Rito Hispano-Mozárabe La Ermita. Logo y dibujo

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Pasionario

 

PASIONARIO HISPÁNICO (*)

El reencuentro de Santiago el Mayor y el mago Hermógenes y la decapitación de Santiago el Mayor. Lorenzo Mónaco (1387-1388). Museo del Louvre.

IACOBI FRATRIS IOHANNIS ET COMITUM SANTIAGO, HERMANO DE SAN JUAN Y COMPAÑEROS

1. Passio sancti Iacobi apostoli, fratris sancti Iohannis, et comitum eius, qui passi sunt Ierosolyma; die III kalendas ianuarias.
R/. Deo gratias.

2. In diebus illis, apostolus Domini nostri Iesu Christi Iacobus, frater beati Iohannis apostoli et evangeliste, omnem Iudeam et Samariam visitabat. Ingrediens per synagogas, secundum scribturas vero sanctas ostendebat omnia a prophetis predicta, que in Domino nostro essent Iesu Christo impleta. Accidit autem quendam Hermogenem magum ut discipulum suum, Filetum nomine, mitteret ad eum: qui, quum advenisset cum aliquantis phariseis ad Iacobum, conabatur adserere quod non verus esset Dei Filius Iesns Christus nazarenus, cuius se Iacobus apostolum memorabat.

3. Iacobus autem, in Spiritu Sancto fidenter agens, omnes adsertiones eius evacuavit, ostendens ei ex divinis scnbturis hunc esse verum Filium Dei. Reversus autem ad Hermogenem Filetus, dixit ei: Iacobum, qui se servum Christi Iesu nazareni asserit, et apostolum eius, scias superare non posse. Nam in nomine eius vidi eum demones ex obsessis corporibus eicientem, vidi eum cecos inluminantem, leprosos mundantem. Asserunt etiam amicissimi mei vidisse Iacobum mortuum suscitantem. Sed quid multis moramur? Omnes scribturas sanctas memoriter retinet, ex quibus ostendit non esse alterum Filium Dei nisi hunc, quem iudei crucifixerunt. Placeat ergo tibi consilium meum, et veni ad ipsum, et postula tibi indulgentiam ab eo. Quod si non feceris, scias tibi artem tuam magicam in nullo penitus profuturam. Me autem scias ad ipsum reverti, et petere ut eius merear esse dicipulus.

4. Hermogenes autem hec audiens, repletus est zelo, et fixit Filetum ita, ut se movere non posset, et dicebat ei: Videamus si Iacobus tuus solvet te ab his vinculis. Tunc misit Filetus festinanter puerum suum ad Iacobum, qui quum venisset et nuntiasset ei, statim sudarium suum misit ad eum, dicens: Accipiat eum, et dicat: Dominus Iesus Christus erigit elisos, et ipse solvet conpeditos. Statim autem ut de sudario eius tetigit eum his qui eum adtulerat resolutus est a vinculo magi, et currens, venit ad Iacobum, insultans eius maleficiis. Hermogenes autem magus, dolens quod ei insultaret, arte sua excitavit demones, et misit eos ad Iacobum, dicens: Ite et ipsum Iacobam mici hunc adducite simul etiam et Filetum discipulum meum, ut vindicar in eo, ne mici ceteri discipuli mei taliter incipiant insultare.

5. Venientes autem demones ubi Iacobus orabat, ululatum in aere habere ceperunt, dicentes: Iacobe, apostole Dei, miserere nostri quia antequam venial tempus incendii nostri, iam ardemus. Dicit eis Iacobus: Ut quid venistis ad me? Dicunt ei demones: Misit nos Hermogenes, ut te et Filetum ad ipsum perduceremus. Mox autem ut ingressi sumus, angelus Dei sanctus catenis igneis ligavit nos, et cruciamur. Dicit eis Iacobus: In nomine Patris et Filii et Spiritus Sancti exsolvet vos angelus Dei, ita ut revertentes ad Hermogenem, non eum ledatis, sed vinctum huc illum ad me adducatis.

6. Qui, quum abissent, ligaverunt eum de restibus manus a tergo, et ita eum adduxerunt, dicentes: Misisti nos ubi incensi sumus et torti, et intolerabiliter consummati. Interea, quum ad Iacobum fuisset adductus, dicit ei Iacobus apostolus Dei: Stultissime hominum, cum inimico generis humani rationem te habere: quare non consideras quem rogasti, ut mitteret tibi angelos suos ad lesionem meam, quos ego adhuc non permitto ut furorem suum tibi ostendant? Clamabant quoque ipsa demonia, dicentes: Da nobis eum in potestate, ut possimus et tuas iniurias vindicare et nostra incendia. Dicit eis Iacobus: Ecce Filetus ante vos stat: quur eum non tenetis? Dicunt ei demones: Nos non possumus nec formicam continigere, que in loculo tuo est. Tunc beatus Iacobus dicit ad Filetum: Ut cognoscant scholam Domini nostri Iesu Christi hanc esse, ut discant homines bona pro malis reddere, ille te ligavit; tu eum solve. Ille te vinctum a demoniis ad se conatus est adducere; tu eum, captum a demoniis, liberum abire permitte.

7. At ubi solvit eum Filetus, confusus et humilis et deiectus Hermogenis cepit stare. Dicit ei Iacobus: Vade liber ubi volueris: non est enim discipline nostre, ut invitus aliquis convertatur. Dicit ei Hermogenes: Ego novi iras demonum; nisi dederis mici aliquid, quod mecum habeam, tenebunt me, et diversis penis interficient. Tunc dicit ei Iacobus: Accipe tibi baculum itineris mei, et cum eo perge securus quocumque volueris. Et accipiens baculum apostoli, abiit ad domum suam, et posuit super cervices suas, et super cervices discipulorum suorum, zabernas plenas codicibus, et adtulit ad apostolum Dei, et cepit eos ignibus concremare. Dicit eis Iacobus: Ne forte odor incendii eorum vexet incautos, mitte intra zabernas petras simul cum plumbo, et fac eas dimergi in mari. Quod quum fecisset Hermogenes, reversus, tenere cepit plantas apostoli, rogans eum, et dicens: Animarum liberator, accipe penitentem, quem invidentem et detrahentem hactenus sustinuisti. Respondens Iacobus, dixit: Si veram Deo penitentiam obtuleris, veram eius indulgentiam consequeris. Dicit ei Hermogenes: In tantum, Deo veram penitentiam offero, ut omnes codices meos, in quibus erat inlicita presumtio, abiecerint, et omnibus simul abrenuntiaverim artibus inimici.

8. Dicit ei apostolus: Nunc vade per domos eorum quos evertisti, ut per te revoces Domino suo quos tulisti. Doce hoc esse verum quod dicebas falsum: et hoc esse falsum quod dicebas verum. Idolum quoque adorabas, et divinationes, quas tibi putabas ab eo responderi, confringe. Pecunias, quas de malo opere adquisisti, in bonis operibus expende, ut sicut fuisti filius diaboli imitando diabolum, efficiaris filius Dei imitando Deum. Qui quotidie etiam ingratis prestat beneficia, et se blasphemantibus exhibet alimenta. Si enim quum malus esses circa Deum, bonus circa te extitit Dominus, quanto magis erit circa te benignior, si malus esse cessaveris, et bonis ei ceperis operibus conplacere?

9. Hec et his similia dicente Iacobo, in omnibus obtemperavit Hermogenes, et ita cepit in Dei esse timore perfectus, ut etiam virtutes per eum plurime fierent a Domino. Videntes igitur iudei quia hunc magum, quem invictum putabant, ita convertisse, ut etiam omnes discipuli et amici eius, qui solebant ad synagogam convenire. Iesu Christo per Iacobum credidissent, obtulerunt pecunias centurionibus duobus, qui preerant Ierosolymis, Lisie et Theocrite, et tenuerunt eum, et miserunt in custodiam.

10. Facta autem a populo seditione, dictum est debere eum educi, et secundum legem audiri. Tunc pharisei dicebant ei: Ut quid predicas Iesum hominem, quem inter latrones crucifixum omnes scimus? Tunc Iacobus, repletus Sancto Spiritu, dixit: Audite, viri fratres, et omnes, qui vos Abrahe filios esse scitis. Promisit Deus patri nostro Abrahe quod in semine eius hereditentur omnes gentes: semen autem eius non est super Smael, sed super Srael; Smael enim cum sua matre Agar eiectus, a portione seminis Abrahe exclusus est, et dictum est Abrahe a Deo: In Isaac vocabitur tibi semen. Amicus autem Dei Abraham pater noster apellatus est, antequam circumcisionem acciperet, antequam sabbatum coleret, antequam legem aliquam divine constitutionis sciret. Amicus autem factus est non circuncidendo se, sed credendo in Deum hoc quod in semine eius, hereditentur omnes gentes. Si ergo Abraham amicus factus est credendo, constat fieri inimicum Deo, qui non credit Deo.

11. Dixerunt autem iudei: Et quis est, qui non credit Deo? Iacobus respondit: Qui non credit quod in semine eius hereditentur omnes gentes; qui non credit Moysi dicenti: Suscitabit vobis Dominus prophetam magnum: ipsum audietis tamquam me per omnia quecumque preceperit vobis. Hoc autem promissum Esaias e predixit quo ordine fieret. Ait enim: Ecce virgo in utero accipiet et pariet filium, et vocabitur nomen eius Emanuel, quod est interpretatum nobiscum Deus. Ieremias autem dicit: Ecce veniet redemtor tuus, Ierusalem, et hoc eius signum erit: Cecorum oculos aperiet, surdis reddet auditum, et voce sua excitabit mortuos. Ezechiel autem adsignat, dicens: Veniet rex tuus, Sion, veniet humilis, et restaurabit te. Daniel autem dicit: Sicut filius hominis ita adveniet, et ipse obtinebit principatus et potestates. David autem dicit vocem Filii Dei dicentis: Dominus dixit ad me, filius meus es tu; et Patris vox de Filio dicit: Ipse invocabit me, pater meus es tu, et ego primogenitum ponam illum excelsum apud reges terre. Ad ipsum David sermo Domini loquitur, dicens: De fructu ventris tui ponam super sedem meam.

12. De passione autem eius dicit Esaias: Sicut ovis ad occisionem ductus est; et David in persona eius dicit: Foderunt manus meas et pedes meos, et dinumeraverunt omnia ossa mea. Ipsi vero consideraverunt, et conspexerunt me; diviserunt sibi vestimenta mea, et super vestem meam miserunt sortem. Et in alio loco idem David ait: Dederunt in esca mea fel, et in siti mea potaverunt me aceto. De morte autem eius dicit: Caro mea requiescet in spe: quia non derelinquis in inferno animam meam, nec dabis sanctum tuum videre corruptionem. Vox autem filii ad patrem dicit: Exurgam adhuc et tecum sim; et iterum: Propter miserias inopum et gemitus pauperum nunc exurgam, dicit Dominus. De ascensione autem eius dicit: Ascendit in altum, captivam duxit captivitatem; et iterum: Ascendit super cherubin et volavit; et iterum: Ascendit Deus in iubilatione. Item Anna mater sancti Samuelis dicit: Dominus ascendit in celos, et tonat.

Et multa alia inveniuntur in lege de ascensione eius testimonia. Nam quod sedeat ad dexteram Patris, idem per David ait: Dixit Dominus Domino meo, sede a dextris meis; et quod venturus sit iudicare terram per ignem, dicit propheta: Deus manifeste veniet, Deus noster, et non silebit; ignis in conspectu eius ardebit et in circuitu eius tempestas valida.

13. Hec omnia in Domino nostro Iesu Christo impleta sunt, que transacta sunt; et que nondum facta sunt implebuntur, ita sicut prophetata sunt. Ait enim Esaias: Surgent mortui, et resurgent qui in monumentis sunt. Si interroges quid erit quum resurrexerit, dicit David audisse se Deum loquentem quid erit, nam, ut probetis ita esse, audite quid dicat: Semel loquutus est Deus, duo hec audivi quia potestas Dei est, et tibi, Domine, misericordia, quia tu reddes singulis secundum opera eorum. Unde, viri fratres, unusquisque vestram penitentiam agat, et non recipiat secundum opera sua qui se scit participem esse eorum, qui cruci adfixerunt eum, qui totum mundum a cruciatibus liberavit. Nam sputamento suo oculos ceci nati aperuit, et ut probarentur ipse esse, qui Adam de limo terre formaverat, lutum fecit de saliva sua, et inposuit super loca oculorum eius, quos non cecaverat infirmitas, sed defuerant per naturam. Nam interrogavimus Dominum nostrum Iesum Christum, dicentes: Quis peccavit. hic an parentes eius, ut cecus nasceretur? Et respondit nobis, dicens: Nec hic peccavit, nec parentes eius, sed ut manifestaretur opera Domini in eo, id est, ut manifestus fieret artifex, qui eum fecerat, quod ipse fecerat, quod minus fecerat.

14. Nam et hoc, quod pro bonis mala recepturus esset, predictum est in persona eius per David quum diceret: Retribuerunt mici mala pro bonis, et odium pro dilectione mea. Denique postea quam paralyticos curavit, leprosos mundavit, cecos inluminavit, fugavit demones et mortuos suscitavit, omnes una voce clamaverunt: Reus est mortis; et quod a suo discipulo tradendus erat, hoc ordine predictum est per David: Qui edebat panes mecum, ampliavit adversum me supplantationem. Hec omnia, viri fratres, filii Abrahe predixerunt, loquente per eos Spiritu Sancto. Nunc, si hec non credimus, poterimus evadere perpetui ignis supplicium, aut non merito puniendi erimus, quum gentes credant vocibus prophetarum, et non credamus nos patriarchis et prophetis nostris? Erubescenda et punienda tot factis et sceleribus crimina, lacrimosis vocibus lugeamus. ut penitentiam nostram pius indultor accipiat, ne illa nobis veniant, que evenerunt contemtoribus pro quibus dicit: Aperta est enim terra, et deglutivit Dathan, et operuit super synagogam de Abiron. Exarsit ignis in synagoga eorum, et Flama comedit peccatores.

15. Hec et his similia dicente Iacobo, tantam gratiam Dominus apostolo suo contulit, ut omnes una voce clamarent: Peccavimus, iniuste egimus; da remedium, quid faciamus? Quibus Iacobus ait: Viri fratres, nolite desperare. Credite tantum et babtizamini, et delentur omnia peccata vestra.

Post aliquantos autem dies, tunc Abiathar pontifex anni ipsius, videns tantum populum Domino credidisse, repletus zelo, per pecunias excitavit sedictionem gravissimam, ita ut unus ex scribis fariseorum, mitteret funem in collo eius, et perduceret eum ad pretorium Herodis regis. Herodes autem, filius Archelai regis, iussit decollari eum.

16. Quumque duceretur ad decollationem, vidit paralyticum iacentem,. et clamantem sibi: Sancte Iacobe, apostole Iesu Christi, libera me a doloribus, quibus omnia membra mea cruciantur, et ait ad eum: In nomine crucifixi Domini mei Iesu Christi, pro cuius fide ducor ad decollationem, exurge sanus, et benedic salvatorem tuum. Et protinus surrexit, et cepit gaudens, currere, et benedicere nomen Domini Iesu Christi. Tunc ille scriba fariseorum. qui funem ei in collo misit, et traxit eum, mittens se ad pedes eius, nomine Iosias, cepit ei dicere: Obsecro te, ut des mici indulgentiam, et facias me nominis sancti participem. Intellegens autem Iacobus visitatum cor eius a Domino, dixit ei: Tu credis quia Dominus Iesus Christus, quem crucifixerunt iudei ipse est verus Filius Dei vivi ? Et ait Iosias: Ego credo, et in eo est fides mea ex hac hora quia ipse est Filius Dei vivi.

17. Tunc Abiathar pontifex fecit eum teneri, et dixit ei: Si non discesseris a Iacobo, et maledixeris nomen Iesu, cum ipso decollaberis. Dicit ei Iosias: Maledictus tu, et maledicti omnes dies tui. Nomen autem Domini mei Iesu Christi, quem Iacobus predicat, est benedictum in secula. Tunc Abiatar iussit pugnis cedi os eius, et missa relation de eo ad Herodem, impetravit ut simul cum Iacobo decolla . Ventum est autem ad locum ubi decollandi erant, et dixit Iacobus spiculatori: Prius quam nos decolles, facito nobis aquam dari. Et adlata est ei la gena plena cum aqua. Tunc dixit ad Iosiam: Credis in Patre et Filio et Spiritu Sancto? At ubi dixit Iosias, Credo, perfudit eum Iacobus, et dixit ei: Da mici pacis osculum. Quumque osculatus esset eum, posuit manum super caput eius, et benedixit eum, et fecit signaculum crucis Christi in fronte eius atque ita perfectus in fide Domini nostri Iesu Christi, cum apostolo, una hora simul martyr effectus, perrexit ad Dominum.

18. Cui est honor et gloria in secula seculorum.
R/.
Amen.

1. Pasión de Santiago, hermano de san Juan, y de sus compañeros, que padecieron en Jerusalén; día III de las kalendas de enero (30 de diciembre). R/. Demos gracias a Dios.

2. En aquellos días, Santiago, apóstol de nuestro Señor Jesucristo, hermano de San Juan apóstol y evangelista, visitaba toda Judea y Samaría. Entrando en las sinagogas enseñaba que todo lo que los profetas habían anunciado en las Sagradas Escrituras se había cumplido en nuestro Señor Jesucristo. Y sucedió que cierto mago llamado Hermógenes le envió a un discípulo suyo de nombre Fileto, quien, al llegar ante Santiago junto con algunos fariseos, se esforzaba en defender que Jesucristo nazareno, de quien Santiago se declaraba apóstol, no era el verdadero Hijo de Dios.

3. Mas Santiago, obrando confiado en el Espíritu Santo, rechazó todas sus afirmaciones demostrándole por las Sagradas Escrituras, que era Él el verdadero Hijo de Dios. Volvió Fileto ante Hermógenes y le dijo: Debes saber que no puedes vencer a Santiago, que se proclama siervo de Jesucristo nazareno y discípulo suyo. Pues yo he visto que en nombre de él expulsa los demonios de los cuerpos de los posesos, le he visto que ha dado vista a los ciegos y dejado limpios a los leprosos. Dicen también unos muy amigos míos que vieron a Santiago resucitando a un muerto. ¿Para qué, pues, entretenerme más? Sabe de memoria todas las Sagradas Escrituras, por las que demuestra que no hay otro Hijo de Dios sino éste, a quien los judíos crucificaron. Acepta, pues, con agrado mi consejo y vete ante él y solicita de él tu perdón. Si no lo haces, debes saber que tus artes mágicas no van a servir de nada en el futuro. Yo, por mi parte, te digo que vuelvo ante él y le voy a pedir merecer ser discípulo suyo.

4. Por su parte, Hermógenes al oír esto se llenó de ira y amarró a Fileto de tal manera que no pudiera moverse, y le dijo: Veamos si tu Santiago te libra de estas ataduras. Entonces envió Fileto deprisa a un siervo suyo ante Santiago, quien, al llegar y decírselo, al instante le remitió su pañuelo, diciéndole que le cogiera y dijera: ¡El Señor Jesucristo levanta a los abatidos y desata a los que están atados! (Sal 147,6). Tan pronto como por medio de quienes le habían traído le tocó su pañuelo, se vio libre de las ataduras del mago y corriendo llegó ante Santiago, mofándose de los maleficios del mago. Pero el mago Hermógenes, enfadado por sus mofas, movilizó con sus artes a unos demonios y los envió ante Santiago, diciéndoles: Id y traedme a Santiago en persona, así como también a Fileto, discípulo mío, para vengarme de él, no sea que los restantes discípulos míos comiencen a mofarse de mí de la misma manera.

5. Al llegar los demonios donde se encontraba Santiago orando, comenzaron a llenar el espacio de lamentos, diciendo: Santiago, apóstol de Dios, apiádate de nosotros porque ya ardemos antes de que llegue el tiempo de nuestra condena. Santiago les dice: ¿A qué habéis venido a mí? Los demonios le dicen: Nos ha enviado Hermógenes, para que te llevemos ante él a ti y a Fileto. Pero tan pronto como hemos entrado un santo ángel de Dios nos inmovilizó con cadenas de fuego y estamos atormentados. Santiago les dice: El ángel de Dios os va a desatar en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, de manera que volváis ante Hermógenes, pero no le hagáis daño, sino que le traigáis atado aquí ante mí.

6. Cuando llegaron los demonios le ataron con cuerdas de esparto las manos a las espaldas, Y así le trajeron, diciéndole: Nos enviaste adonde fuimos quemados y torturados y consumidos de forma insoportable. Entretanto al ser llevado a presencia de Santiago, le dice Santiago, apóstol de Dios: ¡Oh el más necio de los hombresl, puesto que quieres tener parte con el enemigo del género humano: ¿por qué no te das cuenta de quién es a quien rogaste que te enviara sus ángeles para hacerme daño, a quienes yo todavía no permito que te hagan patente su furor? Los propios demonios también gritaban, diciendo: Déjale en nuestras manos, para que podamos vengar la injuria que te ha hecho y nuestras quemaduras. Santiago les dice: Ahí tenéis ante vosotros a Fileto, ¿por qué no le apresáis? Los demonios le dicen: Nosotros no podemos ni tocar a una hormiga que se encuentre en tu celda. Entonces Santiago le dice a Fileto: Para que conozcan que ésta es la enseñanza de nuestro Señor Jesucristo y aprendan los hombres a devolver bien por mal, él te ató, tú desátale a él. Él pretendió que fueras conducido ante él atado por los demonios, tú permítele ir libre a él, cautivo de los demonios.

7. Cuando lo desató Fileto, turbado y humilde y en el suelo, Hermógenes pudo ponerse en pie. Santiago le dice: Vete libre donde quieras; no entra en nuestra doctrina que se convierta nadie contra su voluntad. Le dice Hermógenes: Yo he conocido la ira de los demonios; si no me proporcionas algo que lleve conmigo, me apresarán y me matarán con variados tormentos. Entonces le dice Santiago: Llévate el báculo para mis viajes y camina con él seguro adonde quieras ir. Y tomando el báculo del apóstol marchó a su casa y puso sobre la espalda suya y de sus discípulos unas arcas llenas de libros y se las llevó al apóstol de Dios y comenzó a quemarlos en el fuego. Santiago les dice: Para que el olor del fuego no haga quizás daño a los desprevenidos, mete dentro de las arcas piedras junto con plomo y haz que sean sumergidas en el mar. Habiendo hecho esto Hermógenes, a su regreso, comenzó a abrazar los pies del apóstol, pidiéndole y diciendo: Liberador de las almas, recibe a un penitente, a quien hasta ahora has mantenido ciego y alejado. Santiago, respondiendo, dijo: Si ofreces a Dios una verdadera penitencia, conseguirás de él verdadero perdón. Hermógenes le dice: A tal punto ofrezco a Dios una verdadera penitencia, que he arrojado todos mis libros, que contenían toda ilusión ilícita. Yal mismo tiempo he renunciado a todas las artes del enemigo.

8. Le dice el apóstol: Vete ahora por las casas de quienes alejaste, para que por medio de ti devuelvas a su Señor a quienes llevaste. Enséñales que era verdadero aquello que decías que era falso; y que era falso aquello que decías que era verdadero. Destruye el ídolo que adorabas y las artes de adivinar, por las que pensabas que tú recibías respuesta. Distribuye en buenas obras las ganancias que adquiriste de la mala obra, para que así como fuiste hijo del diablo, imitando al diablo, te hagas hijo de Dios, imitando a Dios, que proporciona a diario favores incluso a los ingratos, y procura alimentos a quienes blasfeman de él. Pues si siendo malo para Dios, Dios fue bueno para ti, ¿cuánto más será para ti benigno si dejas de ser malo y comienzas a complacerle con buenas obras?

9. Diciendo Santiago estas y otras cosas semejantes, obedeció en todo Hermógenes, y de tal manera comenzó a ser perfecto en el temor de Dios, que incluso por medio de él hizo el Señor numerosos prodigios. Pero al ver los judíos que había de tal manera convertido a este mago, a quien consideraban invencible, que también todos sus discípulos y amigos, que solían acudir a la sinagoga, habían creído en Jesucristo por medio de Santiago, ofrecieron dinero a dos centuriones, que gobernaban en Jerusalén, a Lisias y Teócrito, y le apresaron y metieron en la cárcel.

10. Sin embargo, el pueblo se amotinó y dijo que debían sacarle de ella y oírle en conformidad con las leyes. Entonces los fariseos le decían: ¿Cómo es que anuncias al hombre Jesús, de quien todos sabemos que fue crucificado entre ladrones? Entonces Santiago, lleno del Espíritu Santo, dijo: Oídme vosotros, hermanos, y todos, que sabéis que sois hijos de Abrahán. Dios prometió a nuestro padre Abrahán, que en su descendencia heredaría todas las naciones (Gén 12,3: Hch 3,25); su descendencia no es la de Ismael, sino la de Israel; pues Ismael fue expulsado junto con su madre Agar; fue excluido de la parte de la herencia de Abrahán, y Dios le dijo a Abrahán: Por Isaac llevará tu nombre una descendencia (Gén 21,12). Abrahán, nuestro padre, fue llamado el amigo de Dios, antes de recibir la circuncisión, antes de observar el sábado, antes de conocer ley alguna de la divina legislación. Fue hecho amigo de Dios, no circuncidándose, sino creyendo a Dios en aquello de que en su descendencia heredaría todas las naciones. Pues si Abrahán por creer fue hecho amigo, se deduce que se hace enemigo de Dios quien no cree a Dios.

11. Los judíos le dijeron: ¿Quién es el que no cree a Dios? Santiago respondió: Quien no cree que en su descendencia heredaría todas las naciones; quien no cree a Moisés, que dice: El Señor os suscitará un gran profeta, a él le oiréis como a mí en todo lo que os mande (Hch 3,22; Dt 18,18). Isaías predijo cómo se llevaría a cabo esta promesa, pues dice: He aquí que una virgen concebirá en su seno y dará a luz un hijo, que será llamado Emmanuel que significa Dios con nosotros (Is 7,13; Mt 1,23). Y Jeremías dice: He aquí que viene tu redentor, Jerusalén, y ésta será su señal: abrirá los ojos de los ciegos, el sordo recobrará el oído, y a su voz resucitarán los muertos. Ezequiel a su vez lo indica, diciendo: vendrá tu rey; Sión, vendrá humilde y te restaurará. Y Daniel dice: Vendrá como el hijo del hombre y obtendrá el imperio y el poder (Dn 7,13). Y David, que habla por boca del Hijo de Dios, dice: El Señor me dijo: tú eres mi hijo (Sal 2,7); y la voz del Padre dice del Hijo: Él me invocará: tú eres mi padre, y yo haré de él el primogénito, el altísimo entre los reyes de la tierra (Sal 89,27). Al mismo David la palabra del Señor le habla, diciendo: Asentaré en tu trono al fruto de tu seno (Sal 132,11).

12. Sobre su pasión dice Isaías: Como un cordero al degüello será llevado (Is 53,7).Y David, en representación de él, dice: Agujerearon mis manos y mis pies, y contaron todos mis huesos. Me observan y me miran. Repártense entre sí mis vestiduras y se sortean mi túnica (Sal 22,17-18). Yen otro lugar el mismo David dice: Me dieron a beber hiel y saciaron mi sed con vinagre (Sal 69,22). Y sobre su muerte dice: Mi carne reposará en la esperanza, porque no dejarás mi alma en el infierno, ni permitirás que tu santo experimente la corrupción (Sal 17,9-10). Y la voz del Hijo dice al Padre: Me levantaré y enseguida estoy contigo (Sal 139,18). Y también: Por la opresión de los humildes y el gemido de los pobres ahora me alzo, yo, dice el Señor (Sal 12,6). Y sobre su ascensión dice: Subió a lo Alto, y rescató de la prisión a los cautivos (Sal 68,19); y también: Cabalgó sobre un querube y emprendió el vuelo (Sal 18,11). Y también: Subió el Señor entre aclamaciones (Sal 47,6). Y Ana, la madre del santo Samuel: El Señor subió a los cielos y truena (1 Sam 2,10).

Hay también en la Ley otros muchos testimonios sobre su ascensión. Pues que esté sentado a la diestra del Padre, lo dice por medio de David: Dijo el Señor a mi Señor: siéntate a mi diestra (Sal 110,1); Y que ha de venir a juzgar a la tierra por medio del fuego, lo dice el profeta: Dios, nuestro Dios, vendrá de forma manifiesta, y no se callará. Arderá fuego delante de él y en torno a él violenta tempestad (Sal 50,3).

13. Todo lo que ya ha sucedido, se ha cumplido en nuestro Señor Jesucristo; y lo que aún no se ha realizado, se cumplirá tal como ha sido profetizado. Pues dice Isaías: Se levantarán los muertos y resucitarán los que reposan en los sepulcros (Is 26,19). Si preguntas qué sucederá cuando venga la resurrección, dice David que oyó a Dios decir qué sucederá, pues para demostramos que así es, oíd lo que dice: Dios ha hablado de una vez y estas dos cosas he oído: que el poder es de Dios y tuya, Señor, la misericordia, porque tú pagas a cada uno con arreglo a sus obras (Sal 62,12). Por eso, hermanos, haga cada uno de vosotros su penitencia, para que no reciba según sus obras quien sabe que forma parte de aquellos que fijaron en una cruz a quien libró a todo el mundo de sus sufrimientos. Pues con saliva abrió los ojos del ciego de nacimiento, y para demostrar que era él quien hizo a Adán del polvo de la tierra, hizo barro con su saliva y lo puso sobre el hueco de sus ojos, que no había cegado una enfermedad, sino que le faltaban por naturaleza. Pues nosotros preguntamos a nuestro Señor Jesucristo, diciéndole: ¿Quién pecó, él o sus padres, para haber nacido ciego? Y nos respondió, diciendo: Ni él ni sus padres pecaron, sino para que sirviera para mostrar en él las obras del Señor (Jn 9,2), es decir, para que se pusiera de manifiesto el creador, que le había hecho, lo que él había hecho, lo que había hecho de menos.

14. Y que él había de recibir mal por bien, está profetizado por David, en representación de él, cuando dice: Se me devuelve mal por bien y odio por mi amor (Sal 109,5). Pues después de curar a los paralíticos, sanar a los leprosos, dar vista a los ciegos, expulsar a los demonios y resucitar a los muertos, todos a una clamaron: Reo es de muerte (Mt 26,66); Y que iba a ser entregado por un discípulo, fue profetizado por David de esta manera: El que comía el pan conmigo, levanta contra mí su calcañar (Sal 41,10). Todo esto, hermanos, lo han profetizado unos hijos de Abrahán, hablando por medio de ellos el Espíritu Santo. Y si no creemos esto, ¿podremos ahora eludir el suplicio del fuego eterno, o no seremos justamente condenados, si los gentiles creen en las palabras de los profetas y nosotros no creemos a nuestros patriarcas y profetas? Lloremos con súplicas lastimeras tantos pecados de obra y delitos, dignos de vergüenza y de castigo, para que acepte el piadoso perdonador nuestra penitencia, no nos suceda a nosotros lo que aconteció a los que no hicieron caso, por quienes dice: Se abrió la tierra y tragó a Datán y cubrió a la sinagoga de Abirón. Un fuego se encendió contra su sinagoga, una llama abrasó a los impíos (Sal 106,17).

15. Al decir Santiago estas y otras cosas semejantes, el Señor otorgó a su apóstol tal gracia, que todos a una voz clamaron: Hemos pecado, hemos obrado injustamente (Sal 106,6), dinos el remedio, ¿qué tenemos que hacer? Y Santiago les dijo: Hermanos, no desesperéis. Tan sólo creed y bautizaos y se os perdonarán todos vuestros pecados.

Después de unos días, Abiatar, que era pontífice ese año, al ver que una gran masa del pueblo había creído, promovió por medio de dinero una gravísima sedición, a tal punto, que un escriba de los fariseos le puso una soga al cuello y lo llevó al pretorio del rey Herodes. Herodes, hijo del rey Arquelao, mandó que le cortaran la cabeza.

16. Cuando era conducido al degüello, vio a un paralítico, tumbado, que le suplicaba: Santiago, apóstol de Jesucristo, líbrame de los dolores que atormentan todos mis miembros. Y le dice: En nombre de mi Señor Jesucristo crucificado, por cuya fe soy llevado al degüello, levántate sano y bendice a tu Salvador. Y al instante se levantó y comenzó gozoso a correr y a bendecir el nombre del Señor Jesucristo. Entonces aquel escriba de los fariseos, que le había puesto la soga al cuello, y le había traído, de nombre Josías, echándose a sus pies, comenzó a decir: Te suplico que me perdones y me hagas partícipe del santo nombre. Comprendiendo Santiago que el Señor había visitado su corazón, le dijo: ¿Crees que Jesucristo, el Señor, a quien crucificaron los judíos, es el verdadero Hijo del Dios vivo? Y Josías dijo: Creo, y desde este momento en él está mi fe de que es el Hijo del Dios vivo.

17. Entonces el pontífice Abiatar hizo que le detuvieran, y le dijo: Si no te separas de Santiago y maldices el nombre de Jesús, con él serás degollado. Josías le dice: Maldito tú y malditos todos tus días. En cambio, el nombre de mi Señor Jesucristo, a quien predica Santiago, es bendito por los siglos. Entonces Abiatar mandó que le golpearan a puñetazos la boca y, dando cuenta de ello a Herodes, solicitó que fuera degollado junto con Santiago. Cuando llegaron al lugar donde les iban a cortar la cabeza, dijo Santiago al sayón: Antes de que nos degüelles, haz que nos traigan agua. y se les trajo una palangana llena de agua. Entonces dijo a Josías: ¿Crees en el Padre, y en el Hijo, y en el Espíritu Santo? Y cuando Josías dijo: Creo, le bautizó Santiago y le dijo: Dame el beso de la paz. Y cuando le besó, impuso la mano sobre su cabeza, le bendijo e hizo la señal de la cruz de Cristo en su frente, y así, perfecto en la fe de nuestro Señor Jesucristo, hecho mártir juntamente al momento, con el apóstol caminó hacia el Señor.

18. De quien es el honor y la gloria por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

 


NOTAS

*. Texto latino: Fábrega Grau, Ángel, Pasionario Hispánico, Vol. II. Consejo Superior de Investigaciones Cientificas. Instituto P. Enrique Flórez. Monumenta Hispaniae Sacra. Serie Litúrgica, Vol. VI. Madrid-Barcelona, 1955, pp. 111-116.
Traducción: Alberto del Campo Hernández en Beato de Liébana. Obras completas y complementarias, II. Documentos de su entorno histórico y literario. Biblioteca de Autores Cristianos (BAC), Madrid 2004, pp. 347-355.

 

Índice PasionarioInicio página

ÍNDICE GENERAL DE "LA ERMITA"

© La Ermita - España MMXIX