Rito Hispano-Mozárabe La Ermita. Logo y dibujo

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Pasionario

 

PASIONARIO HISPÁNICO (*)

Martirio de san Saturnino, Jean-Louis Bézard (1799-1881). Iglesia de Nuestra Señora del Toro, Tolosa (Francia)

SATURNINI SAN SATURNINO

1. Passio sancti ac beatissimi martyris Saturnini episcopi, qui passus est in civitate Tolosa; die III kalendas decembres.
R/. Deo gratias.

2. Si eorum virorum beatissimas passiones debita admiratione veneramur, quos procul a sedibus nostris, non tantum remotarum inmensitate terrarum, quam etiam marinorum quoque fluctuum interpositione discretos, fame deferentis officio, et audivimus, et credimus felici martyrio consecratos, atque illos dies quibus in Dominici nominis confessione luctantes beatoque obitu regnis celestibus renascentes, eiusdem Domini, cuius in decertatione viribus adiuvantur post victoriam munere coronantur, vigiliis, hymnis ac sacramentis etiam sollemnibus honoramus, ut eoruin patrocinia atque suffragia in conspectu Domini orando queramus, honorando etiam mereamur; qua sanctum diem istum sollemnitate venerabimus, quibus gaudiis excolemus, in quo vir sanctus Saturninus, Tolosane civitatis episcopus et martyr. in eadem civitate geminatam coronam. Deo teste, promeruit, et de sacerdotii dignitate, et de honore martyrii, ut quem iam venerabilem vitam fecerat, etiam passio coronaret, interitu consecraret.

3. Tempore illo, quo, post corporeum Salvatoris adventum, exortus est in tenebris sol ipse iustitie, et splendor fidei inluminare occidentalem plagam ceperat. quia sensim atque gradatim in omnem terram evangeliorum sonitus exivit, tardoque processu in regionibus nostris apostolorum predicatio coruscavit; quum rare in aliquibus civitatibus eclesie paucorum christianorum devotione consurgerent, et crebra miserabili errore gentilium nidoribus fetidis in omnibus locis templa fumarent: ante annos satis plurimos, id est, sub Decio et Grato consulibus, sicut fideli relatione retinetur, primum et sumum Christi servum Tolosana a civitas sanctum Saturninum habere ceperat sacerdotem.

Cuius fide atque virtute eorum, qui in urbem eadem colebantur, ceperunt demonum vaticinia cessare, comenta nudari, artes detegi, omnisque illorum apud gentiles fallacia, omnisque potentia christianorum fide crescente, decrescere. Quumque supradicto episcopo ad eclesiam, id temporis parvulam, iuxta Capitolium, quod inter domum suam et domum Dei esset médium frequens itus erat ac reditus: sancti viri presentiam sustinere fallax demonum turba non potuit: et ut erant muta simulacra nudis adumbrata fantasiis, ad sacrilega obsequia et solita consulentium vota ceperunt in silentio permanere.

4. Cunctique sacrilege supprestitionis antestites tante rei novitate permoti, inter se invicem quererent, unde in numina sua repente venisset tantis temporibus inusitata taciturnitas: quisnam ita semper garrula ora clausisset, ut nec invocantium precibus excitata, nec fuso taurorum cruore, et tantis hostiis delinita, aliquod consulentibus adferre responsum aut irata, aut absentia denegarent: audiunt a nescio a quoddam nostre religionis inimico, novam, nescio quam insurrexisse etatem, sectam, supprestitio gentilitatis inimicam, que christiana appellaretur, et in deorum suorum excidium niteretur. Huius etiam fidei esse episcopum sanctum Saturninum, cuius crebro iuxta Capitolium transitu, a conspectu viri huius exterrita deorum suorum ora siluissent, nec facile posse reserari, nisi episcopum illum mors matura subtraheret.

5. O infelix error, et ceca dementia! Audiunt diis suis hominem esse terrori: et a delubriis atque a sedibus suis demones ad transitum ipsius expelli non solum audiunt, sed etiam intellegunt. Et hunc virum, adoratis sibi idolis etiam sine promissa interminationem terribilem, interficere, potius quam honorare definiunt, miseri, non considerantes, quod nullum magis quam illum colere deberent, cuius servus suis numinibus imperasset. Quid enim tam stultius, quam timere metuentes, et illum, qui dominatur dominantibus non timere?

6. Inter hec ergo conquerentium et stupentium studia, quum paulatim magna fuisset multitudo hominum congregata, et omnes studiosius vellent, parato ad victimam tauro, certi aliquid de his, que dicebantur agnoscerent, et diis 0 suis Htatione tam ingentis hostie vellent doceri. que cupiebant, vel provocare: esse ipsum sanctum Saturninum, ad officium sollcmne venientem, unus ex illa malignantium turba eminus venientem agfn]oscit, et dicit : En ipsum, en adversarium cultibus nostris, religione signiferum, qui dextruenda predicat templa, qui deos nostros demonum appellatione condemnat, cuius postremo presentía consueta nos prohibet obtinere responsa. Itaque quia ipsum nobis oportuno in tempore debitus ipsius finis exhibuit. nostram pariter, deorum nostrorum vindicemus iniuriam; quod iam nunc conpellentibus nobis, aut sacrificando placeat, aut moriendo letificet.

7. Ad tam sacrilege vocis inpulsum. omnis sanctum virum insanientium turba circumdat, ac presbytero uno et duobus diaconibus, qui obsequiis eius adherere videbantur, per fugam labsis. ad Capitolium solus adtrahitltr ; et quum imolare demonibus cogeretur, clara voce testatur : Unum et verum Deum novi ; huic laudes et hostias imolabo. Déos vero vestros demones scio. quos incassum non tam hostiis pecodum, quam stultitius prima manus. diis] de antep. sed delev. SATURNINI 59 animarum vestrarum mortibus honoratis. Quoniodo vultis, ut ego eos tímeam, a quibus d , ut audio, dicitis me timeri ?

8. Ad hanc sancti episcopi vocem, omnis ille sacrilege multitudinis tumultus incanduit. tauroque illo, qui victime fuerat preparatus, fune lateribus circumacto, et postergo dimisso, ad ministerium sue crudelitatis utuntur. Postrema enim parte funis eius, que ad posteriora tauri ipsius defluebat, sancti viri pedes inligant, actumque stimulis acrioribus taurum de superiori Capitolium parte in planis precipitant. Nec mora: inter primos descensus ipsius grados, capite conliso cerebroque excusso, et corpore omni membrorum parte lacerato dignam Deo animam Christus excepit; ut quam, pro nomine suo fideliter dimicantem, suppliciis furor gentilis extorserat, suis post victoriam laureis coronaret.

9. Examine tamen corpus, neque obnoxium iam ullius iniurie, usque ad eum locum, tauro furente, perductus est, ubi fune disrupto, tumulariam eo tempore meruit sepulturam. Nam id temporis christianis ipsis, propter furorem gentilium, sancti viri corpus humare [me]tuentibus, due tantum muliercule, sexus infirmitatem fidei virtute vincentes, et viris omnibus fortiores, et sui sacerdotis exemplo, credo, ad tolerantiam passionis animate, benedicti viri corpus ligneo feretro inmersu, quam maxime in profundo loco, altis scrobibus condiderunt: ut venerandas sibi sanctas reliquias non tam sepelire, quam abscondere viderentur.

10. Dominus autem suscepit martyrem suum in pace: cui est honor et gloria in secula seculorum. Amen.

1. Pasión del santo y bienaventurado mártir Saturnino, obispo, que sufrió martirio en la ciudad de Tolosa el 29 de noviembre.
R/. Demos gracias a Dios.

2. Si veneramos con debida admiración los sufrimientos felicísimos de aquellos varones, que en tierras muy lejanas, y allende del mar sabemos padecieron martirio: si honramos con vigilias, cánticos y solemnes misterios aquellos días en que ayudados del mismo Señor, que victoriosos los corona, lucharon por la confesión del nombre de Dios, y v renacieron al Reino de los Cielos, para alcanzar con nuestros ruegos y obsequios su patrocinio y amparo en el acatamiento divino; ¿con qué solemnidad festejaremos, con qué júbilo honraremos este santo día en el cual el beatísimo varón Saturnino, obispo de Tolosa y Mártir, mereció en la misma ciudad, a juicio de Dios, doble corona por la dignidad del sacerdocio, y por la gloria del martirio, consagrando así la pasión al que era ya venerable por su vida? 1

3. En aquel tiempo en que después de la venida de Jesucristo había empezado el Sol de Justicia; nacido en las tinieblas, a ilustrar con la luz de la fe el Occidente; después que salió poco a poco por toda la tierra el sonido del Evangelio, y con lento paso 2 brilló en nuestras regiones la predicación de los Apóstoles: cuando eran raras las iglesias que se levantaban en algunas ciudades por la devoción de un corto número de cristianos, y muchos los templos de gentiles, que con hedionda luz brillaban en todas partes; hace ya bastantes años, esto es, imperando 3 Claudio sucesor de Gayo, según la fiel tradición que se conserva, logró tener la ciudad de Tolosa por su primer obispo a san Saturnino 4.

De manera 5 que por su fe y virtud empezaron a faltar las adivinaciones de los demonios venerados en aquella ciudad, a descubrirse sus enredos y mentiras, y a menguar, al «paso que crecía la fe de los cristianos, todo su poder fraudulento con los gentiles. Y debiendo el sobredicho obispo pasar y repasar a menudo por junto al capitolio, que estaba entre su casa y la casa de Dios, o sea la iglesia, que en aquel tiempo era muy pequeña, no pudo la engañosa turba de demonios sufrir la presencia de Saturnino, y como simulacros mudos que eran, encubiertos con algunas ilusiones de la fantasía, empezaron a enmudecer en las sacrílegas adoraciones y plegarias 6.

 4. Alterados los sacerdotes idólatras con la novedad del caso, se preguntaban unos a otros, ¿de dónde podría venir este repentino y desusado silencio de sus dioses? «¿Quién habría tapado aquellas parleras bocas de modo, que no se abriesen con tantas plegarias, no se aplacasen con tanta sangre de toros, y otras victimas, y que airados o ausentes los dioses no diesen respuesta alguna a los que los consultaban? Oyen en esto un enemigo de la religión, que dice haberse levantado no sé qué nueva secta llamada cristiana, enemiga de la superstición de los gentiles, hasta querer acabar con sus dioses; y que de esta secta es el obispo Saturnino, que frecuentemente pasaba por el capitolio, con cuya vista atemorizados los dioses callaban, y que no abrirían sus bocas, si no moría prontamente aquel obispo.

5. ¡Oh error infeliz, y locura ciega! ¡Oyen que un hombre amedrenta sus dioses, y que huyen de sus templos y asientos los « demonios cuando él pasa: ni solo oyen esto, sino que lo palpan; y todavía a un tal hombre que aun sin conjuros arredra sus dioses, quieren quitar la vida debiendo honrarle! ¡Desdichados, que no consideran deberse adorar sobre todos aquel cuyos siervos mandan a sus dioses! Porque ¿qué mayor necedad que temer a los medrosos, y no temer al que domina sobre los dominantes?

6. En esta agitación de dudas y temores estaban, y entre tanto, se juntó poco a poco un gentío muy grande, y querían todos mediante el sacrificio de un toro que estaba preparado, saber determinadamente algo de las muchas cosas que se decían, y hacer que volviesen sus dioses, o que se mostrasen lo que eran: cuando he aquí que uno de estos malvados, viendo desde lejos al santo Saturnino que venia a sus acostumbradas funciones, empezó a gritar: el mismo es, aquel es el enemigo de nuestras ceremonias, el alférez de la religión cristiana, el que predica que deben ser destruidos nuestros templos, el que trata a nuestros dioses de demonios, y el que con su presencia nos impide alcanzar las respuestas que antes nos daban; y pues su fin merecido nos lo trae en tan buen tiempo, venguemos nuestra injuria y la de nuestros dioses, a quienes desde ahora o habrá de aplacar con ofrecerles sacrificio, o alegrar con su muerte.

7. Al sonido de tan sacrílega voz, rodeó al santo varón toda aquella chusma de locos, y habiéndose escabullido, como pudieron, un presbítero y dos diáconos, que ordinariamente le servían, 7 fue llevado solo al capitolio, donde queriéndole obligar a que sacrificase, repetía en alta voz: un solo verdadero Dios reconozco: a este solo ofreceré alabanzas y sacrificios; mas vuestros dioses bien sé que son demonios, a los que honráis en vano, no tanto con victimas de animales, cuanto con muerte de vuestras almas. ¿Y cómo queréis que yo tema a los que oigo decir que me temen?

8. A estas palabras del obispo Saturnino se enfureció toda aquella sacrílega canalla, y echando al toro, que habían de sacrificar, una cuerda, ataron los pies del santo varón con el cabo que pendía por detrás de él, y agarrochándolo luego fuertemente, precipitaron a Saturnino desde lo más alto del capitolio hasta el llano, por lo que rota la cabeza con los escalones del capitolio saltándole los sesos, y hechos pedazos todos los miembros; recibió Cristo aquel espíritu, digno de ser presentado a su Padre, para que coronase con laureles al que muriendo a manos de los furiosos gentiles, supo pelear tan fielmente por su nombre.

9. Arrastró el toro el cuerpo muerto, y que ya nada podía sentir, hasta que se rompió finalmente la cuerda, y donde quedó allí fue entonces sepultado; porque acobardados los cristianos de aquel tiempo con el furor de los gentiles y no atreviéndose a enterrarlo 8, dos solas mujeres, más fuertes que todos los hombres, venciendo con la virtud de la fe la flaqueza del sexo, y animadas, creo, a padecer con el ejemplo del pastor, pusieron el bendito cuerpo, en una caja de madera, y así lo metieron en una hoya muy profunda, a guisa de quien escondía más bien las venerables reliquias del santo que de quien las enterraba.

10. Pero recibió en paz a su mártir el Señor, cuyo es el honor y la gloria, por los siglos de los siglos. Amen.9

 


NOTAS

*. Texto latino: Fábrega Grau, Ángel, Pasionario Hispánico, Vol. II. Consejo Superior de Investigaciones Cientificas. Instituto P. Enrique Flórez. Monumenta Hispaniae Sacra. Serie Litúrgica, Vol. VI. Madrid-Barcelona, 1955, p. 364.
Traducción: Cfr. Miguel José de Maceda, Actas sinceras nuevamente descubiertas de los santos Saturnino, Honesto y Fermín, &c. Imprenta Real. Madrid, 1798, pp.81-83; 104-110; notas: pp. 119-120; 127-129.

Notas de la Actas sinceras, &c.

1 [1]. Este mismo Prólogo ponen Surio y Ruinart. También el antiquísimo Misal Mozárabe en la oración después del Pater noster de la Misa de san Saturnino usa de algunas palabras, que parecen tomadas de este Prólogo; así que se puede creer, que es del primitivo autor de las Actas. Mas si esto es así, no parece que se escribieron dichas Actas antes de haber dado Constantino la paz a la Iglesia; ya que es poco creíble que en los tres primeros siglos se celebrasen en Tolosa con la solemnidad que aquí se indica las fiestas de los Mártires, que habían padecido en tierras muy remotas. Y acaso fue esta la causa por que el primitivo autor no señaló el tiempo preciso en que había venido san Saturnino, contentándose con decir: hace muchos años, según discurríamos en el núm. 32. Pero demos lo señalase; fácilmente pudo errar quien escribía mucho después del santo, y por la memoria que se conservaba. Con que aun cuando hubiera dicho el autor que san Saturnino vino en el Consulado de Decio y Grato, no debieran insistir tanto en una tal época los críticos modernos, y mucho menos atrasar por ella la divulgación del Evangelio en todo el mundo contra la uniforme aserción de los Santos Padres anteriores al escritor de las Actas de san Saturnino.
2. [2]. Con lento paso: lo mismo dicen algunos códices que cita Ruinart; pero el Fosatense, cuya lección adopta este crítico, dice con igual progreso.
3. [3]. Aquí está la notabilísima discrepancia entre las Actas Riccardianas y las de Surio y Ruinart, pues ponen aquellas la venida de san Saturnino imperando Claudio, y las otras en el Consulado de Decio y Grato, doscientos años después. En el texto latino no hay ninguna palabra antes de Claudio que corresponda al imperando; pero es claro que esta u otra semejante, se debe suplir. Este defecto, y la exposición esto es , hace sospechar que aun las Actas Riccardianas, bien que anteriores a la traslación de las reliquias de san Saturnino, que hacia el año 400 hizo san Exuperio, no merecen indubitable fe en la época que señalan. Pero como estas mismas razones con otras mas fuertes militan contra la época que se lee en los códices de Surio y Ruinart , posteriores a la traslación del santo, por esto tengo por mas probable que vino san Saturnino en tiempo de Claudio, o poco después.
4. [4]. Una digresión muy larga hace aquí nuestro autor, que no hallando referida en las Actas de san Saturnino su predicación en Pamplona, juzgó con razón que redundaría en mucha gloria del santo una tal narración. Para ella se vale, según parece, de las Actas de san Fermín, que por consiguiente se habían ya escrito en el siglo IV. Vuelve después en el número XIV a tomar el hilo de las Actas de san Saturnino, y no lo suelta hasta el fin. Véase lo que sobre esto dijimos en el núm. 29 y siguientes. [La "disgresión" no se incluye en el texto que ofrecemos. N. de La Ermita]
5. Aquí vuelve nuestro autor a tomar el hilo de las Actas de san Saturnino que dejó en el núm. II.
6. [25]. No es de extrañar que en éste y otros lugares parezca mejor la lección que adopta Ruinart; porque habiendo tenido delante este colector nueve copias de las Actas de san Saturnino, pudo por las unas corregir las faltas de las otras, y seguramente seria todavía mas correcta su edición, si hubiera visto el códice Riccardiano. Mas esto no supone nada, porque los descuidos del que copió este códice son dé poca importancia. En Tolosa y otras Ciudades había capitolio a imitación de Roma; y aun se pudiera decir que llamaban los gentiles capitolio al templo principal de cada lugar, como observa Baronio en las notas al Martirologio tratando de san Saturnino.
7. [26]. San Gregorio Turonense en la Historia de los Franceses cap. 30 solo nombra dos presbíteros, y dice, que viendo san Saturnino su cobardía, pidió, según se decía, a Dios que jamás fuese obispo ningún ciudadano de Tolosa; y añade, que hasta su tiempo se había cumplido su petición. Como una tal oración es muy extraordinaria, y el fundamento que san Gregorio cita es tan débil, se puede creer que si pidió algo de esto san Saturnino, seria su intención alcanzar de Dios que los cobardes, que lo habían abandonado, no fuesen hechos obispos.
8. [27]. Ruinart lee así: porque siendo en aquel tiempo pocos los cristianos, y temiendo estos mismos por el furor de los gentiles enterrar el santo cuerpo, solas dos mujercillas, &c. Este modo de hablar es de quien vive ya sin temor de persecución, y entre muchos cristianos. Los que pretenden que vino san Saturnino en tiempo de Decio, y que cincuenta años después de su venida se escribieron las Actas, dirán, creo, que muerto el santo, creció el número de cristianos, y que estos nada tenían que temer hacia el año de 300, imperando Constancio Cloro. Esta respuesta podría tolerarse si sus dos presupuestos fueran ciertos; pero ya vimos al principio cuan lejos están de serlo. Así que tengo por más probable que se escribieron estas Actas después de la paz de Constantino, ya que tenían mucho por que temer los cristianos en tiempo de Constancio, sino del que antes los favorecía, de los magistrados urbanos, y del vulgo fanático. Tampoco entiendo bien por qué la religión cristiana, no habiendo hecho pie en las Galias como pretenden los modernos hasta el Imperio de Decio había luego de crecer tanto en un tiempo, en que más que nunca arreciaban y se renovaban las persecuciones. Ni se diga que era semilla de cristianos la sangre de los mártires, porque aunque tengo por verdadero este hermoso dicho de Tertuliano, todavía es innegable que la paz era otra semilla., y acaso más fecunda: el hecho es, que con. la paz de Constantino todo el Imperio Romano apareció en breve cristiano. Por tanto, como confieso de buena gana que los Varones Apostólicos, posteriores a Decio, supieron aprovecharse del blando y recio temporal para dilatar el reino de Cristo, así. no creeré que fuesen menos solícitos e industriosos los que los precedieron. La propuesta reflexión parecerá todavía mas fuerte si ponemos el corto número de Cristianos, como ponen las Actas, en la muerte de san Saturnino. El- Martirologio Romano dice, que padeció el santo en tiempo de Decio; pero ya dijimos en otra parte, que Baronio y los que corrigieron el Martirologio se equivocaron en la inteligencia de las Actas. Otros ponen su muerte en tiempo de Valeriano, para dar de este modo unos diez años a su predicación; mas yo creo, que se debe alargar más; porque dice Fortunato lib. 2 cap. 8 que deseaba Saturnino morir presto, pero que el Señor no oyó sus deseos. Carnali in habitu noluit esse diu... Tempore maturo, cum jam spes esset adulta &c. Con que pudo durar veinte, treinta , y aun cuarenta años; y en el corto intervalo entre su muerte, y el año quincuagésimo desde su venida crecería notablemente el número de los cristianos. Esto, vuelvo a decir, se podría admitir si los dos indicados presupuestos fueran ciertos; mas si son a lo menos dudosos, tendrán contra sí la propuesta reflexión.
9. [28]. Aquí acaba nuestro códice donde acabó también el primitivo autor de las Actas, como dicen Ruinart y los Bolandistas.

 

Índice PasionarioInicio página

ÍNDICE GENERAL DE "LA ERMITA"

© La Ermita - España MMXIX