí que como los esclavos en presencia de su señor, y la sierva delante de su ama: así están nuestros ojos en el acatamiento del Señor nuestro Dios, hasta que se compadezca de nosotros. Compadécete de nosotros, Señor, compadécete de nosotros, porque hemos sido sobremanera despreciados. Envíanos, Señor, tu ayuda, y líbranos de los que se levantan contra nosotros: no sea que digan alguna vez los que no te conocieron: "¿dónde está su Dios?"». Orando así los santos de repente tembló la tierra, y asaltando las llamas a muchos gentiles, que alrededor estaban, los abrasó. Salieron los mártires sin lesión del fuego, sin que hubiera él tocado a uno de sus cabellos; y de este modo intactos se presentaron a vista de todos.

12. El Presidente quedó por espacio de una hora atónito con estas maravillas, y llamando a los santos, les dijo: «Por los dioses que me hace pensar mucho, cómo vuestras artes mágicas han salido victoriosas de tal fuego». Respondiéronle los santos: «¿Hasta cuándo, hombre perverso, no conocerás la misericordia, que en nosotros hace Dios? Y aun con todo nos mandas, que sacrifiquemos a unas piedras, que no tienen sentido. Ten por sabido, que no nos apartamos de nuestro Dios, ni sacrificamos a los inmundos demonios». Enojado el Juez mandó que los extendiesen en el eculeo, y los hiriesen sin cesar. Pero el Ángel del Señor, puesto al lado de los santos, les quitaba los dolores; y faltando ya las fuerzas a los verdugos, mandó el Presidente que los quitasen del eculeo y los trajesen al tribunal.

13. Presentáronse los santos mártires con rostro alegre, y llenos de gracia. Díjoles el Presidente: «Os juro por los dioses no darme por vencido de vuestros encantamientos: antes bien os he de afligir con variedad de tormentos, y he de dar al fin vuestros cuerpos a que sean comidos de las aves». Respondiéronle los mártires: «Teniendo nosotros en el cielo por Rey y Señor nuestro a Jesucristo nada tememos, ni nos dan cuidado tus tormentos. Haz lo que quieras: que ya bastantes veces has podido oír esto mismo de nosotros».

14. Airado entonces el Presidente Lisias, mandó que los santos Cosme y  Damián fuesen crucificados y apedreados por la multitud 6, y que llevasen a la cárcel a los santos Antemio, Leoncio y Euprepio. Crucificaron, pues, los verdugos a los santos Cosme y Damián. Arrojaba sobre ellos piedras el pueblo, pero las piedras volvían contra los que las tiraban. Viendo el Presidente heridos a sus ministros, se encendió más en furor, y mandó a cuatro 7 soldados que los asaeteasen. Mandó más, que sacando de la cárcel a Antemio, Leoncio y Euprepio, los pusiesen junto a las cruces. Sucedió, pues, que las saetas, no tocando a los santos, volvían contra los que las arrojaban 8. Lo cual visto por el Presidente, y que para todo se hallaba como atado y sin fuerzas, empezó a afligirse sobremanera y mandó que les cortasen la cabeza.

15. Lleváronlos al punto los que habían arrojado las saetas al lugar 9, en que se había de hacer la consumación de su martirio. Al ir los santos, a una voz alababan al Señor, diciendo: «Bueno es confesar al Señor, y celebrar con cánticos tu nombre, oh Altísimo, para anunciar a la mañana tu misericordia, y por la noche tu virtud: porque magnificaste tu misericordia para con nosotros. No conocerá estas cosas el hombre ignorante, ni las entenderá el necio. Cuando serán quemados como el heno los pecadores, y esparcidos todos los que obran la iniquidad. Humillaron, Señor, a tu pueblo, e hicieron daño en tu heredad: para que perezcan por los siglos de los siglos, mientras que tú, Altísimo Dios, permaneces para siempre». Diciendo esto los bienaventurados mártires, levantaron sus manos al cielo, y haciendo oración dentro de sí, dijeron: «Así sea». Llegaron en esto los verdugos, y cortaron con las espadas sus cabezas; y así, dando con tranquilidad y paz sus vidas, las recibió el Salvador coronándolas de gloria.

16. Y sea por los siglos de los siglos bendito su nombre.
R/. Amen.

 


NOTAS

*. Texto latino: Fábrega Grau, Ángel, Pasionario Hispánico, Vol. II. Consejo Superior de Investigaciones Cientificas. Instituto P. Enrique Flórez. Monumenta Hispaniae Sacra. Serie Litúrgica, Vol. VI. Madrid-Barcelona, 1955, pp. 349-353.
Traducción: Cfr. Rafael Casalbón, Actas de S. Cosme y S. Damián, médicos árabes, &c. Imprenta Real. Madrid, 1785, pp.137-165.

Notas al texto castellano de la Actas de S. Cosme y S. Damián, &c.

1. Falta el nombre del quinto hermano Euprepio, que este mismo manuscrito no omite después. [En el texto latino de la pasión tomado del Pasionario Hispánico de Ángel Fábrega Grau, sí consta el nombre de Euprepio y por ello lo hemos incluido en la traducción. N. de La Ermita].
2. En este mismo día pone también el martirio de estos gloriosos santos el célebre códice Vigilano, obra inmortal del siglo X, en cuya tabla de fiestas se lee XI Kal. (Nov.) Sanctorum Cosmæ et Damiani. En el mismo día hace también mención del martirio, un manuscrito gótico del Escorial litt. a. plut. I., que según el ilustrísimo y sabio Anticuario por quien tengo noticia de este códice, es del siglo XI. En él se lee a 22 de Octubre XI Kal. (Nov.) In ea civitate Sanctorum Cosmæ et Damiani. Lo admirable es, que la ciudad a quien esto parece referirse, es Nicomedia. De modo, que por esta noticia seria preciso decir, que S. Cosme y S. Damián padecieron martirio en Nicomedia, lo que jamás ha ocurrido a escritor alguno. El hecho es, según yo de ningún modo dudo, que hay yerro en el códice, y que en lugar de In Egea civitate, se escribió a tuerto In ea civitate. Y es claro que si se hubiera querido hacer relación a la ciudad antecedente, hubiera sido cosa natural decir : In eadem civitate o In ea ipsa civitate. Ni hay que admirar que suponga yo tan resueltamente este yerro en un códice, en que el copiante da pocas pruebas de exactitud ; pues poco antes en lugar de Eleutherii, había escrito también con yerro Eleutti. Estos tres antiquísimos códices escritos en España, que se conforman unánimes en anunciar la fiesta de S. Cosme y S. Damián a 22 de Octubre, me dan motivo a imaginar, que antes de quitarse el breviario Mozárabe en España, que fue a fines del siglo XI, las Iglesias de nuestra península celebraban la fiesta de S. Cosme y S. Damián a 22 de Octubre. En efecto, desde el siglo XII conformes ya nuestras Iglesias con el breviario Romano, parece que se conformaron también en esta parte con la tabla de sus fiestas; y así en todos los manuscritos que después de este tiempo hay en esta Biblioteca Real, como señaladamente en los del núm. 1 y núm. 73, ya se ve la fiesta de dichos santos mártires a 27 de Septiembre. Lo mismo se observa en un breviario también de esta Real Biblioteca, hermosamente escrito en vitela ha mas de 500 años, núm. 1, rotulado por fuera 10, el que parece haber sido primero de Monseñor de Beavau, Arzobispo de Narbona. Inútil seria añadir, que en todos los dichos códices en vano se buscarían otros santos Cosme y Damián fuera de los Árabes, de que se ha hecho mención ; ni otros ciertamente han sido jamás conocidos en España.
3. Lisio es llamado en este códice el Presidente: Clinio le llama un Anónimo que publicó Mombricio; pero es Lisias..
4. Adriano; aunque muerto infelizmente, mereció de la superstición de los gentiles ser contado entre los dioses. Lo que sigue es sin duda, como otras cosas, añadido a las Actas proconsulares.
5. En el manuscrito, de la Biblioteca.Vaticana se dice sencillamente, que lo azotaron: έμαςιγωσαν άυτόν. En el Anónimo de Mombricio, que le azotaron por espacio de una hora en las quijadas o mejillas. Todo esto confirma la mucha incertidumbre de esta noticia.
6. San Adelmo nada habla de que fuesen apedreados; pero el B. Beda, Adon y otros muchos lo dicen expresamente.
7. En el códice Vaticano se dice, que mandó el Presidente a cuatro cohortes de soldados, que los asaeteasen (γούμερα τέσσαρα:) esto es poco probable, y mucho más verosímil es, que fuesen empleados en esto solos cuatro soldados, como aquí se dice.
8. Cinco mil, entre hombres y mujeres, se dice en el códice Vaticano, que murieron de estas saetas. Pero este número es increíble, y bien era menester para él, que tirasen cuatro cohortes.
9. De dicho lugar en el códice Vaticano se habla así: έν τώ Αδριανού τόπώ: en el lugar de Adriano. Acaso habría allí alguna estatua de este emperador, y de ahí tomaría el nombre.

 

Índice PasionarioInicio página

ÍNDICE GENERAL DE "LA ERMITA"

© La Ermita - España MMXIX