La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS ANTIGUOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Liber Ordinum

 

El ANUNCIO SOLEMNE DE LAS FIESTAS PASCUALES: UNA ANTIGUA COSTUMBRE HISPANA RECUPERADA (1)

Para el día 6 de enero, solemnidad de la Epifanía del Señor, denominada Aparición en la liturgia hispana, el Ceremonial de los Obispos propone anunciar a modo de proclama la fecha de la Santa Pascua y las fiestas móviles del año que dependen de ella (cf. C.E. 240). Es un anuncio significativo ya que la fecha de Pascua es movible ya que depende del calendario lunar (el plenilunio después del equinoccio de primavera) y hay que situarla en el calendario solar o fijo.

Es propio del diácono, o en su defecto de otro ministro, el hacer los oportunos anuncios o advertencias al pueblo en la conclusión de la Misa y en un lugar oportuno (Ordo Missae n.154). Sin embargo, dada la importancia de la fecha de Pascua, la Iglesia prevé que sea desde el ambón -lugar reservado para la proclamación de la Buena Noticia- y por el diácono que proclama el Evangelio, desde donde y quien, anuncie a la comunidad la solemnidad de las solemnidades. De idéntica manera, el mismo ministro y desde el mismo lugar, en la noche de la Vigilia cantará el único anuncio que los cristianos hacemos al mundo: Cristo ha resucitado del abismo y nosotros estamos llamados a resucitar con Él.

La centralidad de la Pascua

En nuestra tradición hispana este anuncio de la fecha de Pascua puede remontar al siglo IV (cf. Liber Ordinum 523). Los antiguos textos de los manuscritos mozárabes nos transmiten la lectura del Evangelio, el sermón de la manifestación del Señor con el Solemne anuncio y la aclamación del Aleluya como corolario. Esta costumbre, olvidada en los últimos años, ha vuelto a ser recuperada como signo de la centralidad de la Pascua y de la íntima relación existente entre Navidad-Epifanía y Resurrección. El carácter eminentemente pascual de las fiestas navideñas lo expresa la eucología de la liturgia hispana al decir: “El que nace viene para morir”. En la felicitación castellana hemos conservado este sentido en el popular deseo: ¡felices pascuas! Este parabién, extraño a oídos extranjeros, muestra como entre nosotros se ha mantenido muy viva la conciencia de que las fiestas navideñas no celebran un hecho aislado sino que sitúan en la perspectiva del acontecimiento pascual. Navidad es el inicio de la Redención, o lo que es lo mismo, la fuerza salvadora del Misterio Pascual se manifiesta ya en María. Por ello, el anuncio de las fiestas de Pascua y las celebraciones móviles es una manera adecuada de subrayar la Manifestación del Señor en una carne que ha de entregarse por nosotros y para nuestra salvación: la Pascua es el verdadero motivo de la venida de Cristo Señor.

Texto del anuncio hispano

No está de más que en nuestras comunidades se recupere este sencillo pero evocador rito. El diácono, un cantor o, en su defecto, el presidente, anuncian solemnemente la fecha de Pascua al concluir la proclamación evangélica. La asamblea escucha en pie la el anuncio concluyendo con el canto del Aleluya como se hizo al inicio, durante la procesión con el Evangeliario.

Son ampliamente conocidos los formularios que propone el Pontifical Romano o el Misal Italiano (cf. Libro de la Sede o el Calendario Litúrgico). Presentamos aquí la traducción del Anuncio Pascual Visigótico-mozárabe:

Queridos hermanos:
En la revelación del nacimiento corporal de Nuestro Señor Jesucristo, y ante tantos signos de su presencia, os anunciamos la solemnidad de la Pascua.
Así, pues, amados hermanos que os habéis reunido en la iglesia de Dios para celebrar el día de la Aparición del Señor Nuestro, Jesucristo, tened presente su Muerte gloriosa.

En este año de N. la santa Cuaresma inicia el N. de N.
El jueves de la Cena del Señor, N. de N., inician los misterios de la Gloriosa Pasión de Nuestro Señor Jesucristo.

Ante esto, os exhorto hermanos, a que pongamos empeño en llevar desde ahora una vida honrada y religiosa, casta y sobria, para que merezcamos llegar a la santa solemnidad de la Resurrección sin pecado y abundando en buenas obras.
Purifiquémonos de los malos deseos del cuerpo y del espíritu.
Por la confesión de los pecados alejemos el castigo del Señor.
Evitando caer en las antiguas faltas acojámonos a su misericordia abrazando con sincero corazón la concordia: para que los misterios de la santísima Pasión nos hagan partícipes de la Resurrección del Señor.
Que a su vuelta no encuentre en nosotros nada que reprochar sino que nos halle preparados para recibir la corona de gloria.

Él, clemente y misericordioso que vive con el Padre y reina con el Espíritu Santo,un sólo Dios por los siglos de los siglos.
Amén. Aleluya.

P. Manuel González López-Corps,
Facultad de Teología san Dámaso. Madrid


NOTA

(1) Remitido a La Ermita por el P. Manuel González López-Corps, de la iglesia de la Inmaculada y san Pascual de Madrid, en la que actualmente se celebra el rito hispano-mozárabe.

 

Índice LiturgiaFórmulas del manuscrito de SilosInicio página

© La Ermita - España MMVIII