Rito Hispano-Mozárabe La Ermita. Logo y dibujo

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Pasionario

 

PASIONARIO HISPÁNICO (*)

Martirio de san Andrés. Bartolomé Esteban Murillo (1675 - 1682). Museo del Prado

ANDREÆ ANDRÉS
1. Passio sancti ac beatissimi Andre apostoli et martyris Christi, qui passus est in civitate Patras sub Egea proconsule; die pridie kalendas decembres.
R/. Deo gratias.

2. Passionem sancti Andre apostoli, quam oculis nostris vidimus omnes presbyteres et diacones eclesiarum Achaie, scribimus universis eclesiis, que sunt in oriente et occidente, et in meridiano et in septemtrione in Christi nomine constitutis: pax vobis et universis, qui credunt unum Deum in Trinitate perfectum: verum Patrem ingenitum, verum Filium unigenitum, verum Spiritum Sanctum procedentem ex Patre in Filio permanente, ut ostendatur unus Spiritus Sanctus esse in Patre et Filio, et hoc esse unigenitum Filium, quod est ille, qui genuit. Hanc fidem didicimus a sancto Andre apostolo Domini nostri Iesu Christi, cuius passionem, quam coram positi vidimus, prout possumus explicamus.

3. Proconsul itaque Egeas, Patras civitatem ingressus, cepit conpellere credentes in Christo ad sacrificia idolorum. Cui occurrens sanctus Andreas dixit: Oportebat, ut te, qui iudex esse hominum meruisti iudicem tuum qui est in celo, cognosceres, et cognitum coleres, et colendo eum, qui verus Deus est, ab his, qui veri dii non sunt, animum revocares. Cui Egeas dixit: Tu es Andreas, qui dextruis templa deorum, et suadis hominibus ad supprestitiosam sectam, quam nuper detectam romani principes exterminan iusserunt? Andreas sanctus respondit: Romani principes nondum cognoverunt hoc quod, pro salute hominum veniens Dei Filius, docuerit; ista idola, non solum deos non esse, sed esse demonia pessima et inimica humano generi, que hoc doceant homines, unde offiendatur Deus, ut dum offensus fuerit, avertatur et non exaudiat; ut quum aversus fuerit, et non exaudierit, habeantur diabolo ipsi captivi, et tamdiu eos deludat, quamdiu de corpore exeant rei et nudi, nicil secum preter peccata portantes.

Cui Egeas dixit: Ista, supprestitiosa et vana verba; Iesus vester, dum predicaret, iudei illum crucis patibulo adfixerunt. Andreas sanctus respondit: O, si velis scire mysterium crucis, quam rationabili caritate auctor humani generis pro restauratione nostra hoc crucis patibulum non invitus, sed sponte, susceperit.

4. Egeas dixit: Quum traditus asseratur a suo discipulo, et a iudeis temtus, et presidi adductus, et ad petitionem iudeorum a militibus [presidis] crucifixus, quomodo tu dicis eum spontaneum crucis subisse patibulum?

Andreas sanctus respondit: Ideo ego eum dico spontaneum, quoniam simul cum ipso fui, quum a suo discipulo traderetur, et antequam traderetur, dixit nobis quod tradendus esset, et cricifigendus pro salute hominum, et die tertia resurrecturum se predixit. Cui quum frater meus diceret Petrus: Propitius tibi esto, Domine; non fiat istut, indignatus, sic ait Petro: Vade retro a me, Satanas, quia [non] sapis ea, que sunt Dei. Et, ut plenius nos instrueret, quoniam sponte passionem pro nobis susciperet, dicebat nobis: Potestatem habeo ponendi animam meam, et potestatem habeo iterum adsummendi eam. Ad ultimum, dum cenaret nobiscum, et diceret: Unus vestrum me traditurus est, et ad istam vocem omnes contristaremur, ne suspensos cogitatio trucidaret, ait: Cui dedero panis fragmentum de manu mea, ipse est. Et quum dedisset uni ex condiscipulis nostris, et futura quasi iam preterita narraret, docuit se volumtate fuisse traditum, quum nec traditorem fugiendo deseruit, et in locum in quo illum sciebat venturum esse permansit.

5. Egeas dixit: Miror te prudentem virum istum velle sectari, quem quo pacto, aut sponte, aut invitum cruci tamen confiteris adfixum. Andreas sanctus respondit: Hoc est, quod etiam me dixisse iam retines: magnum est mysterinm crucis, quod, si forte volueris audire, retexam . Egeas dixit: Mysterium non potest dici, sed supplicium. Andreas sanctus respondit: Ipsum supplicium mysterium restaurationis humane, si patienter audias, conprobabis. Egeas dixit: Ego quidem patienter te audiam; sed tu, si me obtemperanter non audias, ipsum crucis mysterium in te ipso retorqueam. Andreas sanctus respondit: Ego, si crucis patibulum expavescerem, crucis gloriam non predicarem. Egeas dixit: Insanus sermo tuus predicat gloriam supplicii, quia per audaciam, penam non times mortis. Andreas sanctus respondit: Non per audaciam, sed per fidem penam non timeo mortis: mors enim iustorum pretiosa est; mors vero peccatorum pessima. Et ideo audire te volo crucis mysterium, ut agnitum. forsitan eredas: et credens, ad restaurationem tue anime cum quo pacto pertingas.

6. Egeas dixit: Restauratur hoc, quod perisse docetur: numquid anima mea periit, ut ad eius me restaurationem venire, per fidem nescio quam tu asseris?

Andreas sanctus respondit: Hoc est, quod te dicere desiderabam, ut, dum perditas animas omnium hominum docuero, iuxta restaurationem earum, per crucis mysterium pandam. Primus enim homo per lignum prevaricationis mortem induxit, et necessarium hoc erat generi humano, ut per lignum passionis mundo mors, que ingressa fuerat, pelleretur; et quoniam de inmaculata terra factus fuerat homo primus, qui per lignum prevaricationis mundo mortem intulerat, necessario fuit de inmaculata virgine natus Christus perfectus homo, qui est Dei Filius, qui primum hominem fecerat, vitam eternam, quam perdiderant omnes per Adam, reppararet, ac de ligno crucis lignum concupiscente excluderet, panderet in cruce inmaculatas manus pro manibus incontinenter extensis: pro suavi cibo arboris vetite, escara fellis acciperet, et in se suscipiens mortalitatem nostram, suam nobis inmortalitatem inferret.

7. Egeas dixit: Ista verba illis narrare debes, qui tibi credunt; mici autem nisi hoc consentias, ut sacrificium diis omnipotentibus offeras, in ipsa cruce, quam laudas, fustigatum te affigi precipiam. Andreas sanctus respondit: Omnipotenti Deo, qui unus et verus est Deus, ego omni die sacrifico non thuris fumum, nec taurorum mugientium carnes, nec hircorum sanguinem; sed inmaculatum agnum quotidie in altare crucis sacrifico, cuius carnes postea quam omnis populus credentium manducaverit, et eius sanguinem biberit, agnus, qui sacrificatus est, integer perseverat et vivus, et quum vere sacrificatus sit, et vere carnes eius manducate sint a populo, et vere sanguis eius sit austus, tamen, ut dixi, integer permanet et inmaculatus et vivus.

Egeas dixit: Quomodo potest hoc fieri? Andreas sanctus respondit: Si vis discere, quomodo potest hoc fieri, adsumme formam discipuli, ut possis doceri, quod queris. Egeas dixit: Ego a te tormentis exigam huius rei notitiam. Andreas sanctus respondit: Miror te hominem prudentem, tam stulte loquutum: ergo tu tormentis me putas tibi divina pandere sacrificia? Audisti mysterium crucis, audisti mysterium sacrificii: si credideris Christum Filium Dei vivi, qui crucifixus est a iudeis, verum Deum esse, pandam tibi, quo ordine occisus vivat agnus, qui quum sacrificatus fuerit et comestus, integer tamen et inmaculatus in suo regno permanet. Egeas dixit: Quum sit occisus, et ab omni populo, ut asseris, devoratus, quomodo integer perseverat et vivus? Andreas sanctus respondit: Si credideris ex toto corde tuo, discere poteris: si non credideris, penitus numquam tu ad indaginem huius veritatis adtinges.

8. Tunc iratus Egeas iussit eum in carcerem trudi, ubi, quum esset clausus, venit ad eum multitudo pene totius provincie, ita ut Egeam vellent occidere, et Andream apostolum, fractis ianuis carceris, liberare. Quos sanctus Andreas his verbis admonuit, dicens: Nolite quietem Domini nostri Iesu Christi in sedictionem diabolicam excitare; nam traditus Dominus omnem patientiam prebuit, non contendit, neque clamavit, neque in plateis aliquis eum clamantem audivit; habete ergo silentium, quietem et pacem, et non solum meum martyrium nolite impedire, verum etiam vos ipsos, quasi adletas Domini, preparate, ut vincatis minas intrepido animo, plagas autem per tolerantiam corporis superetis.

Si enim terror iste timendus est, ille est utique metuendus, qui finem nescit; nam humanus timor fumo similis est, et subito, quum excitatus fuerit, evanescit: et si dolores timendi sunt, illi sunt utique formidandi, qui sic incipiunt, ut numquam finiantur. Isti enim dolores aut leves sunt et tolerantur, aut graves sunt et cito animam eiciunt; illi autem dolores eterni sunt, ubi est quotidianus fletus et mugitus et luctus, et sine fine cruciatus, ad quem Egeas proconsul ire non timet. Estote ergo magis parati ad hoc, ut per tribulationes temporales ad eterna gaudia pertingatis, ubi semper letemini, semper floreatis, semperque cum Christo regnetis.

9. Hec et his similia sancto Andre apostolo per totam noctem populum admonentem, dum lux diei in matutino prorumperet, misit Egeas, et adduxit ad se sanctum Andream, ac sedens pro tribunali, dixit: Existimavi te nocturna cogitatione revocare animum tuum ab stultitia, et a Christi tui laude cessare, ut possis nobiscum non amittere gaudia vite; stultum est enim ultro velle ad passionem crucis ire, et ignibus et flamis te ipsum pessimis destinare. Andreas sanctus respondit: Gaudia tecum habere potero, si, credens Christo, amittas culturas idolorum. Christus enim me misit ad istam provinciam, in qua non parvum populum ei adquisivi. Egeas dixit: Ideo te sacrificare conpello, ut isti, qui per te decepti sunt, populi relinquant vanitatem tue doctrine, et ipsi diis ofiferant grata libamina; nulla enim remansit in Achaia civitas, in qua non templa deorum derelicta sunt et deserta. Nunc ergo per te restauretur cultura deorum. ut et dii, qui contra te irati sunt, placari possint, et in nostram possis amicitiam permanere; quod si nolueris, diversa pro defensione deorum patieris supplicia, et post oninia, crucis, quam laudasti, patibulum, suspensus deficies. Andreas sanctus respondit: Audi, filius mortis, et stipula eterni parata incendii: audi me servum Dei, et apostolum Iesu Christi. Nunc usque mitius tecum egi censura fidei, ut rationis capax, et veritatis defensor effectus. idola vana contemneres, et Dominum, qui in celis est, adorares. Sed quia in inpudentia tua perdurans, me putas minas tuas posse formidare, quicquid tibi videtur in supplicis magis excogita: tanto enim meo regi ero acceptus, quanto pro eius nomine fuero permanens in tormenta confessor.

10. Tunc Egeas iussit eum flacrellis cedi extensum; quique, quum septem terniones transissent. elevatus est, atque adductus ante eum. Cui Egeas dixit: Audi me, Andrea, et ab effusione tui sanguinis consilium revoca; quod si non feceris, crucis te faciam interire patibulum. Andreas sanctus respondit: Ego crucis Christi servias sum, crucis tropheum obtare potius debeo, quam timere; tibi autem cruciatus eternus, qui debetur, poteris evadere, si postquam probaveris perseverantiam meam, vel sic credideris Christo: ego enim de tuo interitu timeo, non de mea passione conturbor. Passio enim mea. aut unius diei spatium oceupat, aut duorum multum. Tuus autem cruciatus. nec per milia annorum potest pervenire ad finem. Unde desine iam miserias tuas augmentare, et ignem tibi tu ipse eternum accendere noli.

11. Tunc indignatus Egeas cruci eum adfigi precepit, mandans hoc questionariis: ut ligatis pedibus et manibus quasi in eculeo tenderetur, ne clavis adfixus cito deficeret. sed cruciaretur potius longo cruciatu. Quumque eum carnifices ducerent, concursus factus est populorum clamantium et dicentium: Iustus homo et amicus Dei, quid male fecit, ut ducatur ad crucem? Andreas vero sanctus rogabat populum ut non impedirent passioni eius: gaudens enim et exultans ibat, et a doctrina non cessabat.

Quumque pervenisset ad locum ubi crux parata erat, videns eam a longe, exclamavit voce magna, dicens: Salve, crux, que in corpore Christi dedicata es, et ex membrorum eius margaritis ornata; antequam te ascenderet Deus, timorem terrenum habuisti, modo vero amorem celestem obtinens, pro voto susciperis. Sciris enim a credentibus quanta intra te gaudia habeas. quanta munera preparata! Securus ego et gaudens, venio ad te, ita ut tu exultans suscipias me, discipulum eius qui pependit in te, quia amator tuus semper fui, et desideravi amplectere te. O bona crux, que decorem et pulchritudinem de membris Domini suscepisti; diu desiderata, sollicite amata, et sine intermissione quesita, et aliquando iam concupiscenti animo preparata: accipe me ab hominibus, et redde me magistro meo, ut per te recipiat me ille, qui pependit in te, qui per te redemit me.

12. Et hec dicens, expoliavit se, et vestimenta sua tradidit carnificibus, qui accedentes levaverunt eum in cruce, et extendentes funibus, totum corpus eius, sicut iussum fuerat eis, suspenderunt. Adstantes vero turbe fere ad viginti milia hominum, inter quos erat frater Egee, nomine Stratocles, simul clamabat cum populo: Iniusto iudicio sanctum virum hoc pati. Sanctus vero Andreas confortabat mentes credentium Christo; hortabatur tolerantiam temporalem, docens nicil esse dignum passionis ad remunerationis conpensationem eternam.

13. Interea vadit omnis populus cum clamore ad domum Egee, et omnes pariter clamabant, dicentes: Virum sanctum, pudicum, ornatum moribus, bonum doctorem, pium, modestum, rationabilem, non debere hoc pati, sed debere deponi de cruce, quia iam secunda die, in cruce positus, veritatem predicare non cessat. Tunc Egeas, pavescens populum, promittens se cum deponere, simul cepit ire cum populo. Quem videns sanctus Andreas, dixit: Quid tu ad nos venis Egeas? Si vis credere Christo, sicut promisi tibi. aperietur tibi via indulgentie; si autem venisti ad hoc tantum, ut me solvas, ego penitus hinc de ista cruce, vivens in corpore, deponi non potero. Tam enim regem meum video, iam adoro, et in eius conspectu consisto, et tuis miseriis doleo, quia paratus te expectat eternus interitus. Curre pro te, miser, dum adhuc potes; ne tunc incipias velle, quum iam non poteris.

14. Mittentes autem manus ad crucem carnifices, non poterant penitus contingere eum; et subinde alii atque alii, ingerentes se, ut solverent eum, nullus poterat pertingere ad eum: stupebant enim brachia eorum, quicumque se extendisset ad exsolvendum eum.
Tunc sanctus Andreas voce magna dixit: Domine Iesu Christe, magister bone, iube me de ista cruce non deponi, nisi ante spiritum meum susceperis.
Et quum hec dixisset, videntibus cunctis, splendor nimius sicut fulgur de celo veniens, ita circumdedit eum, ut penitus pre ipso splendore, oculi eum non possent humani aspicere.
Quumque permansisset splendor fere dimidie hore spatio, abscedente lumine, emisit spiritum, simul cum ipso lumine pergens ad Dominum. Cui est gloria in secula seculorum. Amen.

15. Egeas vero, arreptus a demonio, antequam perveniret ad domum suam, in via, in conspectu hominum vexatus, expiravit. Frater vero eius, tenens corpus sancti Andre, evasit. Tantus autem timor invasit universos, ut nullus remaneret, qui non crederet salvatori nostro Domino Iesu Christo, qui vult omnes homines salvos fieri, et ad agnitionem veritatis venire.

16. Ipsi gloria et imperium una cum Patre et Sancto Spiritu in secula seculorum.
R/. Amen.

1. Pasión del santo y bienaventurado Andrés, apóstol y mártir de Cristo, que sufrió martirio en la ciudad de Patras, bajo el procónsul Egeas; a treinta de noviembre.
R/. Demos gracias a Dios.

2. Todos los sacerdotes y diáconos de las iglesias de Acaya, escribimos a todas las Iglesias establecidas en el nombre de Cristo en el Oriente y el Occidente, en el Sur y en el Norte, acerca del martirio del santo apóstol Andrés el cual hemos visto con nuestros ojos: Paz para vosotros y para todos los que creen en un solo Dios, perfecto en la Trinidad, verdadero Padre no engendrado, verdadero Hijo único, verdadero Espíritu Santo que procede del Padre y permanece en el Hijo, de modo que solo hay un Espíritu Santo en el Padre y en el Hijo, que es el único Hijo engendrado 1. Esta es la fe que aprendimos de san Andrés, apóstol de nuestro Señor Jesucristo, cuyo martirio, que nosotros mismos hemos visto, vamos a describir.

3. El procónsul Egeas, después de haber entrado en la ciudad de Patras, comenzó a obligar a los que creían en Cristo a sacrificar a los ídolos. San Andrés, yendo a su encuentro, le dijo: «Tú, que te muestras a ti mismo como juez de los hombres, debes conocer a tu juez que está en el cielo, para que al conocerlo, le rindas homenaje, y al rendirle homenaje a él, que es el Dios verdadero, apartes tu mente de aquellos que no son dioses verdaderos». A lo que Egeas respondió: «¿Eres tú Andrés, el que destruyó los templos de los dioses y predicó supersticiones a los hombres, llevándolos a una secta descubierta recientemente y que los emperadores romanos ordenaron exterminar?» San Andrés respondió: «Los emperadores romanos todavía no reconocen que el Hijo de Dios, al venir a este mundo para la salvación de los hombres, les enseñó que sus ídolos no solo no eran dioses, sino que eran demonios muy malvados y enemigos de la raza humana; que enseñan a los hombres a ofender a Dios, de modo que al ofenderlo se aleje de ellos y no los escuche y caigan bajo el poder del demonio y se conviertan en sus cautivos y los engañe hasta que sus almas emerjan desnudas de su cuerpo llevándose con ellas  nada más que sus propios pecados».

A lo que Egeas dijo: «Cuando vuestro Jesús predicó estas supersticiosas y vacías palabras, los judíos lo clavaron en la cruz». San Andrés respondió: «¡Ojalá quisieras conocer el misterio de la cruz y cómo el autor de la raza humana, por amor y no contra su voluntad sino voluntariamente, sufrió esta tortura para nuestra redención!».

4. Egeas dijo: «Fue entregado por uno de sus discípulos, capturado por los judíos, llevado ante el gobernador y crucificado por sus soldados, a petición de los judíos; ¿Cómo puedes decir que sufrió voluntariamente la tortura de la cruz?»

San Andrés respondió: «Digo que sufrió voluntariamente, porque yo estaba con él cuando fue entregado por uno de sus discípulos y, antes de ser entregado, nos dijo que debía ser entregado y crucificado para la salvación de los hombres y predijo que resucitaría al tercer día. Y mi hermano Pedro le dijo: "Compadécete de ti mismo, Señor, y haz que estas cosas no sucedan". Él respondió indignado: "Apártate de mí, Satanás, porque no conoces las cosas que son de Dios". Y para enseñarnos más completamente cómo sufrió la pasión por su propia voluntad, nos dijo: "Tengo el poder de dejar mi alma y el poder de recuperarla". Finalmente, cuando cenó con nosotros dijo: "Uno de vosotros me va a entregar", y ante estas palabras, todos nos llenamos de tristeza, y para que la preocupación y la incertidumbre no nos hicieran perecer, dijo, "Es aquel a quien le daré un pedazo de pan con mi propia mano". Y al dárselo a uno de nosotros y adelantar los acontecimientos del futuro como si ya hubieran sucedido, nos enseña que fue traicionado por efecto de su voluntad, pues no se dio a la fuga para escapar del traidor, sino que permaneció en el lugar donde sabía que sus enemigos lo capturarían».

5. Egeas dijo: «Me sorprende que tú, que eres un hombre prudente, te conviertas en seguidor de un hombre que ha sido crucificado, como admites, ya sea por su propia voluntad o a pesar de sí mismo». San Andrés respondió: «Ya te dije que hay un gran misterio en la cruz; Si quieres saberlo, te lo revelaré». Egeas dijo: «No puede llamarse misterio, sino tortura». San Andrés dijo: «Reconocerás, si quieres escucharme con paciencia, que esta tortura es el misterio de la restauración de la raza humana». Egeas dijo: «Te escucharé con paciencia, pero si, por tu parte, no me escuchas cuando te dé mis órdenes, probarás en tu persona este misterio de la cruz». San Andrés respondió: «Si temiera la tortura de la cruz, no predicaría la gloria de la cruz». Egeas dijo: «Hablas con locura; alabas la gloria de la tortura y tu audacia no teme la pena de muerte». San Andrés respondió: «No es por atrevimiento, sino por fe que no temo a la muerte. La muerte de los justos es preciosa, pero la de los pecadores es funesta. Así que quiero que escuches el misterio de la cruz para que, conociéndolo, puedas creerlo, y creyéndolo, vengas a la restauración de tu alma.

6. Egeas dijo: «Solo se restaura lo que ha sido destruido. ¿Es que ha perecido mi alma para que vengas a decir que debe ser restaurada por una fe? No sé cómo».

San Andrés le respondió: «Esto es lo que puedes aprender de mí: Te mostraré cómo se perdió el alma de todos los hombres, para que puedas reconocer su salvación por el misterio de la cruz. El primer hombre trajo la muerte al mundo a través del árbol de la desobediencia; y fue necesario para la raza humana que esa muerte fuese abolida por el árbol de la pasión. Y así como el primer hombre, que trajo la muerte al mundo mediante el árbol de la desobediencia, fue moldeado de tierra inmaculada, fue necesario que el hombre perfecto, Cristo, que es el Hijo de Dios que formó al primer hombre, naciera de una virgen inmaculada, para que restituyera la vida eterna que perdieron todos los hombres por Adán. Y así como éste, extendió sus manos hacia el árbol de la concupiscencia, fue necesario que para la salvación del hombre el Hijo de Dios extendiera sus manos hacia la cruz, a causa de la incontinencia de las manos de los hombres, y que en vez de la dulce fruta del árbol prohibido consumiera la amarga hiel, para que tomando en sí nuestra mortalidad nos ofreciera su inmortalidad».

7. Egeas dijo: «Debes decir estas cosas a los que te creen; en cuanto a mí, si no me obedeces y no ofreces un sacrificio a los dioses todopoderosos, después de azotarte, ordenaré atarte en esa cruz que alabas». San Andrés respondió: «Ofrezco todos los días un sacrificio a Dios todopoderoso que es el único y verdadero Dios. No ofrezco incienso, ni  carne de toros mugientes, ni sangre de cabras, sino que sacrifico todos los días en el altar de la cruz, al Cordero inmaculado, el cual después de que todo el pueblo creyente haya comido su carne y bebido su sangre sigue siendo el Cordero inmortal y vivo; que tras ser verdaderamente sacrificado, comida su carne y bebida su sangre por el pueblo, sin embargo, como he dicho, permanece íntegro, sin mancha y vivo».

Egeas dijo: «¿Cómo puede ser eso?» San Andrés respondió: «Si quieres saberlo, conviértete en discípulo para que puedas aprender lo que deseas». Egeas dijo: «Te arrancaré el conocimiento de estas cosas mediante la tortura». San Andrés respondió: «Estoy sorprendido de que un hombre inteligente como tú hable de una manera tan sin sentido. ¿Crees que tendrás éxito en el tormento para hacerme revelar los santos misterios? Has escuchado el misterio de la cruz; escuchaste el misterio del sacrificio. Si crees que Cristo, el Hijo de Dios vivo, que fue crucificado por los judíos, es el verdadero Dios, te explicaré cómo está vivo el Cordero después de haber muerto, y cómo después de haber sido sacrificado y comido, permanece íntegro y sin mancha en su reino». Egeas dijo: «¿Cómo, después de haber muerto y ser comido por todas las personas -según dices-, puede permanecer íntegro y vivo? San Andrés respondió: «Si crees con todo tu corazón, podrás entenderlo; si no crees, nunca llegarás a conocer esta verdad».

8. Entonces Egeas, lleno de ira, ordenó que el apóstol fuera encerrado en la cárcel. Y vino una gran multitud de toda la provincia, queriendo matar a Egeas y tras haber derribado las puertas liberar a Andrés. Pero san Andrés se dirigió a la gente y dijo: «No perturbéis la tranquilidad de nuestro Señor Jesucristo con una sedición inducida por el diablo. El Señor mostró infinita paciencia cuando fue entregado a sus enemigos, no se resistió, no pronunció una queja, y nadie lo escuchó alzar la voz en las plazas. Así que guardad silencio, descanso y paz, y no solo no os opongáis a mi martirio, sino, como atletas del Señor, preparáos para triunfar sobre las amenazas con vuestra intrepidez, venciendo los tormentos con la resistencia de vuestro cuerpo.

Si de algo hay que tener miedo, es del tormento que nunca tendrá fin. El miedo humano es como el humo; desaparece tan pronto como se muestra. Y si hay que temer el dolor, es ése que durará para siempre. Hay dolores eternos con continuos llantos, aullidos, lamentos y tormentos sin fin, a los que el procónsul Egeas no teme exponerse. Estad preparados para llegar al gozo eterno pasando por tribulaciones temporales; allí estaréis constantemente en gozo; Siempre estaréis floreciendo y reinaréis para siempre con Cristo».

9. Habiendo enseñado el santo apóstol a los fieles estas y otras cosas  durante toda la noche, al llegar el día, Egeas se sentó en su tribunal y, enviando a buscar a Andrés, hizo que lo trajeran ante él, y dijo: «Creo que las reflexiones de esta noche te habrán llevado a renunciar a tu insensatez y a dejar de alabar a tu Cristo, para, con nosotros, no perder los gozos de la vida. Pues es una necedad querer ir al tormento de la cruz y condenarse a las llamas y a la tortura más cruel». San Andrés respondió: Participaré en tus gozos si crees en Cristo y renuncias a la adoración de los ídolos, porque Cristo me ha enviado a esta provincia, donde he ganado no pocos fieles para él». Egeas dijo: «Pues por eso te obligo a sacrificar, para que las personas a las que has engañado reconozcan la vanidad de tu doctrina y hagan ofrendas a los dioses. No hay ciudad en Acaya donde los templos de los dioses no hayan sido abandonados. La adoración de los dioses debe restablecerse  a través de ti, contra quien están irritados, de modo que se apacigüen y podamos disfrutar de su amistad. Si te niegas, sufrirás varios tormentos y luego morirás, unido a este patíbulo de la cruz que alabaste». San Andrés respondió: «Escucha, hijo de la muerte, paja para las llamas eternas, escúchame a mí, siervo de Dios y apóstol de Jesucristo. Hasta ahora he actuado gentilmente hacia ti, de modo que entraras en razón y te convirtieras en defensor de la verdad, despreciaras a los ídolos vanos y adoraras al Señor que está en el cielo. Pero dado que, perseverando en tu descaro, crees que puedes asustarme con tus amenazas, piensa todas las torturas que te parezcan más crueles, que cuanto más persista en los tormentos para rendir homenaje a mi rey, más agradable seré para él».

10. Entonces Egeas ordenó que, estirado, lo golpearan con látigos, y cuando sufrió tres veces siete latigazos, lo levantaron y lo llevaron ante él. Egeas dijo: «Escúchame, Andrés, y no insistas en querer que se derrame tu sangre; porque si no, te haré crucificar en una cruz». San Andrés respondió: «Soy esclavo de la cruz de Cristo, y debo desear, antes que temer, el trofeo de la cruz. En cuanto a ti, puedes evitar los tormentos eternos que se te deben, si, después de haber probado mi resistencia, crees en Cristo; porque tu condenación me duele más que mis propios sufrimientos. Mis sufrimientos durarán uno o dos días como máximo, pero tus tormentos no podrán, después de miles de años, llegar a su fin. Por eso, no aumentes tus tormentos; ni enciendas en ti el fuego eterno».

11. Entonces Egeas, furioso, ordenó que lo crucificaran, y les dio las siguientes instrucciones: que lo fijaran atándole los pies y las manos y no lo clavaran para que no muriera pronto, sino que lo dispusieran como en un caballete, para que sufriera mayores torturas. Cuando los verdugos lo llevaron a torturar, la gente se reunió y gritó: «Es un hombre justo y un amigo de Dios; ¿Qué mal ha hecho para ser crucificado?» Pero san Andrés rogó a la gente que no se opusiera a su martirio, y fue allí lleno de gozo y alegría, sin dejar de predicar.

Cuando llegaba al lugar donde estaba preparada la cruz, al verla desde lejos, gritó en voz alta: «Te saludo, oh, cruz, consagrada por el cuerpo de Cristo, y adornada con las perlas de sus miembros. Antes de que el Señor viniera sobre ti, inspirabas miedo; ahora eres el objeto del amor celestial y te conviertes en la meta de nuestros deseos; los fieles saben cuánta alegría tienes, cuántos bienes se preparan en tu hogar. Vengo a ti con seguridad y alegría, para que puedas recibir amablemente al discípulo del que ha sido suspendido sobre ti. Siempre te amé y siempre quise besarte. Oh cruz buena, que recibiste de los miembros del Señor tu belleza y tu resplandor, tú a quien siempre he deseado y a quien siempre he amado con ardor, a quien siempre he buscado y que finalmente se ha concedido a mis deseos, recíbeme ya de los hombres, y devuélveme a mi maestro, para que el que me redimió a través de ti me reciba a través de ti».

12. Y diciendo estas palabras, se desnudó y entregó su ropa a los verdugos, que se lo llevaron, lo colocaron en la cruz, ataron su cuerpo con cuerdas y lo levantaron, de acuerdo con la orden que se les dio. Había una multitud de unos veinte mil hombres, entre los cuales estaba el hermano de Egeas, que se llamaba Estratocles, quien gritaba junto con la gente: «es un hombre santo y un juicio injusto». Pero san Andrés consolaba a los creyentes en Cristo, y los exhortaba a ser pacientes, enseñándoles que nada es digno de consideración cuando se trata de obtener una recompensa eterna.

13. Entonces todo el pueblo fue, gritando, hacia la casa de Egeas, y todos decían a una voz: «Este hombre santo y casto, irreprochable en sus modales, piadoso, modesto, excelente en su doctrina, no debe ser tratado así; debe ser separado de la cruz, desde la cual no ha dejado de predicar la verdad durante los dos días que está apegado a ella». Entonces, Egeas temió la ira del pueblo y, prometiendo liberarlo fue hacia él. San Andrés al verlo, dijo: «¿Por qué vienes a mí, Egeas? Si quieres creer en Jesucristo, el camino del perdón está abierto para ti, como te prometí; si solo vas a liberarme, no puedo ser separado vivo de esta cruz. Ya veo a mi rey, lo adoro, disfruto de su presencia. Pero siento pena por tu desgracia, porque una pérdida eterna te espera. Actúa, infeliz, mientras puedas; no sea que cuando quieras no puedas».

14. Los verdugos, alzando los brazos hacia la cruz, no pudieron tocar al apóstol. Llamaron a otros hombres para que les ayudaran, pero los brazos de todos los que querían desatarlo estaban entumecidos, y nadie podía tocarlo.
Entonces san Andrés dijo en voz alta: «Recíbeme, Señor Jesucristo, maestro bueno, y no permitas que me separe de esta cruz antes de que hayas recibido mi espíritu».
Y cuando hubo hablado así, una luz deslumbrante, como un rayo del cielo, lo rodeó ante toda la gente, y los ojos humanos no pudieron soportar este esplendor.
Y después que esta luz permaneciera durante media hora, desapareció; y en ese momento el apóstol entregó su espíritu, volviendo con esta luz al Señor, a quien sean el honor y la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

15. Egeas, sin embargo, después de haber sido poseído por el demonio y, antes de que pudiera llegar a su casa, en el camino, acosado, a la vista de los hombres, expiró. Después, su hermano, que sostenía el cuerpo de san Andrés, escapó. Y tan grande fue el miedo que cayó sobre todo el mundo, que no quedó nadie que no creyera en nuestro salvador, el Señor Jesucristo, que quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad.

16. A él la gloria y el poder juntamente con el Padre y el Espíritu Santo por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

 


NOTAS

*. Texto latino: Fábrega Grau, Ángel, Pasionario Hispánico, Vol. II. Consejo Superior de Investigaciones Cientificas. Instituto P. Enrique Flórez. Monumenta Hispaniae Sacra. Serie Litúrgica, Vol. VI. Madrid-Barcelona, 1955, pp. 59-64.
Traducción: La Ermita, 2019.

1. El significado de esta frase un tanto confusa es que uno y el mismo Espíritu que está en el Padre y el Hijo, procede de ambos.

 

Índice PasionarioInicio página

ÍNDICE GENERAL DE "LA ERMITA"

© La Ermita - España MMXX