Rito Hispano-Mozárabe La Ermita. Logo y dibujo

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Pasionario

 

PASIONARIO HISPÁNICO (*)

Milagro póstumo de san Esteban. Círculo de Blasco de Grañén (s. XV). Museo de Arte de S. Luis (EE.UU.)

STEPHANI ESTEBAN

1. Lectio eclesiastica de mirabilibus sancti Stephani martyris Christi. ex libris De Civitate Dei beati Agustini episcopi; die VII kalendas ianuarias.
R/. Deo gratias.

2. In diebus illis, ad Aquas Stabilitanas episcopo adferente Preiecto reliquias martyris gloriosissimi Stephani, ad eius memoriam veniebat magne multitudinis concursus et occursus. Ibique ceca mulier, dum ad episcopum portantem duceretur, oravit; flores, quos ferebat, dedit; recepit oculos, admonuit, protinus vidit. Stupentibus qui aderant preibat exultans, viam carpens, et vie ducem ulterius non requirens.

3. Memorati memoriam martyris, que posita est in castello Sinitensi, quod Hipponiensi colonie vicinum est, eiusdem loci Lucillus episcopus, populo precedente atque sequente, portabat. Fistula, cuius molestia iam diu laboraverat, et familiarissimi sui medici, qui eam secarent, operiebatur manus. Illius pie sarcine vectatione repente sanata est; nam deinceps eam in suo corpore non invenit.

4. Eucharius, presbyter ex Spania, Calame habitabat, veteri morbo calculi laborabat; per memoriam supradicti martyris, quam Possidius illo advexit episcopus, salvus factus est. Idem ipse postea, morbo alio revalescente, mortuus sic iacebat, ut ei iam pollices ligarentur; opitulatione memorati martyris, quum de memoria eius reportata esset, et super iacentis corpus missa ipsius presbyteri tunica, suscitatus est.

5. Fuit ibi vir in ordine suo primarius, nomine Martialis evo iam gravis, et multum abhorrens a religione christiana. Habebat sane fidelem filiam et generum, eodem anno babtizatum. Qui quum eum egrotantem multis et magnis lacrimis rogaret, ut fieret christianus, prorsus abnuit, eosque a se turbida indignatione submovit. Visum est genero eius, ut iret ad memoriam sancti Stephani, et illic pro eo quantum posset oraret. ut Deus illi daret mentem bonam, qua credere non differret in Christum. Fecit hoc ingenti gemitu et fletu, et sinceriter ardente pietatis affectu; deinde abscidens aliquid de altari florum, quod occurrit, tulit; ecce quum iam nox esset, ad caput posuit; tunc dormitatus est. Et ecce ante diluculum clamat, ut ad episcopum curreretur, qui mecum forte tunc erat apud Hipponem. Quum ergo eum audisset absentem, venire presbyteros postulavit. Venerunt; credere se dixit, admirantibus atque gaudentibus omnibus, babtizatus est. Hoc, quamdiu vixit, in ore habebat: Christe, accipe spiritum meum; quum hec verba beatissimi Stephani, quando lapidatus est a iudeis, ultima fuisse nesciret; que huic quoque ultima fuerunt; nam non multo post etiam ipse defunctus est.

6. Sanati sunt illic per eundem martyrem etiam podagri duo, unus cives, peregrinus unus: sed cives omni modo; peregrinus autem per revelationem, quid adhiberet audivit; et quum hoc fecerit. dolor continuo conquiescit.

7. Audurus nomen est fundi, ubi eclesia constituerat, et in ea memoria martyris Stephani fieret. Puerum quendam parvulum, quum in area luderet, exorbitantes boves, qui vehiculum trahebant, rota obtriverunt, et confestim palpitavit, expirans. Hunc mater arreptum ad eandem memoriam posuit, et non solum revixit, verum etiam inlesus apparuit.

8. Sanctimonialis quedam in vicina possessione, que Aspaliana  dicitur, quum egritudine laboraret, ac despiraretur, ad eandem memoriam tunica eius adlata est: que antequam revocaretur, illa defuncta est. Hac tamen tunica operierunt cadaver eius parentes, et, recepto spiritu, salva facta est.

9. Apud Hipponem Bassus quidam syrus ad memoriam eiusdem martyris orabat pro egrotante et pereci itante filia; eoque secum vestem eius adtulerat. quum ecce pueri de domo cucurrerunt, qui ei etiam mortuam nuntiarent. Sed quum, orante illo, ab amicis eius exciperentur, prohibuerunt eos illi dicere, ne per publicum plangeret. Qui quum domum redisset iam suorum eiulantibus personantem, et vestem filie, quam ferebat, super eam proiecisset, reddita est vite.

10. Rursus ibidem apud nos Irenei cuiusdam collectarii filius egritudine extinctus est. Quumque corpus iaceret exanime, atque a lugentibus et lamentantibus exequie pararentur, amicorum eius quidam inter aliorum consolantium verba suggessit, ut eiusdem martyris oleo perungueretur. Factum est, et revixit.

11. Itemque apud nos vir tribunicius, nomine Eleusinus, super memoria martyris, quem suburbano eius est, egritudine exanimatum, posuit infantulum filium, et post orationem, quam multis cum lacrimis fudit, viventem levavit.

12. Quid faciam? Urguet huius operis implenda promissio, ut non hic possim omnia comemorare que scio: et procul dubio plerumque nostrorum, quum hec legerint, dolebunt me pretermisisse tara multa, que utique mecum sciunt. Quos iam nunc, ut ignoscant, rogo, ut cogitent quam prolixi laboris sit facere, quod me hic non facere suscepti operis necessitas cogit. Si enim miracula sanitatum, ut alia taceam, ea tantummodo velim scribere, que per hunc martyrem, id est gloriosissimum Stephanum facta sunt in colonia Calamensi et in nostra, plurimi conficiendi sunt libri, nec  tamen omnia colligi poterunt, sed tantum de quibus libelli dati sunt, qui recitarentur in populis. Id namque fieri voluimus, quum videremus antiquis similia divinarum signa virtutum etiam nostris temporibus frequentari, et ea non debere multorum notitia deperire. Nondum autem est biennium, ex quo apud Hipponem Regium cepit esse ista memoria, et multis, quod nobis notissimum est, non datis libellis de his, que mirabiliter facta sunt, illi ipsi, qui dati sunt, ad septuaginta ferme numerum pervenerunt, quando ista conscribsi. Calama vero, ubi et ipsa memoria prius esse cepit, et crebrius dantur, inconparabili multitudine superant.

13. Uzali etiam, que colonie Betice vicina est, multa preclara per eundem martyrem facta cognovimus; cuius ibi memoria longe prius quam apud nos ab episcopo Evodio constituta est. Sed libellorum dandorum ibi consuetudo non est, vel potius non fuit; nam fortasse nunc esse iam cepit. Quum enim nuper illic essemus, Petronia materfamilias, que ibi mirabiliter ex magno atque diuturno, in quo medicorum adiutoria cuncta defecerant, langore sanata est, hortati sumus, volente supradicto episcopo Lucillo, ut libellum daret, qui recitaretur in populo, et obedientissime paruit. In quo posuit etiam, quod hic reticere non possum, quamvis ad ea, que hoc opus urguet, festinare conpellar. A quodam iudeo dixit sibi fuisse persuasum, ut anolum capillacio vinculo insereret, quo sub omni veste ad nuda corporis cingeretur; qui anulus haberet sub gema lapidem in renibus inventum bovis. Hoc alligata quasi remedio ad sancti martyris limina veniebat. Sed profecia a Cartilagine, quum in confinio fluminis Bagrade in sua possessione mansisset, surgens, ut iter ageret, ante pedes suos illum iacentem anulum vidit, et capillaciam zonam, qua fuerat alligatus. mirata temtavit. Quam quum omnino suis nodis firmissimis, sicut fuerat, adstrictam comperisset, crepuisse atque exiluisse anulum suspicata est; qui etiam ipse, quum integerrimus fuisset inventus, future salutis quodammodo pignus de tanto miraculo se accepisse presumsit, atque illum vinculum solvens, simul cum eodem anulo proiecit in flumine.

14. Non credunt hec, qui etiam Dominum Iesum per integra virginalia matris enixum, et ad discipulis, ostiis clausis, ingressum fuisse non credunt; sed hoc certe querant, et, si verum invenerint, illa credant. Clarissima femina est, nobiliter nata, nobiliter nubta, Cartilagine habitat; ampla civitas, ampla persona, rem querentes latere non sinit. Martyr certe ipse, quod inpetrante illa sanata est, in filium permanentis virginis credidit; in eum, qui, ostiis clausis, ad discipulis ingressus est, credidit; postremo, propter quod ista omnia dicuntur a nobis, in eum, qui ascendit in celum cum carne, in qua resurrexerat, credidit; et ideo per eum tanta fiunt, quia pro ista fide animam posuit. Fiunt ergo etiam nunc multa miracula, eodem Deo faciente, per quos vult, et quemadmodum vult, qui et illa, que legimus, fecit; sed ista nec similiter innotescunt neque, ut non excidant animo, quasi clarea memorie, crebra lectione utuntur. Nam et ubi diligentia est, que nunc apud nos esse cepit, ut libelli eorum, que beneficia percipiunt, recitentur in populo, semel hoc audiunt, qui adsunt pluresque, qui non adsunt, ut nec illi, qui adfuerunt, post aliquos dies, quod audierunt mente retineant, et vix quisque repperiatur illorum, qui ei, quem non adfuisse cognoverit, indicet quod audivit.

15. Unum est apud nos factum, non maius quam ille, que dixi, sed tam clarum atque inlustre miraculum, ut nullum arbiter esse Hipponensium, qui hoc non vel viderit vel didicerit, nullum, qui oblivisci ulla ratione potuerit. Decem quidem fratres, quorum septem sunt mares, tres femine, de Cesarea Cappadocie, suorum civium non ignobiles, maledicto matris, recente patris obitu destitute, que iniuriam sibi ab eis factam acerbissime tulit, tali pena sunt divinitus coerciti, ut horribiliter quaterentur omnes tremore membrorum; in qua fedissima specie oculos suorum civium non ferentes, quaquaversum, cuique ire visum est, tota pene vagabantur orbe romano. Ex his etiam ad nos venerunt duo, frater et soror, Paulus et Palladia, multis aliis locis, miseria diffamante, iam cogniti. Venerunt autem ante Pascha ferme dies quindecim, eclesiam quotidie et in eam memoria gloriosissimi Stephani frequentabant, orantes, ut iam sibi placaretur Deus, et salutem pristinam redderet. Et illic, et quocumque ibant convertebant in se civitatis aspectum. Nonnulli, qui eos alibi viderant causamque tremoris eorum noverant, aliis, ut quisque poterant, indicabant.

16. Venit et Pascha, atque ipso die dominico mane, quum iam frequens populus presens esset, et locis sancti cancellos, ubi martyrium memoria erat, idem iuvenis orans teneretur, repente prostratus est, et dormienti simillimus iacuit, non tamen tremens, sicut etiam antea per somnum solebat. Stupentibus, qui aderant, atque aliis paventibus, aliis dolentibus, quum eum quidam vellem erigere, nonnulli prohibuerunt, sed potius exitum expectandum esse dixerunt. Et ecce surrexit, et non tremebat, quoniam sanatus erat, et stabat incolomis, intuens intuentes. Ut quis ergo se tenuit a laudibus Dei? Clamantium gratulantiumque vocibus eclesia usquequaque conpleta est. Inde ad me cum gaudio curritur, ubi sedebam iam processurus, inruit alter quisque post alterum, omnis posterior quasi novum, quod alius prior dixerat nuntianto; meque gaudente, et apud me gratias agente, ingreditur etiam ipse cum pluribus, inclinatur ad genua mea, erigitur ad osculum meum. Procedimus ad populum, plena erat eclesia, personabat vocibus gaudiorum: Deo gratias, Deo laudes! nemine tacente, hinc atque inde clamantium. Salutavi populum, et rursus eadem ferventiori voce clamabant. Facto tandem silentio, Scribturarum divinarum sunt lecta sollemnis. Ubi autem ventum est ad mei sermonis locum. dixi pauca pro tempore, et pro illius iucunditate letitie: magis enim eos in opere divino quandam Dei eloquentiam non audire, sed considerare permisi. Nobiscum homo prandit, et diligenter nobis omnem sue fraterneque ac materne calamitatis indicavit storiam.

17. Sequenti itaque die post sermonen redditum, narrationis eius libellum in crastino populo recitandum promisi. Quod quum ex dominico Pasche, die tertio, fieret, in gradibus excedere, in qua de superiori loquebar loco, feci stare ambos fratres, quum eorum legeretur libellus. Intuebatur populus universus sexus utriusque; unum stantem sine deformi motu, alteram membris omnibus contrementem. Et qui ipsum non viderant, qui in eo divine misericordie factum esset, in eius sorore cernebant. Videbant enim quid in illo gratulandum, quid pro illa esset orandum. Inter hec, recitato eorum libello, de conspectu populi eos abire precepi, et de tota ipsa causa  aliquanto diligentius ceperam disputare, quum ecce. me disputante, voces alie de memoria martyris nove gratulationis audiuntur. Conversi sunt eo, qui audiebant, ceperuntque currere. Illa enim, de gradibus descendit in quibus steterat, et ad sanctum martyrem orare perrexerat; que mox, ut cancellos adtigit, conlabsa similiter velut in somnum, sana surrexit. Dum ergo requireremus, quid factum fuerit, unde illut strepitus letus extiterit, ingressi sunt cum illa in baselica, ubi eramus, adducentes eam sanam de martyris loco. Tum vero tantus ab utroque sexu admirationis clamor exortus est, ut vox continuata cum lacrimis non videretur posse finiri. Perducta est ad eum locum, ubi paulo ante steterat tremens. Exultabant eam similem fratri, cui doluerant remansisse dissimilem, et nondum fusas preces suas pro illa, iam tamen previam volumtatem, tam cito exauditam esse cernebant. Exultabant in Dei laudem voces in verbis tanto sonitu, quantum nostre aures ferre vix possent. Quid erat in cordibus exultantium nisi fides Christi, pro quo Stephani sanguis effusus est?

18. Cui est honor et gloria, virtus et potestas, in secula seculorum.
R/. Amen.

1. Lectura eclesiástica de los milagros de san Esteban, mártir de Cristo, tomada del libro La Ciudad de Dios de san Agustín, obispo; a día 26 de diciembre.
R/. Demos gracias a Dios.

2. En aquellos días, en la localidad de Aguas Tibilitanas trajo el obispo Preyecto las reliquias del glorioso mártir Esteban y acudió un gran gentío a venerarlas. Una mujer ciega rogó que la condujeran al obispo cuando llevaba las reliquias. Dio unas flores que llevaba, las tomó de nuevo, las acercó a los ojos y al punto recobró la vista. Admirados los presentes, iba delante llena de gozo, caminando sin buscar ya quien la condujese.

3. Lucilo, obispo de Siniti, con el pueblo que le acompañaba, llevaba las reliquias del citado mártir que existen en aquella villa, cercana a la colonia de Hipona. Tenía una fístula que hacía ya tiempo le aquejaba, y esperaba la llegada de un médico íntimo suyo para que se la sajase. Mientras llevaba tan preciosa carga fue curado repentinamente y no la sintió más en su cuerpo.

4. Eucario, presbítero español residente en Cálama, padecía de antiguo el mal de piedra. Fue curado por la reliquia de dicho mártir que le llevó el obispo Posidio. El mismo presbítero, presa más adelante de una grave enfermedad, tenía tal apariencia de muerto que le ataban ya los pulgares. Fue resucitado por intermedio del mártir al traer de su capilla y ponerle sobre el cuerpo la casulla del presbítero que allí habían llevado.

5. Hubo en el mismo lugar un hombre llamado Marcial, notable entre los de su rango, ya de edad, totalmente apartado de la religión cristiana. Tenía una hija creyente, y el yerno bautizado aquel año. Enfermó, y le rogaban ellos con abundantes lágrimas que se hiciera cristiano; se negó en redondo y los rechazó hoscamente. Determinó el yerno acudir a la capilla de San Esteban y rogar por él con todas sus fuerzas para que Dios le cambiara el pensamiento y no dilatase el creer en Cristo. Oró con grandes gemidos y llanto, y con un sincero y ardiente afecto de piedad. Al marchar, tomó algunas flores del altar que topó a su paso; se las puso ya de noche a la cabecera. Durmió el enfermo. Y he aquí que antes de amanecer, empieza a gritar que se acuda al obispo, que casualmente estaba conmigo en Hipona. Oyendo que estaba ausente, pidió que fueran los presbíteros. Llegaron, confesó que creía, y entre la admiración y el gozo de todos recibió el bautismo. El tiempo que vivió tenía a flor de labios estas palabras: «Cristo, recibe mi espíritu», sin saber que fueron las últimas del bienaventurado Esteban cuando fue apedreado por los judíos 1. Ellas fueron también las últimas suyas; murió no mucho después.

6. Sanaron allí también por el mismo mártir dos gotosos, ciudadano uno y forastero el otro: el ciudadano, completamente; el peregrino, en cambio, supo por revelación qué remedio debía usar al sentir el dolor; lo usaba, y al punto el dolor se calmaba.

7. Auduro es el nombre de un predio donde hay una iglesia, y en ella una capilla del mártir Esteban. Estando un niño jugando en la plaza se desmandaron unos bueyes que tiraban de un carro y lo aplastaron con una de las ruedas, dejándolo a punto de expirar. Lo cogió su madre precipitadamente, lo colocó junto a la capilla y no sólo revivió, sino que quedó totalmente ileso.

8. Estaba enferma cierta religiosa en una heredad vecina llamada Caspaliana, y desesperándose de su salud, llevaron su túnica a la misma capilla. Cuando la trajeron, ella había muerto. Sus padres cubrieron su cadáver con la túnica y recobró el aliento, quedando curada.

9. En Hipona, un sirio llamado Baso rogaba en la capilla del mismo mártir por su hija enferma de peligro, y había traído allí su túnica. Y he aquí que salieron de casa corriendo los criados para comunicarle la muerte de la hija. Como él estaba orando, los detuvieron unos amigos y les prohibieron comunicárselo para evitar el llanto por las calles. Al volver a casa y encontrarla llena de lamentaciones, echó la túnica que llevaba sobre su hija y fue devuelta a la vida.

10. También allí, entre nosotros, murió de enfermedad el hijo de un cobrador de impuestos llamado Irineo. Yacía su cuerpo sin vida, y mientras se preparaban con llanto y lamentaciones las exequias, uno de sus amigos, entre las palabras de consuelo, le sugirió que ungieran todo su cuerpo con el aceite del mismo mártir. Lo hicieron así y revivió el niño.

11. Aquí mismo también el tribunicio Eleusino colocó su hijito muerto de enfermedad sobre el santuario del mártir que está en el suburbio. Después de ferviente oración, acompañada de muchas lágrimas, alzó al hijo vivo.

12. ¿Qué he de hacer? Urge la promesa de terminar la obra y no puedo consignar aquí cuanto sé. Y, sin duda, la mayoría de los maestros, al leer esto, se lamentarán haya pasado en silencio tantos milagros que conocen como yo. Les ruego tengan a bien disculparme y piensen qué tarea tan larga exige lo que al presente me fuerza a silenciar la necesidad de la obra emprendida. Si quisiera reseñar, pasando por alto otros, los milagros solamente que por intercesión del gloriosísimo mártir Esteban han tenido lugar en esta colonia de Cálama, y lo mismo en la nuestra, habría que escribir varios libros. Y aun así no podrían recogerse todos, sino sólo los que se encuentran en los folletos que se recitan al pueblo. He querido recordar los anteriores al ver que se repetían también en nuestro tiempo maravillas del poder divino semejantes a las de los tiempos antiguos, y que no debían ellas desaparecer sin llegar a conocimiento de muchos. No hace dos años aún que está en Hipona Regia la capilla de este mártir, y sin contar las relaciones de las muchas maravillas que se han realizado y que tengo por bien ciertas, de sólo las que han sido dadas a conocer al escribir esto llegan casi a setenta. Y en Cálama, donde la capilla existió antes, tienen lugar con más frecuencia, y se cuentan en cantidad inmensamente superior.

13. También en Uzala, colonia vecina de Útica, sabemos se han realizado muchos milagros por medio del mismo mártir, cuya capilla erigió allí mucho antes de que la tuviéramos aquí el obispo Evodio. Pero allí no existe, o mejor no existió, la costumbre de publicar esas informaciones; quizá ahora hayan empezado. Estando yo allí hace poco rogué, con la licencia de dicho obispo, a la señora Petronia que diera una información para leerla al pueblo, porque ella había sido curada milagrosamente de una enfermedad grave y duradera, en cuya curación habían fracasado todos los recursos médicos. Obedeció con toda diligencia, y contó allí lo que no puedo aquí callar, aunque la urgencia de esta obra me fuerza a darme prisa. Dijo que un médico judío la persuadió a que introdujese un anillo en una cinta del pelo que por debajo de todo vestido había de ceñir directamente a la carne; que ese anillo tenía bajo el engaste una piedra preciosa hallada en los riñones de un buey. Ceñida así, venía en busca de remedio al templo del santo mártir. Pero, partiendo de Cartago, se detuvo en su hacienda en los límites del río Bagrada; y al levantarse para continuar el viaje, vio el anillo caído a sus pies, y llena de admiración palpó la cinta de pelo en la que estaba el anillo. Hallándolo atado con sus nudos bien fuertes, pensó que el anillo se había roto y había saltado. Al encontrarlo sin menoscabo alguno, se imaginó haber recibido con tal prodigio como una garantía de su futura curación. Desata el cíngulo y lo arroja al río con el anillo.

14. Evidentemente, no creen en esto quienes se obstinan en no admitir que el señor Jesús fue dado a luz sin detrimento de la virginidad de su madre y que entró con las puertas cerradas a donde estaban los discípulos. Que investiguen este caso, y si ven que es verdad, crean también esos misterios. Es una mujer muy ilustre, noble de nacimiento, casada con un noble, y habita en Cartago. Noble es la ciudad y noble la persona: circunstancias ambas que asegurarán el éxito a los investigadores. El mismo mártir, por cuya intercesión fue curada, creyó en el Hijo de la que permaneció virgen; en el que entró, cerradas las puertas, a la estancia de sus discípulos; creyó, finalmente, que es el argumento principal que aquí se ventila, en el que subió al cielo con la carne en que había resucitado. Por eso se han realizado por su intercesión tales maravillas, porque dio su vida por esta fe. Se realizan todavía hoy muchos prodigios; los realiza el mismo Dios a través de quienes le place y como le place, lo mismo que realizó los que tenemos escritos. Pero los actuales no son muy conocidos ni se menudea su lectura como un repiqueteo de la memoria, a fin de que no caigan en el olvido. Porque, a pesar del esmero que se empieza a poner entre nosotros para narrar al pueblo esas relaciones hechas por los interesados, las escuchan una vez los presentes, pero la mayoría no lo están; y los mismos que las oyeron, pasados unos días, se olvidan de lo que oyeron; y apenas se encuentra quien comunique lo que oyó a quien sabe no estuvo presente.

15. Entre nosotros tuvo lugar un milagro, no digo más grande que los referidos, pero tan manifiesto y célebre que no pienso exista en Hipona quien no lo viera o conociera, nadie que pueda llegar a olvidarlo. Hubo diez hermanos, siete varones y tres hembras, oriundos de Cesarea de Capadocia y nobles entre sus conciudadanos; fueron maldecidos recientemente por su madre: desvalida por la muerte del padre, se resintió durísimamente afectada por una injuria que le habían hecho. Consecuencia de la maldición fue un tremendo castigo del cielo: se sintieron presa de convulsiones horribles en todos los miembros. Ante espectáculo tan repugnante, no pudiendo soportar la vista de sus conciudadanos, andaban errantes casi por todo el Imperio romano, marchando cada cual a donde bien le pareció. Dos de ellos, hermano y hermana, Paulo y Paladia, conocidos ya en otros lugares por la publicidad de su desgracia, llegaron a nuestra ciudad. Vinieron precisamente casi quince días antes de Pascua, y acudían a diario a la iglesia y visitaban en ella la capilla del gloriosísimo Esteban, suplicando a Dios se aplacase ya de ellos y les devolviera la salud. En la iglesia y en cualquier parte eran centro de las miradas del pueblo. Algunos de los que los habían visto en otra parte y eran sabedores del motivo de sus convulsiones, se lo comunicaban a otros como podían.

16. Llegó la Pascua, y de mañana, estando ya presente gran número de fieles, el muchacho estaba en oración asido a la verja del lugar santo donde estaban las reliquias del mártir. De pronto cayó postrado y quedó tendido como muerto, pero sin temblor alguno, incluso el que solía tener durante el sueño. Se quedaron atónitos los presentes, temiendo unos y lamentándose otros. Algunos querían levantarlo, pero otros se lo impidieron, diciendo que era mejor esperar el resultado. De pronto se levanta y ya no tiembla: había sido curado, se mantiene firme, mirando a los que lo miraban. ¿Quién no alabó al Señor en aquellos momentos? La iglesia resonaba por doquier con las voces de los que gritaban y se congratulaban. Se dirigen luego a donde yo estaba sentado y dispuesto a salir al encuentro: se atropellan unos a otros anunciando cada uno como novedad lo que había contado el anterior; y en medio de mi regocijo y de mi acción de gracias interior a Dios, se me acerca él mismo con otros muchos, se postra a mis pies y se levanta para el ósculo. Me dirijo hacia el pueblo; la iglesia estaba repleta, resonaba con voces de júbilo, cantando todos de una y otra parte: «¡Gracias a Dios, alabado sea Dios!». Saludé al pueblo, y redobláronse las aclamaciones con el mismo fervor. Hecho por fin el silencio, se procedió a la lectura solemne de las divinas Escrituras. Cuando llegó el turno de mi exposición, hablé brevemente a tono con la grata circunstancia de tal alegría; más que oír lo que les dijera, me pareció mejor que considerasen la elocuencia de Dios en esa obra divina. Comió el hombre con nosotros y nos contó detalladamente toda la historia de su calamidad, de la de su madre y hermanos.

17. Al día siguiente, tras la explicación ordinaria 2, prometí que al otro día se recitaría al pueblo el memorial de los hechos. Al tercer día del domingo de Pascua, mientras se hacía esa lectura 3, hice que los dos hermanos estuvieran en pie en las gradas del presbiterio, en cuya parte superior solía yo hablar 4. Miraba todo el pueblo de ambos sexos, a uno firme, sin el deforme movimiento, y a la otra estremeciéndose en todos sus miembros. Los que no lo habían visto a él antes contemplaban en la hermana los efectos de la divina misericordia con él; y veían qué parabienes había que darle a él y qué gracias había que pedir para su hermana. Terminada la lectura de la relación, les mandé retirarse de la presencia del pueblo; y habiendo comenzado a comentar más detenidamente todo el asunto, en medio de este comentario, resuenan nuevas voces de júbilo procedentes de la capilla del mártir. Mis oyentes se volvieron hacia allí y comenzaron a correr en tropel. En efecto, la enferma, al bajar de las gradas en que había estado, se había dirigido a orar a la capilla del mártir. Y tan pronto como tocó la verja, cayó igualmente como en un sueño, y se levantó curada. Mientras preguntábamos cuál era la causa de estrépito tan alegre, entraron con ella en la basílica donde estábamos, trayéndola sana de la capilla del mártir. Tal clamor se levantó entonces por parte de ambos sexos, que parecía no iba a terminar nunca el griterío mezclado con las lágrimas. Se la llevó al mismo lugar en que había estado antes con aquellas convulsiones. Se sentían transportados al ver ya como al hermano a la que poco antes tan desemejante de él habían compadecido; y veían cómo no acabada aún la oración por ella, se había visto escuchada su súplica. Se desbordaban sin palabras en alabanza de Dios con clamor tan fuerte que apenas podían soportarlo nuestros oídos. ¿Qué era lo que hacía saltar de gozo los corazones sino la fe de Cristo, por la cual derramó su sangre San Esteban?

18. De quien es el honor y la gloria, el poder y la fuerza, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

 


NOTAS

*. Texto latino: Fábrega Grau, Ángel, Pasionario Hispánico, Vol. II. Consejo Superior de Investigaciones Cientificas. Instituto P. Enrique Flórez. Monumenta Hispaniae Sacra. Serie Litúrgica, Vol. VI. Madrid-Barcelona, 1955, p. 78-83.
Traducción: San Agustín, Obras completas. La Ciudad de Dios, Libro XXII, capítulo 8; nn. 10-22, 2019.

Notas de la traducción.

1 [18]. Hch 7,58.
2. [19]. Serm 321.
3. [20]. Serm 322.
4. [21]. Cf. Serm 323.

 

Índice PasionarioInicio página

ÍNDICE GENERAL DE "LA ERMITA"

© La Ermita - España MMXIX