Rito Hispano-Mozárabe La Ermita. Logo y dibujo

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Pasionario

 

PASIONARIO HISPÁNICO (*)

Historia de santa Columba. Giovann Baronzio, c. 1345-1350. Pinacoteca de Brera.

COLUMBÆ COLUMBA

1 Passio sancte ac beatissime Columbe virginis et martyris Christi, que passa est in civitate Senonas sub Aureliano imperatore; die pridie kalendas ianuarias.
R/. Deo gratias.

2. In diebus illis, adveniens Aurelianus imperator de partibus orientis, quum paganus esset, et idola coleret, ingressus est civitatem Senonas die VIII kalendas ianuarias, cepit inquirere, quis ibi esset christianus. Cui ex officio nuntiatum est Columbam quandam christiane <...> religionis deservire. Quumque hoc audisset, iussit eam suis conspectibus presentari. Quumque presentaretur, dixit ad eam: Que vocaris? Respondit: Columba. Aurelianus dixit: Quem deum colis? Columba respondit: Nullum alium colo nisi unum Deum, qui fecit celum et terram, et omnem hominem ad imaginem suam formavit, et dedit nobis Spiritum suum Sanctum, ut confirmet nos in Eclesia catholica, in religioso actu perseverare. Aurelianus imperator dixit: Recede ab hac stultitia, et ad veram scientiam reverteré, et sacrifica diis. Columba respondit: Dii qui sunt manufacti, pereant, sed et ipsi, qui adorant eos: mici enim Christus Deus meus perpetuam vitam donare dignatus est.

3. Aurelianus imperator dixit: Quum sis puella iuvenis, facilia verba loqueris; sacrifica diis, ut salveris. Columba respondit: Non habes auditum quia, qui pie volut vivere in Christo, semper persequutionem patiuntur in hoc seculo, et pena mortis non timent, sed cum sanctis heredes erunt, et vivent in eternum? Aurelianus imperator dixit: Doleo tibi, quum sis puella iuvenis quasi annorum sedecim, et pulchra nimis: sacrifica diis, ne te turpiter inlusam vivam incendam. Columba respondit: Maior est Deus quam tu qui potens est mici dare tolerantiam.

4. Tunc Aurelianus imperator iussit perquiri iuvenem, et precepit eam recludere in anfiteatrum. Tunc invenerunt iuvenem turpissimum, et dixit ei: Vade, homo iuvenis, in anfiteatrum, ubi inclusa est virgo Columba. Audiens autem ille iuvenis, gavisus est gaudio magno, quod data esset illi potestas in virginem, nomine Columbam. Et ingressus est cellam, in qua sancta Columba inclusa tenebatur. Et dixit ad iuvenem sancta Columba: Quid cum tanta ferocitate ad me venis, homo? Numquid possum tibi resistere, aut reppellere te a me? Sed patientiam habe, et sic audi verba mea, et noli mici vim facere, quia christiana sum: ne irascatur tibi ipse Dominus meus, et moriaris.

5. Conpunctus autem ille iuvenis non tetigit eam; et ecce, ursa, fugiens de cavea anfiteatri, ingressa est cellam in qua sancta Columba inclusa tenebatur, et, aspiciens iuvenem, adprehendit eum, et deposuit eum in terra. Ursa autem intendebat in faciem sancte Columbe quid iuberet de eo. Tunc beata Columba dixit ad ursam: Adiuro te per nomen Domini nostri Iesu Christi, ut non ledas eum in aliquo, sed permitte me loqui cum eo. Tunc ursa adiurata dimisit eum, et posuit se in ipso ostio, ne, aut ille dimissus fugam peteret, aut alius posset intrare. Tunc Columba dixit ad iuvenem: Ecce, fera, audito Christi nomine, dat honorem Deo, et tu, homo infelix, in tanto scelere inveniris? Aut promitte te christianum fieri, aut si nolueris, devorabit te fera. Tunc iuvenis clamavit voce magna, dicens: Qui Christum non fuerit confessus, sanus hinc non discedat. Tunc iuvenis, egressus de cella, clamabat per totam civitatem, dicens: Sciatis, populi romani, non esse alium deum, nisi quem Columba colit.

6. Tunc ira accensus Aurelianus imperator, misit ad anfiteatrum, ut Columbam exhiberent. Euntes autem milites, invenerunt eam orantem simul cum ursa, et, redeuntes, dixerunt: Non possumus eam tibi exhibere, quia ursa intus est cum ipsa.Tunc Aurelianus imperator iussit ut ligna exhiberent, et ignis incenderetur, ut ursa et Columba simul arderent. Quumque populi ignem succenderent, ursa cepit rugire, et fremitum dare. Dixit autem sancta Columba ad ursam: Noli timere neque pavere, quia hodie neque incendio cremaveris nec capieris, sed morte tua, ubi te dies tuus invenerit, morieris. Tunc illa ascendit tectum domus, et egressa foris per medias turmas populi civitatis portas exivit, et ad silvam perrexit.

7. Adclamantes autem populi, dixerunt ad imperatorem, ut super ignem aquam infunderent, ne Columba viva arderet. Post ignem extinctum, iussit Aurelianus Columbam exhiberi, ad quam et dixit: Que est ars tua vel maleficia, ut feras silvestres tecum pariter essent? Columba respondit : Nulla maleficia novi, nisi Christum Dei Filium colere, qui mici misereri dignatus est. Aurelianus imperator dixit: Iam tibi testatus sum ut Christi nomine non nominares: quod si fecisses, morte turpissima morereris. Columba respondit: Melius est felicius mori, quam infeliciter vivere. Infeliciter enim vivit, qui a lege Christi separatur, et precepta eius non obaudit. Tunc Aurelianus imperator, ira accensus, iussit eam duci extra civitatem, dicens: Columbam, que divinis legibus adsensum noluit adcomodare, ut omnipotentibus diis debita sacrificia clementer exhiberet, gladio percuti iubeo.

8. Quumque egressi fuissent milites, et deducerent eam miliarium unum semis extra civitatem, rogavit eos, ut eam permitterent orare, qui fecerunt ita. At illa anabolagium suum novum dedit eis. Orante illa, insonuit vox de celo, dicens: Veni Columba, aperti sunt tibi celi. Congaudet paradisus, devictis omnibus conluctationibus tuis; stat Dei Filius, qui tibi coronam in capite ponat, et suscipiant te angeli Dei. Tunc milites contendebant, qui eam decollaret. Unus autem, eiusdem civitatis miles, nomine Baruca, dedit aliis denariis viginti, et permiserunt eum; et abstulit caput eius.

9. Acta sunt autem hec aput Senonas civitatem, die pridie kalendas januarias, sub Aureliano imperatore.

10. Regnante Domino nostro Iesu Christo: cui est honor et gloria, virtus et potestas in secula seculorum.
R/. Amen.

1 Pasión de la santa y bienaventurada Columba, virgen y mártir de Cristo que sufrió martirio en la ciudad de Sens, bajo el gobierno del emperador Aureliano, el día 31 de diciembre.
R/. Demos gracias a Dios.

2. En aquellos días, viniendo el emperador Aureliano desde Oriente, entró el 25 de diciembre en la ciudad de Sens y como era pagano y adoraba a los ídolos, comenzó a buscar en dicha ciudad quién fuera cristiano. Le dijeron que Columba era cristiana y, como esto hubo oído, mandó a sus vicarios que la llevasen ante él. Cuando se la presentaron le preguntó: «¿Cómo te llamas?» Ella respondió: «Columba». Aureliano dijo: «¿A qué dioses adoras? Columba respondió: «No adoro sino al único Dios que hizo el cielo y la tierra y formó a todos los hombres a su imagen y nos dio su Santo Espíritu para fortalecernos en la Iglesia Católica y perseverar en su religión». El emperador Aureliano le dijo: «Columba, apártate de esa locura y vuelve al conocimiento verdadero y sacrifica a los dioses». Respondió Columba: «los dioses que han sido fabricados por manos de hombres perecen, al igual que aquellos que los adoran. A mí, en cambio, Cristo, mi Dios, se ha dignado concederme la vida perdurable».

3. El emperador Aureliano respondió: «Como eres joven doncella, hablas con simpleza; sacrifica a los dioses y te salvarás». Respondió Columba: «¿No has oído que aquellos que quieren vivir piadosamente con Cristo sufren siempre persecución en este mundo y no temen a la pena de muerte, pues vivirán para siempre con los santos». Le dijo el emperador Aureliano: «Me duelo por ti, pues eres una joven doncella de casi dieciséis años y muy hermosa. Sacrifica a los dioses, o disponte a ser quemada viva». Columba respondió: «Dios es más grande que tú y me dará la fuerza para sufrir».

4. Entonces el emperador Aureliano ordenó que buscaran un hombre joven y mandó que lo encerrasen con ella en el anfiteatro. Y así, encontraron un joven disoluto al cual le dijo: «Joven ve al anfiteatro donde está recluida la virgen Columba». Y aquél, al oír estas palabras, se alegró con gran gozo por cuanto le era dado poder hacer a su antojo con la tal virgen Columba. Entró en la celda donde tenían encerrada a Columba y santa Columba le dijo al joven: «¡Oh, hombre! ¿Por qué vienes a mí con tanta crueldad? ¿podría yo resistirte o apartarte de mí? Mas procura contenerte y escucha mis palabras y nada me hagas, por cuanto cristiana soy. No sea que experimentes la ira de mi Dios y caigas repentinamente muerto.

5. El joven, compungido, no la había tocado aun, cuando he aquí que una osa escapó de su jaula del anfiteatro, entró en la celda en la que santa Columba estaba recluida y mirando al joven, lo aprehendió y le hizo caer en tierra. La osa fijó su atención en la faz de santa Columba esperando le mandase qué hacer con él. Entonces, santa Columba le dijo a la osa: «Te conjuro, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo que no le hagas daño alguno sino que me dejes hablar con él». Entonces, la osa lo liberó y se puso en medio de la puerta, de modo que el joven no pudiera escapar y nadie más pudiera entrar. Dijo entonces Columba al joven: «Mira como una bestia salvaje al oír el nombre de Cristo honra a Dios, ¿y tú, desdichado, te hallas en tan gran pecado? O prometes hacerte cristiano o de lo contrario, la fiera te devorará». Entonces el joven exclamó a gritos diciendo: «¡El que no confesare a Cristo no salga sano de aquí!». Seguidamente, el joven salió de la celda dando grandes voces por toda la ciudad, diciendo: «Sabed, oh pueblo romano, que no hay otro Dios, sino aquel al que Columba venera».

6. Entonces, el emperador Aureliano, ardiente de ira, mandó buscar a Columba al anfiteatro para que la llevaran a su presencia. Yendo pues los soldados, la encontraron orando junto a la osa y volviéndose le dijeron al emperador: «No la podemos traer a tu presencia porque la osa está con ella». Entonces, Aureliano ordenó que prendieran fuego a aquel lugar para que Columba y la osa se quemasen. Y cuando prendieron el fuego, la osa comenzó a rugir y a dar gritos. Santa Columba le dijo: «No tengas miedo ni temor que hoy no te quemarás ni serás presa de estas llamas, sino que morirás cuando te llegue la muerte natural». Entonces, la osa subió al techo del edificio y salió afuera y, pasando por medio de la gente, salió por las puertas de la ciudad adentrándose en un bosque.

7. Tras lo cual el pueblo clamando le decía al emperador que echasen agua al fuego para que Columba no ardiera viva. Cuando el fuego se extinguió, Aureliano ordenó que la llevaran a su presencia y le dijo: «¿De qué arte o maleficio te sirves para que las fieras salvajes estén de tu parte?» A lo que Columba respondió: «No conozco ningún maleficio, sino a Jesucristo Hijo de Dios, que se ha apiadado de mí». El emperador Aureliano dijo: «Te había ordenado que no mencionases el nombre de Cristo y que si lo hacías, morirías de muerte vergonzosa». Columba respondió: «Mejor es morir bienaventuradamente que vivir malvadamente. Y vive malvadamente quien se aparta de la ley de Dios y no hace caso de sus preceptos». Entonces, el emperador Aureliano, enfurecido, mandó que fuera conducida fuera de la ciudad y dijo: «Ordenamos que Columba, quien no ha querido prestar su asentimiento a las divinas leyes, ofreciendo piadosamente los debidos sacrificios a los dioses todopoderosos, sea degollada».

8. Los soldados fueron y la condujeron a milla y media fuera de la ciudad; ella les rogó que la dejasen orar y así lo hicieron. Mas ella les dio su manto nuevo. Mientras rezaba se oyó una voz del cielo que decía: «Ven paloma mía, abiertos están para ti los cielos, el paraíso se alegra de tus palabras, el Hijo de Dios te aguarda con la corona para ponértela en la cabeza y los ángeles de Dios están prevenidos para recibirte». Entonces, los soldados disputaron entre sí cuál de ellos la degollaría. Uno de ellos, un soldado de la misma ciudad, llamado Baruc pagó a los demás veinte monedas y aquéllos le permitieron que le cortara la cabeza.

9. Todas estas cosas ocurrieron en la ciudad de Sens, el 31 de diciembre, bajo el gobierno del emperador Aureliano.

10. Reinando nuestro Señor Jesucristo, a él el honor y la gloria, el poder y la fuerza por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

 


NOTAS

*. Texto latino: Fábrega Grau, Ángel, Pasionario Hispánico, Vol. II. Consejo Superior de Investigaciones Cientificas. Instituto P. Enrique Flórez. Monumenta Hispaniae Sacra. Serie Litúrgica, Vol. VI. Madrid-Barcelona, 1955, p. 116-118.
Traducción: La Ermita, 2019.

 

Índice PasionarioInicio página

ÍNDICE GENERAL DE "LA ERMITA"

© La Ermita - España MMXIX