Rito Hispano-Mozárabe La Ermita. Logo y dibujo

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Pasionario

 

PASIONARIO HISPÁNICO (*)

San Juan bebe de la copa envenenada y Asunción de san Juan. Taddeo Gaddi (1348). Colección Vittorio Cini (Venecia, Italia)

IOHANNIS

SAN JUAN, APÓSTOL Y EVANGELISTA

1 Adsumtio sancti Iohannis apostoli et evangeliste; die IIII kalendas ianuarias.
R/. Deo gratias.

[2. Melito servus Christi, episcopus Laudocie, universis eclesiis catholicorum in Domino Deo eternam salutem. Volo sollicitam esse fraternitatem vestram de Leucio condam, qui scribsit apostolorum Actus Iohannis evangeliste, et apostoli sancti Andre, et Thome apostoli: qui de virtutibus quidem, que per eos Dominus fecit, vera dixit; de doctrina vero multa mentitus est. Dixit enim docuisse eos duo principia, quod execratur Eclesia Christi, quum ipse sanctus Iohannes apostolus in capite evangelii sui unum testetur principium, in quo semper fuerit Verbum, per quod universa creata sunt, visibilia et invisibilia. Leucius autem dicit eos docuisse duo principia: boni et mali; et bona a bono, mala vero a malo principe substitisse; quum constet malum nicil esse substantiale, sed actuale, et penitus nullam esse creaturam neque visibilem neque invisibilem, que possit mala intelligi per naturam.

3. Sive enim angelus malus, sive homo malus a Deo bonus factus est; et ideo malus, quia contra creatoris sui volumtate presumsit, nam et angeli et homines, qui mali esse noscuntur, a iusto Deo damnantur. Iustus autem Deus iniustitiam punit, quam non oriendo angeli vel homines, sed agendo incurrisse noscuntur. Prohibita enim a Domino servus si perpetraverit, et iussa non fecerit, iuste puniendum se esse cognoscit. Quique, quum se ipsum pro sua presumtione humiliaverit, et ex toto corde dixerit: Peccavi tibi, Domine, miserere mei, subveniet ei statim pietas Domini et qui per iustitiam iusti iudicis puniendus extiterat, per misericordiam ad indulgentiam revocatur. Ergo, ut vere te peccatorem ostendas, Deum creatorem honora; honoras autem Deum, si te solum culpaveris, quum dtlinquis, et non adscribis creatori quod peccas, ut ex omni parte tuam presumtionem arguas, non tui queraris opera conditoris. Si enim vere reglegentem te accusaveris ac delinquentem, et veram Deo obtuleris penitentiam, ad veram poteris indulgentiam pervenire.

4. Hec Leucii causa memoraverim, qui, mendacio plenus, apostolos Dei asseruit docuisse duorum contrariorum principium hominis extitisse facturara, animam a bono Deo conditam, carnem a malo, et necessitate carnis animam involvi peccatis. Quod si ita esset qui non peccat, omnino non poterat vivere. Sicut enim qui non manducat, aut non bibit, aut non digerit, aut non dormit, sine dubio vivere non posset, ita etiam qui non fornicatur, aut qui non invidet, aut qui non furatur, aut qui non aliquid crimen admittit, non posse vivere mostraretur. At vero, quum doceatur homo sine fornicatione vivere, qui sine victu et vestitu vivere non potest, constat eum ita conditum a bono creatore, ut sine criminibus queat subsistere, quum absque alimoniis non possit omnino constare. Denique clausura carcere, temtum in vinculis, deportatum exilio, absque criminibus vivere posse cognoscimus, cura absque cibo et potu, et degestione et somno, penitus non posse vivere conprobemus. Nunc autem ad sancti Iohannis apostoli et evangeliste transitum flectamus articulum, et ad Deum de hac luce qualiter migraverit explicemus.]

5. Secundam post Neronem persequutionem christianorum Domitianus exercuit; unde factum est ut sanctus Iohannes apostolus tolleretur de Efeso, et in Pathmos Insula in exilium mitteretur, in qua Insula Apocalypsin, quam ei Dominus revelavit, manu sua conscribsit. Domitianus autem eodem anno, quo iussit sanctum Iohannem exiliari, a senatu romano interfectus est. Et quoniam Deo cure fuit de apostolo suo, ex totius senatus consulto hoc definitum est, ut quicquid Domitianus fieri voluit, quassaretur. Hinc factum est, ut sanctus Iohannes, qui voluptate Domitiani deportatus cum iniuria fuerat, cum honore ad Efesum remearet. Occurrit autem ei omnis populus virorum ac mulierum, omnes exultantes et dicentes: Benedictus qui venit in nomine Domini. Quum autem ingrederetur civitatem. Drusiana, que semper eum sequuta fuerat, et de adventu eius desiderio fatigata extiterat efferebatur mortua. Tunc sanctus Iohannes, videntes pauperes et parentes atque viduas simul cum orfanis, clamantes et dicentes: Sancte Iohannes apostole, ecce Drusianam efferrimus, que, sanctis monitis tuis obtemperans, nos omnes alebat, serviens Deo in castitate et humilitate, et quotidie desiderabat reditum tuum, dicens: Si videam apostolum Dei oculis meis antequam moriar; ecce tu venisti, et te videre non potuit.

6. Tunc beatus Iohannes iussit deponi feretrum, et coram omnibus iussit resolvi corpus eius, et voce clara ait: Dominus meus Iesus Christus excitat te, Drusiana: surge, et pedibus tuis revertere ad domum tuam, et prepara mici refectionem. Ad hanc vocem surrexit, et cepit ire, sollicita de iussione apostoli, ita ut videretur ipsi Drusiane quia non de morte, sed de somno excitasset eam. Factus est autem clamor populi per tres horas, dicentis: Unus Deus, quem predicat Iohannes: unus est et verus Dominus Iesus Christus.

7. Altera vero die Craton filosofus in foro proposuerat de contemtu mundi huiusmodi expectaculum: Duos iuvenes fratres ditissimos fecerat, distrato patrimonio suo, gemas emere singulas, ut eas in conspectu omnium frangerent populorum. Quod quum facerent pueri, contigit transitum habere apostolum, et convocans ad se Cratonem filosofum, ait: Stultus est iste mundi contemtus, qui hominum ore laudatur, et condemnatur divino iudicio; sicut vana medicina est, ex quo non absciditur morbus, ita vana doctrina est, ex quo non vitia curantur, sed corpus. Magister itaque meus iuvenem cupientem ad vitam eternam pertingere, his verbis instruxit, quibus diceret, ut, si vellet perfectus esse, venderet omnia sua, et daret pauperibus; quo facto, thesaurum in celis adquireret, et vitam, que finem non habet, inveniret. Cui dixit Craton: Humane cupiditatis fructus, in medio hominum positus, confractus est; sed si vere Deus est magister tuus. et vult hoc fieri, ut pauperibus erogetur census pretii harum duarum gemarum, fac eas redintegrari, ut quod ego feci ad famam hominum, tu facias ad gloriam eius fieri, quem tuum esse magistrum comemoras.

8. Tunc beatus Iohannes, colligens fragmenta gemarum, et ponens eas in manu, elevavit oculos suos ad celum, et ait: Domine Iesu Christe, cui nicil inpossibile est qui fractum mundum per lignum concupiscentie, per lignum crucis tue in tuis fidelibus restaurasti; qui nato ceco oculos, quos natura negaverat. reddidisti; qui mortuum Lazarum et sepultum. post quartum diem ad superos revocasti, et omnes morbos, omniaque egrimonia, virtutis tue verbo curasti, adesto nunc super istos lapides pretiosos, quos ignorantes fructus elemosyne ad plausus hominum confregerunt. Tu, Domine, per manus angelorum tuorum modo recupera, ut pretio earum misericordie usus expletus, faciat credentes tibi pervenire, ad tuum imperium; qui cum Patre et Sancto Spiritu vivis et regnas in secula seculorum. Quumque respondissent fideles, qui cum apostolo erant, et dixissent Amen, ita solidata sunt fragmenta gemarum, ut nec signum aliquod de eo, quod fracte fuerant, remaneret.

9. Tunc filosofus Craton, simul cum his iuvenibus et cum universis discipulis suis, pedibus eius advolutus, credidit et babtizatus est cum omnibus, et cepit fidem Domini nostri Iesu Christi publice predicare. Tunc duo illi fratres, venundantes gemas, quas vendito patrimonio suo emerant, pauperibus tradiderunt. Et cepit infinita turba credentium adherere apostolo. Tunc duo honorati civitatis Efesorum, horum sequentes exemplum, vendentes omnia, que habere poterant, et dantes universa egentibus, sequebantur apostolum Domini per civitates euntem, et verbum Domini predicantem. Contigit autem, ut intrantes urbem Pergamum, viderent servos suos sericiis indutos vestibus procedentes, et in gloria seculari fulgentes. Unde factum est, ut sagitta diaboli percussi, tristes efficerentur, quod se in uno pallio viderent egentes, suos vero servos potentissimos atque fulgentes.

10. Sed hos, diaboli dolor intellegens, apostolus ait: Video vos et animos mutasse et vultos, propter hoc quod doctrinam Domini nostri Iesu Christi sequuti, omnia, que habere potuistis, pauperibus contulistis. Unde, si vultis recuperare omnia, que in auro et argento et lapidibus pretiosis habuistis, deferte mici virgas rectas in singulis fascibus. Quod quum fecissent, invocato nomine Domini, converse sunt in auro. Item dixit cis: Deferte mici lapides minutos a litore maris. Quod quum fecissent, invocata Trinitate Domini, converse sunt in gemis. Tunc dicit eis sanctus Iohannes apostolus: Ite per septem dies inter aurifices et gemarios, et, dum probaveritis verum aurum et veras gemas, nuntiate mici. Euntes autem ambo, post septem dies reversi sunt ad apostolum, dicentes: Domine, omnium artificum officinas circuivimus, qui omnes dixerunt tam purum aurum et tam obtimum numquam se vidisse; sed et gemarii eandem dixerunt, tam obtimos lapides et tam pretiosos se numquam vidisse.

11. Tunc dicit eis sanctus Iohannes: Ite, et redimite vobis terras, quas vendidistis, quia celorum predia perdidistis. Emite vobis sericias vestes, ut pro tempore fulgeatis sicut rosa; sic dum flos eius et odorem pariter et ruborem ostendit, repente marcescit. Suspirastis enim in servorum vestrorum aspectu, et vos, effectos pauperes, gemuistis. Estote floridi, ut marcescatis: estote divites temporaliter, ut in perpetuo mendicetis. Numquid non valet manus Domini, ut faciat servos suos divitiis affluentes, et inconparabiliter splendentes? Sed certamen statuit animorum, ut credant se eternas habituros divitias, qui pro eius nomine temporales opes habere noluerint.

12 Denique narravit nobis magister noster de quodam divite, qui epulabatur quotidie, et fulgebat in auro et purpura; ad cuius fores iacebat mendicans Eleazarus, qui cupiebat vel micas, que de mensa eius cadebant accipere, et nemo illi dabat. Contigit autem ut in uno die ambo deficerent. et ille mendicans duceretur in requiem, que est in sinu Abrahe; ille autem dives mitteretur in flamma incendii: unde, elevans oculos. vidit Eleazarum sedentem in sinu Abrahe, et exclamavit, dicens: Pater Abraham, mitte Eleazarum, et intiguat digitum in aqua, et refrigeret os meum, quia crucior in hac flamma. Cui respondens Abraham, dixit: Memento, fili, quia recepisti bona in vita tua, Eleazarum vero similiter mala; nunc vero iste consolatur, tu vero cruciaris; et in his omnibus chaos magnum inter nos et vos firmatum est. ut neque inde huc neque hinc illuc aliquis transire possit. At hec ille respondit: Sunt mici quinque fratres; obsecro ut exurgat aliquis, qui moneat eos neque huc deveniant in hac flama. Cui Abraham ait: Habent Moysen et prophetas: audiant eos. Ad hec ille respondit: Non, Domine, nisi surrexerit aliquis, non credent. Cui dixit Abraham: Si Moysi et prophetas non credunt, neque si quis ex mortuis resurrexerit, credent.

13. Hos autem sermones suos Dominus et magister noster virtutum firmabat exemplis. Nam, quum dicerent ei: Quis inde huc venit, ut credamus ei? ille ait: Deferte huc mortuos, quos habetis. Quumque adportassent coram illo tria corpora mortuorum, veluti dormientia exitata sunt ab eo, et dabant fidem cunctis sermonibus eius.

Sed ut quid ego de Domino meo referam, quum in presenti sint, quos in eius nomine suscitavi vobis presentibus, in cuius nomine et paralyticos curatos vidistis, et leprosos mundatos, et cecos inluminatos, et homines a demoniis liberatos?

Sed has virtutum opes habere non possunt, qui voluerint divitias habere terrenas. Denique vos ipsi, quando ad infirmos intrastis, invocato nomine Iesu Christi, salvati sunt; fugastis demonia, etiam excecatis lumen tribuistis. Ecce ablata est hec gratia a vobis, et facti estis miseri, qui eratis fortes et magni. Et quum tantus timor esset in demoniis, ut iussu vestro obsessos homines derelinquerent, modo vos timebitis demones? Amator enim pecunie servus est Mamone. Mamona autem demonis nomen est, qui lucris carnalibus preest et dominator his, qui diligunt mundum. Ipsi autem amatores mundi non possident divitias, sed ipsi a divitiis possidentur.

14. Nam quum sit unus venter, et sint reposita tanta, que mille hominum ventribus satis sint, et cuum sit unum corpus, et sint tante vestes, que millo hominum corporihus prebere valeant indumenta, utique quod uti non potest custoditur, et cui custodiatur omnino nescitur, dicente Sancto Spiritu per prophetam: Vane conturbatur omnis homo, qui thesaurizat et ignorat, cui congregat ea. Nudos nos fuderunt in lucem partus mulierum, egentes cibo, amictu et poculo: nudos nos recipiet terra, quos edidit: in comune possidemus celi divitias. Splendor solis diviti et pauperi equalis est; similiter et lune lumen et siderum, aeris quoque temperies et pluviarnm gutte, et eclesie ianua, et fontis sanctificatio, et remisio peccatorum, et participatio altaris, et esca corporis, et potus sanguinis sancti, et chrismatis unctio, et gratia largitoris, et visitatio Domini, et indulgentia universi peccati; in his omnibus, absque persone acceptione, equalis est dispensatio conditoris.

15. Neque enim aliter dives aliter pauper his utitur donis, sed miser, et infelix homo, qui vult plus aliquid habere quani sufficit. Nascuntur enim hinc calores febrium, rigores frigorum, dolores varii in cunctis corporum membris, et neque esca cibari potest, nec poculo satiari, ut cognoscat humana aviditas non sibi pecunias profuturas, que reposite custodibus suis sollicitudinem diurnam et nocturnam incutiunt, et nec unius hore spatio quietos eos aut securos esse patiuntur.

Nam dum custoditur a furibus domus, dum possessio colitur, dum aratris intendunt, dum solvunt fiscalia, dum edificant promtuaria, dum lucris student, dum potentiorum se impetus mitigare nituntur, dum minus potentes se nudare contendunt, dum iras suas quibus possunt inferunt, et inlatas in se vix tolerare possunt, dum blandimento carnis adsentiunt, dum ludere tabulis, et spectaculis non peihorrescunt, dum polluere et pollui non metuunt, subito exeunt de isto seculo rei et nudi, sola secum peccata portantes, pro quibus sunt penas passuri perpetuas.

16. Hec dicente sancto Iohanne apostolo, efferebatur mortuus iuvenis a matre vidua, qui triginta dies habebat quod uxorem acceperat. Veniente autem turba, que exequias faciebant, simul cum matre eius vidua iactaverunt se ad pedes eius. Et omnes pariter rugitus, planctus, fletus, gemitusque mittentes, rogabant ut in nomine Dei sui, sicut Drusianam, ita et hunc iuvenem mortuum suscitaret. Tantus autem omnium extitit fletus, ut etiam ipse apostolus vix se a fletu et lacrimis temperaret. Tunc prosternens se in oratione, diutissime flevit; et exsurgens ab oratione, expandens manus suas ad celum, ac tacitam precem diutissime fudit. Hoc quum fecisset tertio, iussit solvi involutum corpus, et ait: O iuvenis Stacte, qui nescisti creatorem tuum, nescisti salvatorem omnium, nescisti amicum verum, et ideo hostem pessimum incurristi, pro ignorantia tua lacrimas Domino meo simul et preces effudi ut exsurgas a mortis vinculo resolutus, et istis duobus, Attico et Eugenio, adnunties quantam gloriam perdiderunt, et quantam penam incurrerunt.

17. Tunc exsurgens Stacteus, adoravit apostolum, et cepit increpare discipulos eius, dicens: O homines, que vos subito amentia decepit a sancto proposito declinare? Vidi angelos vestros flentes, et Satane angelos in vestra deiectione gratulantes. Iam regnum paratum vobis, et ex coruscantibus gemis, zetas instructas, plenas gaudiis, plenas epulis, plenas deliciis, plenas vite perpetuitatis, plenas lumine eterno, plenas delectationibus, amisistis: et adquisistis vobis loca tenebrarum plena draconibus, plena stridentibus flamis, plena cruciatibus et intolerabilibus penis, plena putoribus, plena doloribus, plena angustiis, plena timore, et tremore horrifico. Amisistis loca plena, floribus inmarcessibilibus, plena mulcentia, plena vocibus organorum: et adquisistis loca in quibus die noctuque, non cessat mugitus et ululatus, et luctus. Tam nicil aliut vobis superest nisi ut rogetis apostolum Domini, ut sicut me resuscitavit ad vitam, ita quoque vos resuscitet ab interitu ad salutem, et animabus vestris, qui iam de libro vite delete sunt, in libro vite iterum scribantur.

18. Tunc iste ipse, qui suscitatus fuerat, prosternens se cum omni populo et cum Attico et Eugenio, omnes pariter exorabant apostolum, ut intercederet pro eis apud Deum. Quibus sanctus apostolus hoc dedit in responsis, ut per triginta dies Deo penitentiam offerrent, in quo spatio hoc maxime precarentur: ut virge auree ad suam naturam redirent; similiter et lapides ad vilitatem qua nate fuerant, remearent. Factum est autem ut, triginta dierum transacto spatio, quum neque virge mutarentur in ligno, neque geme mutarentur in petre, venientes Atticus et Eugenius ut dicerent apostolo: Semper misericordiam docuisti, semper indulgentiam predicasti. et precipisti, ut homo homini indulgeret homo homini parceret. Et si homo homini indulgere vult, quanto magis ipse cum sit Deus homini indulget et parcet. In peccatum nostrum contulimus, et quod oculis concupiscentibus mundum amavimus, oculis flentibus, penitemur. Oramus te, Domine, oramus, apostole, ut indulgentiam, quam semper promisisti verbis, factis ostendas.

19. Tunc beatus Iohannes flentibus et penitentibus universis, etiam pro his intervenientibus, dixit: Dominus noster Iesus Christus his sermonibus usus est, dum de peccatoribus ageretur, ut diceret: Nolo mortem peccatoris, sed volo potius ut convertatur et vivat. Nam dum nos Dominus doceret de penitentibus, Dominus Iesus Christus ait: Amen dico vobis, quia magnum gaudium est in celo angelis super unum penitentem et convertentem a peccatis suis: et amplior letitia illis est, quam super nonaginta et novem, qui non peccaverunt. Unde volo vos scire, quia Dominus accepit vestram penitentiam. Tunc, conversus ad Atticum et Eugenium, dixit: Ite et reportate virgas ad silvam unde eas adsumsistis, quoniam ad suam sunt naturam reverse, et lapides, quoniam petre effecte sunt, ut fuerunt. Quod dum fuisset impletum, receperunt gratiam quam amiserant, ita ut etiam fugarent demones sicut prius; infirmos curarent, et cecos inluminarent, et virtutes multas per eos Dominus faceret.

20. Quum autem omnis civitas Efesorum, imo omnis provincia Asie Iohannem excolerent et predicarent, accidit ut cultores idolorum excitarent sedictionem. Unde factum est ut Iohannem traherent ad templum Diane, et urguerent eum, ut feditatem sacrificiorum offerret. Tunc beatus Iohannes ait: Ducam vos omnes ad eclesiam Domini nostri Iesu Christi, et invocantes nomen Diane vestre facite cadere eclesiam eius, et consentiam vobis: si autem hoc facere non potueritis, ego invocabo nomen Domini mei Iesu Christi, et faciam cadere templum hoc, et cominui idolum vestrum. Quod quum factum fuerit, iustum vobis videri debet, ut relicta supprestitione huius rei, que a Deo meo convicta est et confracta, ad ipsum convertamini.

21. Ad hanc vocem conticuit populus, et licet essent pauci qui contradicerent huic definitioni, pars tamen maxima consensum adtribuit. Tunc beatus Iohannes blandis alloquiis exhortabatur populum, ut a templo longe se facerent. Quumque universi ex interiori parte foris exissent, voce clara coram omnibus dixit: Ut sciat hec omnis turba, quia idolum hoc Diane demonium est et non Deus, corruat cum omnibus manufactis idolis, que coluntur in eo, ita ut nullam in hominibus lesionem faciat. Continuo ad hanc vocem apostoli omnia simul cum templo suo idola ita corruerunt, ut efficerentur sicut pulvis, quod proicit ventus a facie terre. Conversi sunt autem eadem die duodecim milia gentilium, excepto parvulis et mulieribus, et babtismate sunt consecrati virtute.

22. Tunc Aristodemus, qui erat pontifex omnium idolorum, repletus spiritu nequissimo, excitavit sedictionem in populo, ita ut populus contra populum pararetur ad bellum. Sed beatus Iohannes ait: Dic mici, Aristodeme, quid faciam, ut tollam indignationem de animo tuo? Cui Aristodemus dixit: Si vis ut credam Deo tuo, dabo tibi venenum bibere; quo dum biberis, si non fueris mortuus, apparebit verum esse Deum tuum. Cui apostolus ait: Venenum si dederis mici bibere, invocato nomine Dei mei, non poterit nocere me. Cui Aristodemus ait: Prius est ut videas bibentes, et statim morientes, ut vel sic possit cor tuum ab hoc poculo formidare. Cui beatus Iohannes respondit: Iam dixi tibi, tu paratus esto credere in Dominum meum Iesum Christum, dum me videris post veneni poculum sanum.

23. Perrexit itaque Aristodemus ad proconsulem, et petiit ab eo duos viros, qui pro suis erant sceleribus decollandi, et statuens eos in medio foro, coram omni populo, in conspectu apostoli fecit eos bibere venenum. Qui mox ut biberunt spiritum exhalarunt. Tunc Aristodemus dixit: Audi me, Iohannes, et aut recede ab ista doctrina qua a deorum cultura revocasti populum, aut accipe et bibe, ut ostendas omnipotentem esse Deum tuum, si, postea quam biberis, potueris incolomis permanere.

24. Tunc beatus Iohannes, iacentibus mortuis his, qui venenum biberant, intrepidus et constans, accepit calicem, et signaculum crucis iaciens in eo, dixit: Deus meus, Pater et Filius et Spiritus Sanctus, cui omnia subiecta sunt et cui omnis creatura deservit, et omnis potestas subiecta est et metuit et expavescit; quum nos te in auxilium invocamus, cuius audito nomine serpens conquiescit, draco fugit, silet vipera, et rubeta illa, que dicitur rana, torpescit, scorpius extinguitur, regulus vincitur, et sfalangius nicil noxium operatur, et omnia venenata et adhuc ferociora repentia et animalia noxia terebrantur, et omnes adverse salutis humane radices arescunt: tu extingue hoc venenosum virus, et extingue operationes eius mortiferas, et vires, quas in se habet, evacua, et da in conspectu tuo omnibus his, quos tu creasti, oculos ut videant, aures ut audiant, et cor ut magnitudinem tuam intellegant.

25. Et quum hec dixisset, os suum et totum semetipsum armavit signo crucis, et bibit totum quod erat in calice. Et postea quam bibit, dixit: Peto ut proptor quos bibi, convertantur ad te, Domine, et salutem, que apud te est, te inluminante mereantur percipere. Adtendentes autem populi per tres horas Iohannem vultum habere hilarem, et nulla penitus signa palloris aut trepidationis habentem, clamare ceperunt: Unus Deus verus est, quem Iohannes colit.

Aristodemus autem nec sic credebat, sed populus obiurgabat eum. Ille autem conversus ad Iohannem, dixit: Inest mici adhuc dubietas; sed si istos, qui hoc veneno mortui sunt, in nomine Dei tui excitaveris, emundabitur ab omni dubietate mens mea. Populi autem insurgebant in Aristodemum dicentes: Incendemus te et domum tuam, si ausus fueris ultra apostolum Dei in tuo sermone elaborare. Videns autem Iohannes acerrime sedictionem fieri, petiit silentium, et omnibus audientibus, ait: Primo est quam debemus de virtutibus divinis imitari patientiam, per quam ferre possimus incredulorum insipientiam; unde si adhuc Aristodemus ab infidelitate tenetur, solvamus nodos infidelitatis eius, et licet tarde, faciamus eum agnoscere creatorem suum. Non enim cessabo ab opere, quo medella eius possit vulneribus provenire, ut sicut medici habentes inter manus egrum, variam medellam indigentem, ita etiam nos, si adhuc curatus non est, de id quod factum est, aliut faciamus, quod factum non est.

26. Et convocans ad se Aristodemum, dedit ei tunicam suam, ipse vero pallio amictus, cepit stare. Cui ait Aristodemus: Ut quid mici dedisti tunicam tuam? Dicit ei apostolus: Ut vel sic confusus a tua infidelitate discedas. Cui Aristodemus ait: Et quomodo me tunica tua faciat me ab infidelitate mea recedere? Cui respondit apostolus. Vade, et mitte eam super corpora defunctorum, et dices ita: Apostolus Domini nostri Iesu Christi misit me, ut in nomine eius exurgatis, ut cognoscant omnes, quia et vita et mors famulantur Domino Iesu Christo.

27. Quod quum fecisset Aristodemus et vidisset eos exurgere, adorans Iohannem. festinus perrexit ad proconsulem, et cepit clamosa voce dicere: Audi me, proconsul, memorem te puto quod contra Iohannem frequenter iram tuam excitavi, et multa mala contra eum egi: unde vereor ne iram eius experiar; est enim Deus sub speciem hominis latens. Nam venenum bibens, non solum ipse incolomis perseverat, sed etiam eos, qui a veneno mortui fuerant, per manus meas, tunice eius tactu suscitati, vivent. nulla secum signa mortis habentes. Dicit ei proconsul: Et quid vis ut faciamus? Aristodemus respondit: Eamus, et, advoluti genibus eius, veniam postulemus, et quicquid nobis iusserit faciamus. Tunc venientes simul, prostraverunt se apostolo, indulgentiam flagitantes; quos ille suscipiens orationem cum gratiarum actione obtulit Deo; precepitque eis unius hebdomade ieiunare. Quo expleto babtizavit eos; qui quum babtizati fuissent cum universa parentela et adfinitate sua et famulis suis, fregetunt omnia simulacra, et fabricaverunt basilicam in nomine sancti Iohannis, in quo ipse sanctus Iohannes adsumtus est hoc ordine:

28. Quum esset annorum nonaginta et septem, apparuit ei Dominus Iesus Christus cum discipulis suis, et dixit ei: Veni ad me, quia tempus est, ut epuleris in convivio meo cum fratribus tuis. Surgens autem Iohannes cepit ire, sed Dominus dixit ei: Dominica resurrectionis mee die, qui post quinque dies futurus est, ita venies ad me. Et quum hec dixisset, celo receptus est. Veniente itaque die Dominica convenit multitudo in eclesia, que in eius fuerat nomine fabricata; et a primo pullorum cantu agens mysteria Dei, omnem populum usque in hora diei tertia adloquutus est.

29. Post hec iuxta altare iussit foveam fieri quadratam, et terram eius foris eclesiam proici. Et descendens in eam, expandens manus suas ad Deum, dixit: Invitatus ad convivium tuum venio, gratias agens, quia me dignatus es, Domine Iesu Christe, ad tuas epulas invitare, sciens quod ex toto corde meo desiderabam te; vidi faciem tuam, et quasi de sepultura suscitatus sum. Odor tuus concupiscentias in me excitavit eternas. Vox tua plena suavitate melliflua, et adloquutio tua inconparabilis eloquiis angelorum. Quotiens te rogavi, ut ad te venirem, et dixisti mici: Expecta, ut populum liberes crediturum mici. Et custodisti corpus meum ab omni pollutione, et animam meam semper inluminasti, et non dereliquisti me, quum irem in exilium et redirem, et posuisti in ore meo verbum veritatis tue, commemorans me testimonio virtutum tuarum. Et scribsi ea opera, que oculis meis vidi, et ea verba que audivi ex ore tuo auribus meis.

30. Et nunc, Domine, comendo tibi filios tuos, quos tibi eclesia tua virgo, vera mater per aquam et Spiritum Sanctum regeneravit. Suscipe me, ut cum fratribus meis sim, cum quibus veniens, invitasti me; aperi mici pulsanti ianuam vite; principes tenebrarum non occurrant mici, nec veniat mici pes superbie, et manus extranee a te non contingant me; sed suscipe me secundum verbum tuum, et perduc me ad convivium epularum tuarum, ubi epulantur tecum omnes amici tui. Tu es enim Christus Filius Dei vivi, qui cum Patre tuo et cum Spiritu Sancto vivis et regnas ante omnia et nunc et semper et in eterna secula seculorum.

31. Et quum omnis populus respondisset Amen, lux tanta apparuit super apostolum per unam fere horam, ut nullus eum sufferret aspectus. Postea vero inventa est illa fovea plena, nicil aliut in se habens nisi manna, quem usque hodie gignit locus ipse. Et fiunt virtutes orationibus eius, et ab omnibus infirmitatibus et periculis liberantur omnes, et precum suarum consequuntur effectum.

32. Regnante Domino Iesu Christo: cui est honor et gloria in secula seculorum.
R/. Amen.

1 Asunción de san Juan, apóstol y evangelista; a 29 de diciembre.
R/. Demos gracias a Dios.

[2. Melitón, siervo de Cristo, obispo de Laodicea, a todas las iglesias católicas, salvación eterna en Dios el Señor. Quiero, hermanos míos, que desconfíen de cierto Leucio, que escribió los Hechos de los apóstoles, Juan el Evangelista, del apóstol san Andrés y del apóstol Tomás. Dijo algunas cosas verdaderas sobre de las maravillas que hizo Dios por medio de ellos, pero en lo que se refiere a doctrina, expuso muchas mentiras. Porque dice que ellos enseñaron que había dos principios, algo que la Iglesia de Cristo aborrece: pues el apóstol san Juan, al inicio de su Evangelio, da fe de que sólo hay un único principio en el que siempre era el Verbo, por quien han sido creadas todas las cosas visibles e invisibles. Pero Leucio dice que enseñaron que había dos principios, el del bien y el de mal; que el bien era obra del principio del bien, y el mal obra del principio del mal. Pero lo cierto es que el mal no es nada sustancial y que no hay criatura, visible o invisible , que, por su naturaleza, puede considerarse malo.

3. Tanto el ángel malo como el hombre malo fueron creados buenos por Dios. Y si es malvado es porque se atrevió a rebelarse contra la voluntad de su creador; pues, los ángeles y los hombres que se sabe que son malos, son condenados por la justicia de Dios. Los justos saben que la injusticia proviene, no del origen de los ángeles o de los hombres, sino de aquello en lo que han incurrido al actuar injustamente. Si el esclavo perpetra lo que el Señor ha prohibido, y si no hace lo que le ordenó, sabe que es castigado con justicia. Y cuando reconoce humildemente su presunción, y dice de todo corazón: "He pecado contra ti, Señor, ten piedad de mí", la misericordia del Señor lo ayudará, y aquel que es objeto de los castigos de la justicia del justo juez, obtendrá la indulgencia del Señor misericordioso. Luego para que reconocerte verdaderamente como pecador, honra a Dios tu creador. Y lo honras acusándote únicamente a ti mismo de la culpa y no atribuyéndole a tu creador los pecados que cometes. Si te acusas con franqueza cuando pecas, podrás obtener la verdadera indulgencia.

4. He mencionado estas cosas sobre Leucio, porque, lleno de mentiras, anunció que los apóstoles de Dios habían enseñado que había dos principios creadores del hombre, siendo el alma la obra del dios bueno y la carne la obra del dios malvado, y que el alma había sido arrastrada al pecado por la necesidad de la carne. Pero si ese fuera el caso, el que no pecara, no podría en absoluto vivir. Pues así como es indudable que alguien que no come, ni bebe, ni digiere, ni duerme, no puede vivir, del mismo modo no podría vivir quien no fornicara, o no fuera envidioso, o no robara, o no cometiese algún otro delito. Pero en verdad, lo que enseñaron los apóstoles es que el hombre puede vivir sin fornicación pero no sin comida ni ropa, pues lo cierto es que el hombre fue hecho bueno por el Creador para vivir libre de crímenes, pero no para vivir sin alimentos. Sabemos que se puede vivir sin cometer crímenes, preso en un calabozo, cargado de cadenas, deportado al exilio, pero no se puede vivir sin comida, bebida, digestión y sueño. A la luz de todo esto, volvamos al relato de los hechos de san Juan, apóstol y evangelista, y digamos cómo partió de esta vida hacia al Señor.] 1

5. Después de Nerón, Domiciano llevó a cabo la segunda persecución contra los cristianos, por cuya causa el apóstol san Juan fue sacado de Éfeso y exiliado en la isla de Patmos, donde escribió con su mano el Apocalipsis que el Señor le reveló. Domiciano fue ejecutado por el senado romano el mismo año que ordenó el exilio de san Juan, y, mientras Dios velaba por su apóstol, fue decretado unánimemente por el senado, que todo lo que Domiciano había ordenado quedaba sin efecto. Sucedió entonces que san Juan, deportado con injuria por orden de Domiciano, regresó con honor a Éfeso. Y todo el pueblo, hombres y mujeres, fue con alegría a su encuentro diciendo: «Bendito el que viene en nombre del Señor». Y al entrar en la ciudad, llevaban muerta a Drusiana, que en vida había sido devotísima del santo y deseado ardientemente su regreso. Entonces san Juan vio a los pobres, a los padres, a las viudas y huérfanos llorando y diciendo: «San Juan, aquí llevamos a Drusiana que, conforme a tus santos preceptos, nos alimentó a todos, sirviendo a Dios con humildad y castidad, y que todos los días esperaba tu venida, diciendo: "¡Que puedan ver mis ojos al apóstol del Señor antes de morir!" Ahora has venido y ella no puede verte».

6. Entonces san Juan mandó que pusieran el féretro en el suelo y que a la vista de todos quitaran del cadáver las vendas que lo envolvían. Luego exclamó: ¡Drusiana! ¡Que mi Señor Jesucristo te resucite! ¡levántate! ¡Vuelve a tu casa y prepara comida para mí!. Al instante la difunta resucitó y regresó a su casa para cumplir diligentemente el encargo que el apóstol le había hecho. Mientras caminaba, a Drusiana le parecía que no había estado muerta, sino dormida, y que acababa de ser despertada de un sueño profundo. Tras lo ocurrido, y durante tres horas, a grandes voces el pueblo, decía: «El Dios único que predica Juan es el único y verdadero Señor Jesucristo».

7. Otro día, el filósofo Cratón había anunciado que daría al foro un ejemplo del desprecio de las riquezas. Persuadió a dos jóvenes que eran hermanos y muy ricos, para que se gastaran todo su patrimonio y compraran sendas piedras preciosas y las rompieran ante la vista de todo el pueblo. Y cuando hacían esto, pasó casualmente el apóstol por allí. Y llamando a Cratón el filósofo le dijo: «Este desprecio por las cosas del mundo es absurdo, cuando es alabado por la boca de los hombres y condenado por el juicio divino. Así como la medicina es vana si no destruye la enfermedad, una doctrina es vana cuando no cura los vicios». Mi maestro instruyó a un joven que deseaba alcanzar la vida eterna con estas palabras: "Si quieres ser perfecto, vende todo lo que tienes y dáselo a los pobres, y así obtendrás un tesoro en el cielo, y alcanzarás la vida que no tiene fin"». Cratón respondió: «El fruto de la codicia humana que hay en el interior del hombre ha sido hecho añicos; pero si tu maestro es verdaderamente Dios, y si quiere que el valor de estas piedras preciosas se distribuya a los pobres, haz que vuelvan a su estado original, de modo que lo que yo he hecho para recibir el elogio de los hombres, lo hagas tú para la gloria de quien proclamas como tu maestro».

8. Entonces, el bienaventurado Juan reuniendo los fragmentos de las piedras preciosas, y sosteniéndolas en las manos, levantó los ojos al cielo y dijo: «Señor Jesucristo, a quien nada es imposible: que cuando el mundo fue roto por el árbol de la concupiscencia, lo restauraste nuevamente en tu fidelidad por el árbol de la Cruz: quien dio a un ciego de nacimiento los ojos que la naturaleza le había negado, quien devolvió a la vida a Lázaro, muerto y enterrado durante cuatro días; y que curaste todas las enfermedades y todas las dolencias con el poder de tu palabra: considera ahora, Señor, esas piedras preciosas, que los que ignoran los frutos de la limosna, han roto en pedazos para obtener el aplauso de los hombres. Restáuralas, Señor, de la mano de tus ángeles para que su precio se aplique a las obras de misericordia y haz que estos hombres crean en ti para que vengan a tu reino. Tú que con el Padre y el Espíritu Santo vives y reinas por los siglos de los siglos». Y cuando los fieles que se encontraban con el apóstol respondieron y dijeron "Amén", los fragmentos de las piedras preciosas se juntaron sin que quedara ningún vestigio en ellas de que habían sido fracturadas.

9. Entonces el filósofo Cratón, junto con estos jóvenes y con todos sus discípulos, cayó a los pies del apóstol y creyó y fue bautizado con todos ellos y comenzó él mismo a públicamente a predicar la fe de nuestro Señor Jesucristo. Entonces, los dos hermanos, vendieron las joyas que habían comprado con la venta de sus patrimonios y entregaron lo obtenido a los pobres; y a partir de entonces una gran multitud de creyentes comenzó a unirse al apóstol. Y sucedió que siguiendo el mismo ejemplo, dos honorables hombres de la ciudad de Éfeso vendieron todos sus bienes y los distribuyeron a los necesitados y siguieron al apóstol del Señor por las ciudades en las que iba predicando la palabra del Señor. Pero pasó que cuando entraron en la ciudad de Pérgamo, vieron a sus sirvientes ricamente vestidos y resplandecientes de gloria mundana. Y ocurrió que fueron traspasados por la flecha del diablo y se entristecieron, viéndose ellos mismos pobres y vestidos con humildes ropas y a sus propios siervos poderosos y prósperos.

10. Pero el apóstol, que percibió esas tretas del diablo, dijo: Veo que habéis cambiado de opinión de deseos y su semblante en esta cuenta, que, obedeciendo la enseñanza de mi Señor Jesucristo, habéis dado todo lo que teníais a los pobres. Ahora bien, si deseáis recuperar lo que anteriormente poseíais de oro, plata y piedras preciosas, traedme cada uno de vosotros un haz de palos rectos. Y cuando lo hicieron, invocó el nombre del Señor y se convirtieron en oro. Igualmente les dijo: traed piedrecillas de la orilla del mar. Y cuando lo hicieron, invoco a la Trinidad del Señor, y todas las piedrecitas se convirtieron en piedras preciosas. Entonces, san Juan les dijo: Id durante siete días a orfebres y joyeros, y cuando comprobéis que se trata de verdadero oro y verdaderas joyas, venid a decírmelo. Y se fueron los dos, y al cabo de siete días volvieron al apóstol, diciendo: Señor, hemos ido a todos los talleres de todos los orfebres, y todos han dicho que nunca habían visto oro tan puro. E igualmente los joyeros han dicho que nunca han visto tan excelentes piedras preciosas.

11. Entonces san Juan les dijo: «Id y recuperad las tierras que vendisteis, porque habéis perdido las haciendas del cielo. Comprad ropajes de seda, que brillan fugazmente, como la rosa que despliega toda su fragancia y su colorido y de repente se marchita. Porque suspirasteis al ver a vuestros sirvientes y gemisteis cuando os convertisteis en pobres. Floreced para marchitaros; sed ricos durante un tiempo para que mendiguéis para siempre. ¿No es la mano del Señor capaz de dar a sus siervos riquezas incomparables, y hacerlos brillar con el brillo más deslumbrante? Pero ha establecido el combate de las almas para que aquellos que, por su nombre, renuncien a las riquezas temporales, puedan creer que poseerán los tesoros eternos.

12. Por último, nuestro maestro nos contó acerca de un hombre rico que banqueteaba cada día y brillaba de oro y púrpura, en cuya puerta se sentaba un mendigo, Lázaro, con ganas de saciarse de lo que caía de la mesa del rico y al que nadie le daba nada. Y sucedió que un día murieron los dos, y aquel mendigo fue llevado al descanso que es el seno de Abraham, pero el rico fue echado en el fuego llameante, desde donde alzó los ojos y vio a Lázaro sentado en el seno de Abraham y gritando decía: "Padre Abraham, manda a Lázaro que moje en agua la punta del dedo y me refresque la boca, porque me torturan estas llamas" Pero Abrahán le dijo: "Hijo, recuerda que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro, a su vez, males: por eso ahora él es aquí consolado, mientras que tú eres atormentado. Y, además, entre nosotros y vosotros se abre un abismo inmenso, para que los que quieran cruzar desde aquí hacia vosotros no puedan hacerlo, ni tampoco pasar de ahí hasta nosotros". Él dijo: "Te ruego, entonces, que le mandes a casa de mi padre, pues tengo cinco hermanos: que les dé testimonio de estas cosas, no sea que también ellos vengan a este lugar de tormento". Abrahán le dice: "Tienen a Moisés y a los profetas: que los escuchen". Pero él le dijo: "No, padre Abrahán. Pero si un muerto va a ellos, se arrepentirán". Abrahán le dijo: "Si no escuchan a Moisés y a los profetas, no se convencerán ni aunque resucite un muerto" 2.

13. Nuestro Señor y maestro confirmó estos discursos con signos deslumbrantes porque cuando le dijeron: ¿quién ha regresado desde allí, para que nosotros podamos creerle? Él contestó: traed aquí a los muertos que tengáis. Y trajeron ante él tres cadáveres, y fueron despertados por él como si estuvieran dormidos, dando así crédito a sus discursos.

¿Pero qué he de decir de mi Señor, cuando los que he resucitado en su nombre están aquí ahora delante de vosotros? Habéis visto a los paralíticos sanados en su nombre, los leprosos purificados, los ciegos iluminados, los poseídos liberados de los demonios.

Mas aquellos que quieren poseer riquezas terrenales no pueden estar en posesión de tal poder. Pues cuando después de invocar el nombre de Jesucristo os acercasteis a los enfermos, fueron sanados. Habéis expulsado demonios, habéis devuelto la vista a los ciegos. Mas esta gracia os ha sido arrebatada, y vosotros que erais poderosos y grandes, ahora sois miserables. ¿Por qué si tanto miedo os tenían los demonios que, por orden vuestra, abandonaban los cuerpos de los hombres, ahora teméis a los demonios? Porque el que ama el dinero es esclavo de Mammon, y Mammon es el nombre del demonio que preside las ganancias carnales y que gobierna sobre los que aman el mundo. Pues incluso los que aman el mundo no poseen riquezas, sino que son poseídos por ellas.

14. Porque no es razonable que para un sólo vientre se almacene tanta comida como para mil, ni para un sólo cuerpo tanta ropa como para vestir a un millar de hombres. En vano, por lo tanto, se almacena lo que no se puede usar, y para quién se almacena, ningún hombre lo sabe, como dice el Espíritu Santo por boca del profeta: "Todo hombre se preocupa en vano porque amontona riquezas y no sabe para quién las está recogiendo" 3. Las mujeres que nos dieron a luz, nos dieron a luz desnudos y privados de comida, bebida y ropa y desnudos nos recibirá la tierra de la que fuimos hechos. Tenemos en común las riquezas del cielo; son iguales para ricos y pobres el brillo del Sol, la luz de la Luna y las estrellas y la suavidad del aire, las gotas de lluvia y las puertas de la iglesia, la santificación de la pila bautismal, el perdón de los pecados, la participación en el altar, y la comida del cuerpo y la bebida de la sangre sagrada, y la unción del santo crisma, y la gracia y la visitación del Señor y el perdón de todos los pecados. El Creador otorga todas estas cosas a todos, sin distinción de personas.

15. Tampoco el rico usa estos bienes de una manera y el pobre de otra. Pero desgraciado e infeliz es el hombre que quiere poseer más de lo que necesita: porque de ahí nacen para él calores febriles, fríos rigurosos, todo tipo de dolores en los miembros del cuerpo y no le alimenta la comida, ni le sacia la bebida, y para que conozcan que la codicia humana no se colma con bienes, están preocupado día y noche, y no saben de una hora de estar tranquilos y seguros.

Porque mientras protegen su casa contra los ladrones, cultivan sus tierras y trabajan los arados; mientras pagan impuestos, construyen almacenes, buscan ganancias e intentan impedir los ataques de los poderosos; mientras despojan a los que son más débiles y hacen caer sobre otros todo el peso de su ira, pero apenas pueden aguantar la de otros; mientras se rinden a los placeres de la carne y no detestan jugar en las mesas ni asistir a los espectáculos públicos, ni tienen miedo a contaminar ni a ser contaminados; de repente ellos se van de este mundo, desnudos, llevando consigo sólo sus propios pecados, por los cuales deberán sufrir castigo eterno.

16. Mientras el apóstol hablaba así, le fue traído por una madre viuda, un joven muerto que treinta días antes había contraído matrimonio. Y las personas que esperaban el entierro llegaron con la madre viuda y se postraron a los pies del apóstol. Y todos con gemidos, lamentos, lágrimas y sollozos le pidieron que en nombre de su Dios, resucitara a este joven como había hecho con Drusiana. Y era tan grande el llanto de todos ellos que el mismo apóstol apenas podía abstenerse del llanto y las lágrimas. Entonces, él mismo se echó al suelo en oración y lloró mucho tiempo: y levantándose de la oración extendió sus manos al cielo y por un espacio largo oró en su interior. Y cuando lo hizo por tercera vez, ordenó que desenvolvieran el cuerpo y dijo: ¡Oh joven Estacteo, que no conociste a tu creador ni al Salvador de todos, que desconociste a tu verdadero amigo y por lo tanto caíste en la trampa del peor enemigo: he aquí que he derramado lágrimas y oraciones a mi Señor por tu ignorancia, para que puedas resucitar, aflojadas las ligaduras de la muerte y declares a estos dos, Ático y Eugenio, cuánta gloria han perdido, y en cuan gran castigo han incurrido.

17. Entonces Estacteo resucitó y adoró al apóstol y comenzó a recriminar a sus discípulos, diciendo: ¡Oh hombres! ¿por una locura repentina habéis dejado atrás vuestros santos propósitos? He contemplado a vuestros ángeles custodios llorando y a los ángeles de Satanás regocijándose en vuestra caída. Porque ahora en poco tiempo habéis perdido el Reino que fue preparado para vosotros y los palacios construidos con deslumbrantes piedras, llenos de alegría, repletos de manjares exquisitos y delicias, llenos de vida eterna y luz eterna: y habéis obtenido lugares de total oscuridad, llenos de dragones, de llamas rugientes, de tormentos y penas insoportables, rebosantes de castigos, de dolores y angustia, de temor y temblor horrible. Habéis perdido los lugares llenos de flores que nunca se marchitan, llenos de brillantes, llenos de los sonidos de los instrumentos musicales y habéis adquirido lugares donde no cesan día y noche los rugidos, los aullidos y los lamentos. Nada más os queda sino pedirle al apóstol del Señor que así como él me ha resucitado a la vida, él os resucite también de la muerte a la salvación; y vuestras almas vuelvan a escribirse en el libro de la vida del que ya han sido borradas.

18. Entonces el mismo que había sido resucitado y todo el pueblo, junto con Ático y Eugenio, se postraron a los pies del apóstol y todos a una le pidieron que intercediera por ellos ante el Señor. A lo que el santo apóstol dio esta respuesta: que durante treinta días deberían ofrecer penitencia a Dios, y a lo largo de ellos pedirle con determinación que las barras de oro volvieran a su naturaleza y asimismo los guijarros volvieran a su vil condición natural. Ocurrió que cumplidos los treinta días, ni las varas volvieron a ser de madera ni las piedras preciosas, piedras comunes. Ático y Eugenio fueron y dijeron al apóstol: «Tú siempre has enseñado misericordia y predicado el perdón y mandado que un hombre debía perdonar a otro hombre. Y si Dios quiere que un hombre deba perdonar a otro hombre, cuánto más deberá él, que es Dios, perdonar y salvar a los hombres. Estamos aturdidos por nuestros pecados: y si con nuestros ojos amamos con concupiscencia el Mundo, ahora con ojos llorosos nos arrepentimos. Te rogamos, Señor, rogamos, apóstol, que muestres esa misericordia que con tus palabras siempre has prometido.

19. Entonces, san Juan, mientras todos lloraban y se arrepentían, intercediendo por ellos dijo: «Nuestro Señor Jesucristo utiliza estas palabras cuando habla de los pecadores: No deseo la muerte del pecador, sino que se convierta y viva 4. Porque cuando el Señor nos enseña sobre los penitentes, el Señor Jesucristo dice: En verdad os digo que, hay gran alegría entre los ángeles del cielo por un pecador que se arrepiente y se convierte de sus pecados; y hay más alegría por él que por noventa y nueve que no han pecado 5. Por eso, deseo que sepáis que el Señor acepta vuestra penitencia». Y volviéndose a Ático y Eugenio dijo: «Id y devolved las varillas al bosque de donde las tomasteis, porque ahora ellas han recobrado su propia naturaleza y las piedras a la orilla de la mar, porque ellas ya se convirtieron en piedras comunes como eran antes». Y cuando esto se cumplió, recibieron nuevamente la gracia que habían perdido, de manera que de nuevo ellos expulsaban demonios como anteriormente y sanaban a los enfermos y daban la luz a los ciegos, y el Señor hacía muchos milagros por medio de ellos.

20. Y aunque toda la ciudad de Éfeso y toda la provincia de Asia veneraron a Juan y lo celebraron, sucedió que los adoradores de los ídolos excitaron una sedición. Y arrastraron a Juan al templo de Diana, instándolo a ofrecer la abominación del sacrificio. El bienaventurado Juan dijo: «Os llevaré a todos a la iglesia de mi Señor Jesucristo, y si al invocar el nombre de vuestra Diana derriba su iglesia, haré lo que me pidáis. Pero si no puede hacerlo, invocaré el nombre de Jesucristo, mi Señor, y hará caer este templo y destruirá vuestro ídolo. Y entonces lo justo será que os convirtáis a mi Dios y lo respetéis, en lugar de a un simulacro al que habrá superado y roto.

21. Y toda la gente se calló al escuchar al apóstol hablar de esta manera, y aunque hubo algunos que protestaron por su propuesta, la mayoría de ellos, sin embargo, dieron su consentimiento. Y Juan instó gentilmente a la gente a mantenerse alejada del templo. Y cuando todos los que estaban adentro salieron, dijo en voz alta en presencia de todos: «Para que toda esta multitud sepa que este ídolo de Diana es un demonio y no un dios, que se derrumbe, junto con todos los demás ídolos hechos por mano de hombre y que son honrados en este templo; pero que nadie sufra el menor daño». E inmediatamente, a la voz del apóstol, todos los ídolos cayeron junto con el templo, y solo quedó un polvo como el que sopla el viento de la tierra. Aquel día se convirtieron doce mil personas, sin contar mujeres y niños, y fueron consagrados por el poder del bautismo.

22. Entonces, Aristodemo, que era pontífice de todos los ídolos, lleno de un espíritu perverso, agitó la sedición entre la gente, para que el pueblo se preparase a luchar entre sí. Pero Juan le dijo: «Dime, Aristodemo, ¿qué puedo hacer yo para quitar la furia de tu alma?» Y Aristodemo dijo: «si quieres que yo crea en tu Dios, te daré a beber veneno, y si te lo bebes y no mueres, se verá que tu Dios es verdadero». El apóstol respondió: «si me das veneno para beber, no me podrá dañar cuando yo invoque el nombre de mi Señor». Aristodemo dijo nuevamente: «Primero haré que veas a otros beber y morir de inmediato, para que tu corazón pueda arrepentirse de beber esa copa». A lo que el bienaventurado Juan respondió: «Ya te he dicho que estoy preparado para beberla, de modo que cuando me veas completamente sano después de beber el veneno, puedas creer en mi Señor Jesucristo.

23. Así pues, Aristodemo, se dirigió al procónsul y le pidió dos hombres condenados a pena de muerte y los puso en medio del foro, ante todo el pueblo, y a la vista del Apóstol les hizo beber el veneno. Y tan pronto como lo bebieron, expiraron. Entonces Aristodemo dijo: «Óyeme Juan: renuncia a tus enseñanzas en las cuales llamas a la gente a que se alejen del culto a los dioses; o toma y bebe esto para que puedas demostrar que tu Dios es todopoderoso, si después de haberlo bebido, permaneces incólume».

24. Entonces el bienaventurado Juan, cuando yacían muertos los que había bebido el veneno, intrépida y audazmente tomó la copa y haciendo el signo de la cruz sobre ella, dijo: «Dios mío, Padre e Hijo y Espíritu Santo, a quien todas las cosas están sujetas, a quien toda la creación le sirve, ante quien todo poder obedece, teme y tiembla. Cuando invocamos tu auxilio: al oír tu nombre la serpiente queda inmóvil, el dragón escapa, la víbora se vuelve silenciosa, el sapo, al que llaman rana, queda inmóvil y sin fuerza, el escorpión se paraliza, el basilisco es vencido, y la araña no hiere; todas las cosas venenosas y los animales más feroces y dañinos, son cubiertos con la oscuridad, y todas las raíces dañinas para la salud de los hombres se secan. Acaba con este virus venenoso, haz que se extinga su efecto mortal y anula la fuerza que tiene dentro de sí. Y concede a todos estos hombres que tú has creado, ojos para que vean, oídos para que oigan y un corazón con el que puedan comprender tu grandeza».

25. Y cuando terminó de decir esto, se protegió la boca y todo su cuerpo con el signo de la cruz y bebió todo lo que había en la copa. Y después de haber bebido, dijo: «Pido que ellos, por cuyo bien he bebido, se conviertan a ti, oh Señor y que por medio de tu iluminación reciban la salvación que está en ti». Y cuando por espacio de tres horas la gente vio que Juan permanecía con semblante alegre y que no había ninguna señal en absoluto de palidez o padecimiento en él, empezaron a gritar con fuerte voz: «El único Dios verdadero es aquel a quien Juan adora».

Pero aunque la gente se lo reprochaba, Aristodemo ni aun así creyó. Y volviéndose hacia Juan le dijo: «Esto me falta: si en el nombre de tu Dios resucitas a estos que han muerto por este veneno, mi mente quedará limpia de toda duda». Cuando dijo esto el pueblo se levantó contra Aristodemo diciendo: «Vamos a quemarte a ti y a tu casa si sigues molestando al apóstol con tus palabras». Viendo entonces Juan esa furiosa reacción sediciosa, pidió silencio y cuando todos le escuchaban dijo: «la primera de las virtudes de Dios que debemos imitar es la paciencia, por la cual somos capaces de soportar la necedad de los infieles. Y si Aristodemo está todavía retenido por la incredulidad, soltemos pues los nudos de esa su incredulidad. Y aunque sea tarde, hagamos que reconozca a su creador. No cejaré hasta que un remedio alivie sus heridas, pues así como los médicos que tienen en sus manos a un enfermo se valen de variados remedios, así también, si Aristodemo aún no se ha curado por lo que hasta ahora se ha hecho, se curará por lo que voy a hacer ahora.

26. Y llamo a Aristodemo ante sí y le dio su túnica, quedándose desnudo sólo con su manto. Y Aristodemo le dijo: «¿Para qué me has tú dado tu túnica?» Juan le dijo: «Para que te avergüences y abandones tu incredulidad». A lo que Aristodemo dijo: «¿Y cómo va a hacerme tu túnica apartarme de mi incredulidad?» El apóstol respondió: «Ve y échala sobre los cuerpos de los muertos, y di así: "El apóstol de nuestro Señor Jesucristo me ha enviado para que resuciten en su nombre, de modo que todos sepan que la vida y la muerte son siervos de mi Señor Jesucristo"».

27. Cuando Aristodemo así lo hizo y vio cómo resucitaron, adoró a Juan y corrió rápidamente hacia el procónsul y empezó a decir con fuerte voz: «Escúchame, escúchame, oh procónsul; Creo que recuerdas que a menudo he levantado tu ira contra Juan y he maquinado muchas cosas contra él, pero ahora tengo miedo de sentir su cólera: porque él es un dios, escondido bajo la apariencia de hombre. Ha bebido veneno y no sólo ha permanecido incólume, sino que aquellos que habían muerto por el veneno él, por medio de mí, al tocarlos con su túnica, los ha llamado de nuevo a la vida, y no tienen ninguna marca de muerte sobre ellos. El procónsul le dijo: «¿Y qué quieres que hagamos? Aristodemo respondió: «Vayamos, caigamos de rodillas a sus pies y pidámosle perdón, y hagamos lo que él nos mande». Luego, llegaron juntos y se postraron ante el apóstol y le pidieron perdón: Y él los recibió orando y dando gracias a Dios y les ordenó un ayuno de una semana. Y cuando lo cumplieron, fueron bautizados junto con los de sus casas, sirvientes y parientes, y quebraron todos sus ídolos y construyeron una iglesia en honor de san Juan: en la que el mismo san Juan fue asumido de la siguiente manera:

28. Cuando tenía ya noventa y siete años de edad, se le apareció el Señor Jesucristo con sus discípulos y le dijo: «Ven a mí, que ha llegado la hora de que te sientes a mi mesa con el resto de tus hermanos». Juan intentó ponerse en pie e hizo ademán de ir hacia él, pero el Señor le manifestó: «El domingo de mi resurrección, que será dentro de cinco días, vendrás a mí».Y al decir esto volvió al cielo. Al domingo siguiente todos los fieles se congregaron en la iglesia que se había construido en honor del apóstol y éste empezó a predicarles los divinos misterios desde el primer canto del gallo hasta mediodía.

29. Cuando terminó, les mandó que cavaran su sepultura a la vera del altar y que sacaran la tierra fuera del templo. Y bajando hasta el fondo de la misma, alzó las manos hacia Dios y dijo: «Señor Jesucristo: voy agradecido a tu banquete al que me has invitado sabiendo que te quería con todo mi corazón. Vi tu rostro y fui levantado de mi tumba. Tu olor despertó en mí deseos eternos. Tu voz está llena de la dulzura de la miel y tu dicción incomparable está por encima de la de los ángeles. Cada vez que te pedí que me recibieras, me dijiste: "Espera, para que puedas liberar a las personas que me han sido confiadas", y mantuviste mi cuerpo a salvo de toda contaminación, siempre iluminaste mi alma y no me abandonaste, ni en mi exilio, ni a mi regreso, y pusiste en mi boca la palabra de tu verdad, recordándome el testimonio de tu poder. Y escribí las obras que te vi hacer con mis ojos y las palabras que mis oídos escucharon de tu boca».

30. «Y ahora, Señor, te encomiendo a tus hijos, a quienes tu Iglesia, virgen y verdadera madre, ha regenerado para ti por el agua y el Espíritu Santo. Recíbeme, para que pueda estar con mis hermanos a quienes me invitaste a unirme. Ábreme la puerta de la vida a la que llamo; que los príncipes de las tinieblas no vengan a mí, protégeme del pie del orgullo y de la mano extraña a ti. Recíbeme según tu palabra y llévame a tu banquete, donde todos tus amigos celebran contigo. Porque tú eres el Cristo, el Hijo del Dios vivo, que con tu Padre y el Espíritu Santo vives y reinas sobre todas las cosas ahora y siempre por los siglos de los siglos».

31. Y cuando todo el pueblo respondió "amén", apareció una luz sobre el apóstol, y durante una hora entera brilló tan intensamente que nadie pudo soportar verlo. Más tarde, cuando se encontró esta fosa, solo contenía el maná que este lugar produce hoy; y por los méritos de sus oraciones ocurren milagros: todos son curados de enfermedades y sufrimientos y obtienen el cumplimiento de sus oraciones.

32. Reinando nuestro Señor Jesucristo de quien es el honor y la gloria, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

 


NOTAS

*. Texto latino: Fábrega Grau, Ángel, Pasionario Hispánico, Vol. II. Consejo Superior de Investigaciones Cientificas. Instituto P. Enrique Flórez. Monumenta Hispaniae Sacra. Serie Litúrgica, Vol. VI. Madrid-Barcelona, 1955, pp. 101-110. (tomado de Mellitus, De passione S. Joannis Evangelistæ. N. de La Ermita).
Traducción: La Ermita, 2019.

1. Entendemos que lo que van entre corchetes puede omitirse por ser una disgresión sobre la fuente de la que se ha valido el autor de la passio.
2. Lc 16,19-31.
3. Cf. Lc 12, 20
4. Ez 33,11.
5. Lc 15,7.

 

Índice PasionarioInicio página

ÍNDICE GENERAL DE "LA ERMITA"

© La Ermita - España MMXIX